DEAD LORD – GOODBYE REPENTANCE

Crítica

Hay muchos hechos contrastados dentro del rock actual y es que si no pasas por Suecia, no vales nada y qué mejor para esto que salir del propio país con una gran formación y unas ganas tremendas de hacer las cosas bien, como muestra de ello nos dan unos DEAD LORD con su primer trabajo llamado «Goodbye Repentance», en el que claramente se van a decantar por un sonido muy eléctrico totalmente en la onda de lo que se predicaba en las décadas de los 60 y 70, volviendo a ese revival con gran respeto y aprovechándose de las técnicas actuales para sacar un plástico como el que os intentaré contar en las siguientes líneas.

La calidad musical de la banda queda contrastada al citar nombres de otras bandas como MORBUS CHRON, THE SCAMS, o los ENFORCER, de los que proceden los integrantes que han dado vida a este proyecto que únicamente cuenta con un par de años en la carretera y un Ep precedente, que para nada nos hacía esperar aquello que encontramos al girar este nuevo disco.

Para mayor credibilidad de esta gente, solamente hace falta ver los instrumentos que llevan en el directo como el bajo de Tobias, que nos dan una idea del sonido que busca la banda, totalmente analógico y usando como he comentado antes la tecnología de la que disponemos a día de hoy, para asegurar bien la mezcla.

Liderando el grupo y como clara cabeza o artífice del proyecto, nos encontramos con la guitarra y voz de Hakim Krim, proponiéndonos muy diferentes pasajes que van desde los ritmos más aletargados a los riffs más electrizantes que podamos imaginar, provocando un sin fin de sensaciones para los ocho temas con un total de cuarenta minutos de duración, que nos dejan escuchar en esta primera sólida toma de contacto con la larga duración.

Su clásico rock duro comienza con «Hank», dando una primera idea de lo que vienen a contarnos con su música, doblando las voces en los momentos ideales, con una base rítmica sencilla pero efectiva y usando el estribillo para venirse arriba con todo el equipo. Sabiendo leer perfectamente el solo de guitarra, que se apoya elegantemente sobre una melodía muy estudiada y una voz con un formalismo que encandila desde el primer instante, no es un tema para nada complicado pero saben sacar su justo partido para comenzar un plástico de la mejor manera posible.

La introducción de «Hammer To The Heart» mejora se cabe las primeras impresiones, con unas guitarras que juegan entre sí par volver a un su sonido estandarte, totalmente dinámico y sin muchas florituras que la van a convertir en un imprescindible del directo, con otro estribillo «made in sweden» totalmente en la onda de lo que nos podíamos esperar escuchando la primera canción, dejándose la piel en cada uno de los tonos.

«Onkalo» es uno de los temas que nos dejaron en el primer Ep, en el que notamos una mayor presencia de la línea de bajo, presenta una idea que sin separarse del resto de composiciones que nos vamos a encontrar, si queda claro que tiene más tiempo que los nuevos temas y que fue usada como el primer «hola» de la banda, bajando algo el ritmo y con una mayor solidez temática girando en la canción, haciéndose muy fuertes con unas guitarras cañeras y dejando que Hakim haga su magia con la voz.

La canción que da nombre al nuevo trabajo se llama «Goodbye Repentance» y huele totalmente a THIN LIZZY, con unas guitarras más duras y una voz que habiendo dado la primera pista, todo el mundo se podrá hacer una idea de a quién nos recuerda, aun más si cabe al pensar en el estribillo de la canción, cuya segunda rotura nos transporta hacia un solo de guitarra con dos partes, que nos enseña la mejor parte musical de estos chicos.

Legando a la mitad del álbum aparece «Because Of Despite» con unos riffs y melodías que claramente siguen la esencia de los ACDC, de la que también beben otros grupos como BULLET, a quienes salvando la voz también se les podría haber atribuido esta canción a tenor de las guitarras que incorporan, no hay más que ver las partes solistas de guitarra para darnos cuenta de lo que hablo y ver la progresión existente en la canción de principio a fin.

«Envying The Dead» propone un primer cambio vocal, franqueado por la contundente batería de Adam. El papel musical no se aleja mucho de lo que vienen presentando aunque esa voz en la que tira de registros bastante graves, marque la nota dominante, sin desmerecer el juego central de instrumentos que comienza el bajo y unos riffs que se contraponen con los tonos vocales, creando un gran efecto acústico. Una canción bastante triunfalista en definitiva, que va de menos a más.

El mayor exponente del sonido que buscan, llegar con el medio tiempo llamado «No More Excuses» que se corona como la canción más larga del trabajo, presentando una larga introducción muy tranquila que nos hace pensar en temas de los primeros Purple y otros grupos que nos puedan evocar esta misma idea. Es una canción que también se crece en algunas partes, con mucha inteligencia para separar las partes más cañeras de los más solemnes fragmentos instrumentales. La segunda parte está claramente influenciada por los URIAH HEEP, evocando el mítico «Easy Livin» con la guitarra, mucho más movida y enérgica, hasta llegar a desgranar uno de los mejores solos que nos dejan en el disco.

Un lúgubre pregrabado, nos pone en tesitura para disfrutar de la última canción del disco; «Ghost Town», una canción en la que se han preocupado mucho más de desmelenarse que de seguir el esquema del resto de temas, aunque tampoco se salgan de este. Es una canción muy divertida y con mucho gancho, de lírica rápida con un cuidado estribillo que va haciéndose cada vez más grande hasta terminar la canción, con un solo que quizás ha quedado algo descuidado en algunos puntos, pero que cierra una buena canción.

Así pues, me ha quedado bastante claro el potencial de estos chavales, que hacen su mayor fuerte ese sonido tan característico y esas composiciones que fácilmente hubiéramos podido encontrar por parte de otros grupos 40 y 50 años atrás, pero con el regustillo de saber que lo acaban de sacar y que las primeras escuchas en caliente son bastante más que satisfactorias, avaladas por una voz también bastante característica y ese regustillo añejo que hará las delicias de los amantes del Hard Rock más clásico.

DEAD LORD son:

Hakim Krim: Guitarra y voces
Olle Hedenström: Guitarra
Martin Nordin: Bajo
Adam Lindmark: Batería

Tracklist:

01 – Hank
02 – Hammer to the heart
03 – Onkalo
04 – Goodbye Repentance
05 – Because of spite
06 – Envying the dead
07 – No more excuses
08 – Ghost town

Puntuación: 7.8
Discográfica: High Roller Records
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos