DEAD SUMMER SOCIETY – VISIONS FROM A THOUSAND LIVES

Crítica

Tras hace un par de años ofrecer una demo, es ahora cuando nos llega el primer larga duración de DEAD SUMMER SOCIETY, un proyecto bastante interesante de un músico que se ha currado todos los instrumentos y la voz, apoyándose en coros femeninos en algunos temas. Es de origen italiano y nos presenta un plástico de 12 temas, con una duración superior a la hora de reloj.

Es complicado negar que su trabajo está totalmente ambientado dentro de lo terrenos doom-góticos, con alguna pincelada dentro del black metal que nos va contando una historia progresivamente, con un carácter tranquilo y muchas ideas que se hilan para dar como resultado este “Visions From a Thousand Lives”.

Un piano es el encargado de abrir “Explicit”; una introducción instrumental de dos minutos y medio que nos ambienta situándonos en posición de comenzar el trabajo, con unas sencillas bases de batería y orquestación que abren el apetito a la espera del resto, dejándonos un tanto en vilo hasta enlazar con, el también piano inicial de “I Met You In Heaven And Hell”, sensible y a medio tiempo hasta desembocar en los primeros ritmos que nos introducen en la atmósfera que intenta mantener durante todo el disco, con unas voces iniciales que simulan cacofonías, rasgada y sin restar protagonismo en ningún momento al piano, muy inteligentemente (con todos los instrumentos en tremenda sumisión al mencionado).

Con bastante fuerza irrumpe “Shadow I Bear”, con un growl inicial que se va deshaciendo hasta llegar a una lírica que en algunos momentos parece simplemente narrar la historia hablando, con los toques de una guitarra muy aguda que parece aparecer sin ningún sentido, mientras que la tremenda batería recorre el corte y la fuerza de su gutural coge las riendas de las partes más cañeras del corte, sin olvidarnos de la aportación femenina (narrada en su lengua madre), a la vera de un piano. El último minuto, cuenta con una contundente batería y unos ritmos que acentúan ese toque black del trabajo, hasta enlazar con la canción más larga del disco; “The King´s Alone”, que se inicia con una intro en la que aparecen unos coros que llegan desde abajo, con unas guitarras que juegan quizás con unos ritmos excesivamente tranquilos para lo que pediría la intro, aunque con mucho sentido, ya que las partes principales de la canción las aporta los riffs del mencionado instrumento.

De nuevo un solitario piano, abre un nuevo tema, en este caso “Down On You” que continua con partes orquestales alargando la introducción tras la que aparece la chica para contarnos la canción, con los aportes de Mist en su faceta más tranquila, y los aportes de la guitarra que cumplen un papel fundamental en esta ocasión. Otro de los temas largos de este plástico, será “Her White Body, From the Coldest Winter”, con una intro que me ha dejado un tanto frío después del final del tema anterior, sumamente tranquila y sin mucho que decir, hasta los primeros compases de guitarra tras los que arranca la rítmica y una batería un tanto desconcertante en primera instancia, que llevan a una voz enérgica a dejarse la garganta. Presenta algún que otro cambio de tempo (normal en más de ocho minutos dentro de estos géneros entre los que cabalga…), y en definitiva, a parte de volver a contar con los aportes de la voz femenina y una parte muy tranquila hacia el final, será la voz la que salve la papeleta de esta canción.

“Last Winter I Died” es un pequeño juego de guitarra y orquestación con toques de piano, que le sirve como inciso a medio camino. Es esa clase de temas que sinceramente esperas encontrar en un disco de esto como reflejo de los pensamientos del autor, aunque lo que realmente nos interesa es que siga con “The Way”, con suaves pero marcados ritmos de batería y sin elevar la voz de una voz poco más que susurrante, mientras una guitarra que parece engañar nuestros sentidos con divertidos y apacibles ritmos va desarrollando el tema, siguiendo perfectamente la onda de la canción anterior, hasta que la cosa se ponga más interesante con “Within Your Scars”, comenzado por la voz femenina desde el primer segundo sin intro ni nada, no va a ser ni mucho menos de lo mejor del trabajo, pero esa dualidad vocal y esos ritmos aletargados, y de tradición gótica si terminan resultando interesantes.

Sin presentar demasiada novedad, “Unreal” nos va transportando hasta las últimas canciones del disco con una intro de piano que se van apagando para que la voz femenina se despliegue apoyada en una guitarra clásica, que aparece titubeante sin dejar de ser observada por el piano, hasta llegar a la parte eléctrica de la canción en los últimos instantes de la misma. Un punto algo curioso el que decida incorporar esta última parte, tras haber escuchado las primeras estrofas de “I Fade”, con algún juego de sintetizador y ritmos dominantes de una segura guitarra sobre las que se posa la mejor voz de toda la canción, creo que es de lo mejor que ha compuesto en todo el trabajo, con mucha fuerza, mezclando el doom con el black a tiempo parcial, de una forma muy correcta e inteligente, para poner el broche perfecto a través de la voz de la chica y pasar al tema final (el bonus “Army of Winter (March of the Thousand Voices)), aportando una de las mejores intros que ha incorporado en su obra, y la letra mejor cantada del trabajo con un gran dinamismo y mucha versatilidad, la verdad es que los dos últimos temas es la mejor parte de la obra, reflejando la idea que debería haber llevado todo el disco en lugar de divagar con historias quizás excesivamente tranquilas, pero al fin y al cabo esto es solo mi forma de pensar. Espero que en el próximo trabajo, lleve una tónica más orientada a esta humilde opinión.

DEAD SUMMER SOCIETY es:

Mist: Todos los Instrumentos y voz

TRACKLIST:

01. Explicit
02. I Met You in Heaven and Hell
03. Shadow I bear
04. The King’s Alone
05. Down on You
06. Her White Body, From the Coldest Winter
07. Last Winter I Died
08. The Way
09. Within Your Scars
10. Unreal
11. I Fade
12. Army of Winter (March of the Thousand Voices) * Bonus Track

Puntuación: 6.5
Discográfica: Autoproducido
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos