DEBAUCHERY – CONTINUE TO KILL

Crítica

Nos adentramos en el quito disco de estudio de esta banda de Death Metal alemana, y depende de cuáles sean nuestras ideas iniciales pensaremos una u otra cosa después de escuchar este disco. Una temática gore aderezada con brutalidad y una voz grave (de la vieja escuela) son las principales características del grupo, sin olvidar una curiosidad sobre la temática: les gusta Warhammer.

Este disco viene después del no demasiado satisfactorio Back In Blood, y sin duda su principal cometido es superar los errores del pasado, algo que hasta cierto punto consiguen con este álbum, aunque no nos dejan tampoco ninguna obra maestra.

El lineup es:

Thomas (Voz)
Jiasheng “Joshi” Wang (Guitarra)
Simon (Guitarra)
Marc Jüther (Bajo)
Oliver “Oli”Zellmann (Batería)

Y vayamos a por los temas, empezando con la intro “It Pleases Us to Kill”, que simplemente nos guía al primer tema propiamente dicho:

“Blood God Rising” tiene cierto aire de Warhammer en el título… y en la letra (habla de Marines espaciales y tal, entre otras cosas). Pero por encima de todo reparte caña de la buena. Hace un trabajo notable Oli a la batería, aunque no tapa al resto de la banda, que también tienen su parte de protagonismo. En general un tema correcto, pus no tienen ningún fallo evidente, pero claro… no es lo mismo “sin fallos” que “perfecto”.

El siguiente tema da nombre al disco. “Continue To Kill” mejora un poco lo visto hasta el momento, ya que ahora sí que consiguen transmitir una buena sensación de brutalidad, sin hacer que el estribillo suene demasiado melódico. Buen tema, con variaciones de ritmo suficientes como para no aburrirnos, pero tal vez una producción un poco descuidada.

“Faith And Fire” es otro tema correcto, que hace de la repetividad su arma principal, aunque al entrar en el estribillo nos devuelve a los viejos tiempos con su estilo más retro. Lo malo es que empezamos a ver algo que perjudicará al disco todo el rato: a veces se vuelve plano y no nos dice nada, pero por lo menos en este tema el solo consigue sacarlo de la monotonía.

Y “Hard Rockin´” es un cambio de ambiente total. ¿Un tema ROCKERO? ¡Sí! Al menos instrumentalmente, porque la voz sigue siendo la misma. Originalidad tienen, y han sido valientes (osimplemente querían divertirse) metiendo un tema como éste. Sin duda se agradece esta sorpresa en un disco del que lo último que te esperas es algo así.

Pero hay que volver a la banda, y nada mejor para ello que un tema Warhammer 100%. “Apostle Of War” tiene un aire mucho más moderno y hace uso de efectos de estudio para darle más gracia. También tiene su variedad, pero a veces se le ve algo inconexo, aunque en general funciona.

Continuamos adelante con “Worship The Violence”, que puede recordarnos a Faith And Fire por las paradas y arranques que tiene, aunque ahora parece que lo solucionan algo mejor con más variedad y alguna que otra idea inspirada. De nuevo un tema decente y sin fallos evidentes, pero que tampoco brilla con luz propia.

“King Of Killing” es un tema de cachondeo, siempre teniendo en cuenta lo gracioso que puede resultar (dependiendo de cada uno) alguien contando lo bien que se siente matando y cómo lo hace. No es una sorpresa dentro del disco como lo fue “Hard Rockin´”, pero tambien le añade algo de variedad.

Y el siguiente tema la verdad es que no necesita presentación. Escuchando las primeras notas cualquier fan del Thrash ya sabe qué está sonando. Debauchery atacan con una versión, ni más ni menos que del genial temazo de Slayer “Angel Of Death”. El problema es el que tienen todas las versiones: o son muy, pero MUY buenas, o se quedan cortas. En este caso Debauchery no pueden con la original de Slayer, y la mayor parte de la culpa la tiene la voz, que no nos hace olvidar a Tom Araya en ningún momento.

Y de nuevo vuelta a Debauchery. “Warfare” es un tema lento y opresivo, totalmente opuesto a la velocidad y rabia de “Angel Of Death”, y sufre al estar detrás de tal temazo. Pese a ser, de nuevo, un tema correcto, no tiene nada que nos sorprenda de verdad…

“Cuntkiller” parece un tema de Caníbal Corpse, al menos por el título. Siempre se pueden buscar semejanzas, pero en general el estilo es bastante distinto. El tema salta entre la atmósfera enfermiza de las estrofas y el estribillo y la locura en el puente, consiguiendo un resultado bastante decente.

El tema más corto del disco, “Mincing Machine”, tiene cierto aire industrial, aunque no deja de ser Death. Los recursos del tema son algunos de las que ya hemos visto antes, aunque tal vez abusando un poco de los efectos de estudio, por lo que a veces se queda un poco cojo. Eso sí, el solo merece la pena.

“Metal On Metal”, de nuevo una versión, pero por desgracia también vuelven a pinchar. No pueden superar el tema original de Anvil, y tampoco consiguen salvar los trastos, con lo que es mejor dejar este tema atrás y buscar el siguiente tema, con el que cerraremos el disco.

“Walking Glory Roads” empieza como un tema muy lento y opresivo, pero es otra vuelta a los años 80. El problema de mirar tantas veces atrás es que la banda da la impresión de que ellos mismos no tienen nada que ofrecernos, y es una pena cerrar el disco con un tema que poco o nada tiene que ver con los auténticos Debauchery.

Resumiendo: un disco en general correcto, pero con un par de patinazos que afortunadamente está compensados por otros momentos de buena calidad. Si íbamos pensando al principio que esto no es más que otro disco de Death brutal, al menos veremos que hay variedad en el ambiente, pero veremos que le ha faltado algo de brutalidad. Si no teníamos ideas preconcebidas, en general es un disco decente. Y si lo que queríamos era otra obra maestra, pues nos quedamos con las ganas…

Puntuación: 5.5

Autor: Javier Vázquez (Kapu)

<< volver a discos