CHILDREN OF BODOM – BLOODDRUNK

Crítica

Tenía que llegar el día en el que estos «chavales» de origen finés dejarán de ser chavales. Contando el que nos ocupa, seis discos de estudio y dos directos respaldan ya a esta formación que por cierto, nunca deja de parecer que fué ayer cuando aparecían de la nada con una originalidad y un talento que dejaron helada a media europa.

Este mes de Abril va a ver nacer dos trabajos de una naturaleza muy similar: «A Sense of Purpose» de los suecos IN FLAMES, cuya review publicamos hace un par de días en esta página, y «Blooddrunk» de CHILDREN OF BODOM, del que voy a hablar a continuación. Digo de una naturaleza muy similar porque ambos lanzamientos corresponden a dos de las bandas más importantes de la escena actual europea. Porque en ambos hay puestas muchas espectativas y porque ambos van a sorprender, a gustar y a decepcionar a quienes esperan que estas dos bandas vuelvan a sonar como lo hacían hace diez años.

Su anterior trabajo, «Are You Dead Yet?», a pesar de contar con grandísimas canciones, no dejó del todo satisfechos a los fans del grupo, al igual que a los medios y por lo que hemos sabido hace poco, tampoco a los miembros del grupo. El propio Alexi Laiho – lider, guitarrista, vocalista y principal compositor de CoB- afirmaba recientemente que «Are You Dead Yet?» no le convencía del todo, a pesar de tener los dos mejores temas que había compuesto en su carrera.

Póco – que no es lo mismo que nada – queda de aquellos cinco dieciochoañeros que fusionaban con exito la escuela más «maidenesca» con elementos neoclásicos y voces guturales más propias del black metal que de cualquier otro estilo. Y esto no significa que en «Blooddrunk» no vayamos a encontrar a Children of Bodom en estado puro. De hecho, creo que Children of Bodom empezaron a tener sonido propio en «Hate Crew Deathroll», trabajo en el que los fineses se desprendían casi por completo de los tintes que los colocaban a la sombra de los más grandes del genero – si bien es cierto que con Follow the Reaper ya apuntaban muchas maneras.

Si se puede decir que «Are You Dead Yet?» supuso un tropezón en la carrera del quinteto ( tema discutible), «Blooddrunk» vuelve poner a Children of Bodom en pie y con fuerzas suficientes como medirse con cualquiera. Este trabajo es de lejos el disco con más mala hostia que la formación ha compuesto hasta el momento, y se puede apreciar desde el corte que abre el cd: «Hellhounds on my Trails» te estalla en la cara y tiene fuerza como para tirarte de espaldas si te pasas con el volumen de tu equipo. Una canción que en las estrofas mama del thrash metal de la vieja escuela y que desemboca en un puente demoledor (el deletreo de la palabra H-A-T-E coreada por los cinco componentes es bestial!!), seguido de un estribillo rápido y que roza la locura. Hablar de los solos de guitarra y teclados es hablar de lo que mejor saben hacer estos chicos, y en este disco volvemos a tener nuestra dosis. Volviendo al tema, un comienzo sobresaliente, a la altura de los que encontramos en cualquiera de los cinco albums anteriores.

La segunda pista – primer single y tema que da título al disco – es de lo más refrescante que vamos a encontrar en este trabajo respecto a tiempos y melodía. Un tema muy en la honda de «Are You Dead Yet?» con pinceladas del «Follow the Reaper» o de «Hatebreeder» en las notas que interpreta el teclado durante el comienzo y el riff principal de la canción. Y hablando de «Follow the Reaper», es la tercera pista, «Lobodomy», la que más me ha recordado a este ya clásico en muchas de sus partes y melodías. Buen comienzo el de este «Blooddrunk»…

Llegados a este punto, hay dos aspectos que llamarán especialmente la atención a quienes hayan seguido de cerca la carrera de CoB: en primer lugar, el grupo parece ser cada vez más participe de utilizar los coros en sus estribillos, cosa que hacían rara vez en sus primeros discos. En segundo lugar la estancia del segundo guitarrista, Roope Latvala. Desde que se marchó el bueno de Alexander Koappala algo ha cambiado en la manera de encajar las guitarras a lo largo de las composiciones, ahora más directas y afiladas en defecto de los pequeños arreglos a los que estabamos acostumbrados. ¿Casualidad? Yo diría que no…

Siguiendo con los temas, llegamos a otro de las buenos: «One Day You Will Cry» comienza de manera suave con el teclado creando atmosfera para convertirse en un auténtico latigazo que sorprende por la crudeza y la rabia con la que es interpretado. El estribillo simplemente súblime.

El disco continua con «Smile Pretty for the Devil». Children of Bodom no parecen estar por la labor de suavizar el clima y este tema lo corrobora. Muy en la linea de «Hate Crew Deathroll», destacando el estribillo y el último minuto y medio de pista en el que Alexi y Janne nos deleitan con todo su arsenal a base de una sucesión de solos por parte de ambos que queda de lujo, sostenida por unos geniales Henkka y en especial Jaska, que puede ser más o menos virtuoso, pero funciona como si de un cronómetro se tratase a la hora de llevar los tiempos.

Hora de romperse el cuello: «Tie My Rope» – regrabada para la ocasión – contiene quizás el riff más visceral que los fineses han grabado jamás. Nada típica con respecto a lo que este grupo ha hecho hasta el momento, con unas estrofas también en la linea del «Hate Crew» pero con un estribillo macarra y sucio, abanderado con más de los coros que antes mencionaba. Es dificil mantener la cordura ante esta pista y – como una vez leí a alguien decir en otra página – no lo voy a hacer porque soy un jodido fan enfermo de Children of Bodom: Los solos, las melodías, la orginalidad, todo, todo en esta pista es una auténtica pasada!

«Done With Everything, Die for Nothing» es el corte más desenfadado del album. Las estrofas, por su estructura, me han recordado vagamente a aquel «The Sin Trade» de SINERGY (¿qué habrá sido de ellos?). Otro buen tema, menos convincente que los que lo preceden. El estribillo es un poco desconcertante, pero con un par de escuchas se asimila. No creo que se deba considerar como canción de relleno, ya que la parte instrumental intermedia resulta interesante, pero sí es floja con respecto a la linea general que hasta ahora seguía el disco.

Para terminar, «Banned from Heaven» y «Roadkill Morning». La primera de las mencionadas viene a ser «Punch Me I Bleed» de su anterior trabajo, pero abordada con mayor positvismo y una brisa más melancólica. A pesar de esta similitud, es una canción muy efectiva y con un estribillo que genera cierta reconfortabilidad al escucharlo. Una joyita sin duda.

«Roadkill Morning» cierra la placa de manera similar a la que esta se abría con «Hellhouns On My Trail». Directa y endiabladamente rápida, no termina de gustarme por la melodía del estribillo, ciertamente borrosa y desde mi punto de vista poco elaborada.

La producción a cargo de Mikko Karmila es también de nota alta ya que el productor ha conseguido que Children of Bodom suenen demoledores en este último cd. Hablar de virtudes instrumentales cuando hablamos de estos fineses ya es casi innecesario. Todos y cada uno de los miembros, detrás de sus instrumentos, son una verdadera maravilla y una muestra incesante de talento.

En resumidas cuentas, un disco que no decepcionará a la mayoría de seguidores de la banda, así como un sobresaliente referente dentro del genero con madera para gustar a cualquiera. Es bastante superior a su predecesor «Are You Dead Yet?», aunque se echa en falta algún tema con más gancho y tirón, como «In Your Face» o «Living Dead Beat».

Agresividad, velocidad y técnica, todo salpicado de altas cuotas de creatividad convierten a este lanzamiento en uno de los discos del año, que seguramente reconciliará a la banda con muchos de sus acérrimos más exigentes.

Si tienes ganas de canalizar tu odio, «Blooddrunk» es el disco que estabas buscando…
Puntuación: 8,5

Autor: J.Vicente Albaladejo

<< volver a discos