BRUTO – MUNDO DESTRUÍDO

Crítica

Siendo un país especialmente prolífico en el metal, no únicamente por la cantidad de bandas que nos ofrece sino por la pasión de todas sus bandas, un género totalmente explotado en Brasil, es el thrash metal como el que practican los BRUTO, una banda que a pesar de llevar ocho años en activo, es ahora cuando nos dejan su primer largo titulado “Mundo Destruido”, únicamente con una demo previa que cuenta ya con varios años a sus espaldas.

Antes de comenzar con el contenido, resaltar el currado formato que nos ofrecen, ambientando perfectamente sus ideas con unos dibujos muy vinculados a la estética del grupo y a lo que cuentan en el plástico, pudiendo además encontrar un redondo de 10 temas, más un bonus track (29 minutos en total) y curiosamente; el clip de su canción “Mundo Destruido”, matizando que todo su material es defendido en un perfecto brasileño, huyendo por lo tanto del mitificado inglés para este género.

La “Intro” es una perfecta simbiosis entre épica con unos sinuosos coros y esa desesperación con llantos, sirenas y demás efectos que desembocan en el corte que a título al álbum; “Mundo Destruido” curiosamente de los más largos del trabajo, con una batería y unas guitarras iniciales que dejan ver una fuerza quizás exagerada para comenzar el tema, la voz tiene un registro más vinculado hacia agudos rasgados y principalmente la canción juega su mejor baza a través de las guitarras que sustentan los registros más graves del vocalista.

El único corte que pasa de los cuatro minutos, es “Igreja” en el que muestran una cierta contundencia que va a parar a unos riffs idealmente pensados para que estalle el mosh, transformando la total contundencia inicial en formas más rápidas, que siguiendo apoyadas por la batería dan mayor importancia a su enérgica lírica. El solo de guitarra muestra una gran ambigüedad en lo que a calidad se refiere, dando una importancia secundaria al bajo y perdiendo algunos enteros en la primera parte de su ejecución, siendo la mejor parte los últimos compases de la canción.

Coqueteando con formas más progresivas aparece “Paraíso Quitado” con una elegante guitarra inicial que nos mete en vereda, proponiendo un diálogo interno entre sus líneas vocales y una parte de puro guitarreo que quizás parte demasiado la canción, luego “Vai Se Fured” aparece como un torbellino en primera instancia con un feroz gutural para desatar la barbarie, aportando una mayor dosis de dinamismo para un tema con mucha más fuerza que los anteriores, además la harmonía que usan en algunos puntos es de lo mejor del disco.

“Obscuro” sigue una suerte parecida a la anterior, aunque con mucha mejor suerte que el tema del que acabamos a hablar, pasando ya si totalmente a un gutural de registros más graves y agresivos, respaldados por una segunda voz mucho más grave con la que canta como si fuera un dueto, incorporando además unas guitarras casi panterianas que no tardan en dispararse en un bonito solo. Siguen creciendo en intensidad con “Porrada”, con una batería que pone los pelos como escarpias en el buen sentido del término y oscureciendo la brutalidad de sus líneas vocales.

Uno de los temas que se quedan algo fuera de la obra será “Ilustraçao”, ya que aunque aporta algunos toques geniales a la guitarra, no llegan para nada al nivel de las otras canciones brillando un poco más en su parte central con una repetitiva lírica que corea varias veces la misma idea y pasando a “Cidade Adormecida”, intentan levantar el disco con una intro que no aporta demasiado, simplemente algo correcto para que la voz haga el trabajo sucio y unos perfectamente elegidos riffs comiencen a romper la canción, con un cambio de tempo especialmente prolífico para desatarse y marcarse un buen solo de guitarra a continuación. Siguiendo en este caso un poco más de la versión del thrash más europeo (curioso cuanto menos).

ConPqp Que Porra É Essa!” vamos llegando a la parte final de la obra a través de una intro protagonizada sencillamente por la caja de la batería, y otro desgarrador gutural que se enfunda unos riffs que giran sobre si mismos, para que la lírica se encargue de la parte más importante de la canción, pareciendo como que juega consigo misma de unas maneras que es mejor escuchar, con unos segundos de esos que siempre arruinan una canción con una voz que parece salir del off y un toque de bajo que a mi entender está totalmente injustificado.

Para terminar, ofrecen un bonus track que se titula “Brutality” en el que claramente podemos vislumbrar a sus paisanos SEPULTURA, en todos los elementos, desde las guitarras de la intro a la percusión que se acentúa mucho más que en el resto de casos, mimando mucho más el cambio de compases, para ser el bonus creo que es de lo mejor que tiene esta gente en su haber.

En definitiva, una banda de thrash metal que se presenta con bastante acierto, dejando el tema de la producción a parte que es lo que restaría más nota al plástico, pero tienen muchos años por delante para preparar una segunda obra con un mayor tino (sobre todo hablando de baterías) y estoy totalmente convencido de que este es uno de esos grupos, cuyo álbum no refleja la realidad de sus actuaciones, pudiendo crecerse muchísimo en estas.

BRUTO son:

KBÇA: Voz
Renato: Guitarra
Diego Lima: Guitarra
Rodrigo Silva: Bajo
Sávio Americo: Batería

TRACKLIST:

01 – Intro
02 – Mundo Destruido
03 – Igrejas
04 – Paraíso Quitado
05 – Vai Se Fured
06 –  Obscuro
07 –  Porrada
08 – Ilustraçao
09 – Cidade Adormecida
10 – Pqp Que Porra É Essa!
11 – Brutality
(Bonus Track)

Puntuación: 6
Discográfica: Autoproducido
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos