DORO – Forever warriors, forever united.

Crítica

Décimo tercer álbum de estudio de la archiconocida reina del metal y ex solista de Warlock, Frau Dorothee Pesch (Düsseldorf), presente en la escena 35 años, que cabalga en solitario desde 1989 y cuyas principales influencias musicales son sus venerados y casi, casi amados Judas Priest, Motörhead, Accept,  Kiss, WASP, Dio, Scorpions, Saxon, AC/DC… y también artistas de otra guisa como David Bowie, por ejemplo. Asimismo, cabría mencionar, que la señora Pesch abrió el camino a otras féminas en un mundo dominado por hombres siendo ella un referente para vocalistas como Tarja Turunen y Floor Jansen (ambas de Nightwish) o Simone Simmons (Epica).

“Forever Warriors, Forever United” es el esperado sucesor del notable “Raise your Fist in the Air” de 2012  y se lanzó el pasado 17 de Agosto al mercado vía Nuclear Blast en formatos digital, edición limitada de  6 vinilos y doble-CD dando un total de 25 canciones de duración muy variopinta que suman un total de 100 minutitos de música, ahí es nada. 

CD 1: Forever Warriors (más salvaje y guerrero)

Hipnotizando desde su arranque, esto es, con un estribillo a modo de himno en el que colaboran Tommy Bolan (Warlock), Mille Petrozza (Kreator), Johan Hegg (Amon Amarth), Sabaton, Chuck Billy (Testament), Warrel Dane (Nevermore, Sanctuary. D.E.P.), Jeff Waters (Annihilator), Ross the Boss, Rock ‘n’ Rolf Kasparek (Running Wild) , DeTraktor y Andy Brings (Sodom), puff mare mía, me dejo alguno? no se acaba la lista; el cual no te lo puedes quitar de la cabeza desde la primera escucha, se abre la lata con el single adelantado hace 2 meses “All 4 Metal“, muy del estilo “All we Are”, con potente base rítmica, fuerte distorsión de la guitarra feroz del propio Bolan, el cual se marca un brillante solo y una vocalista “teutona” (que ganas tenía de decir esto) que se desgallita como nunca a sus 54 añitos en un temazo para el recuerdo que funciona perfectamente en vivo, tal y como ya pude comprobar en directo el mes pasado en el Leyendas del Rock cuando lo ejecutaron a la perfección como Warlock.

A continuación y con un riff jevi y punzante como un avispero le sigue con título insultante y español: “Bastardos”, el track es rápido y trepidante en todo su desarrollo salvo en el puente que, en contrapunto, tiene muchos silencios y prepara con vigor un coro apasionado y triunfador. Es una pista explosiva que hace referencia a los días de Warlock que, curiosamente no tiene solo de guitarra y, a mi entender, ni falta que le hace… está muy bien como está!!.

El tercer track, “If I Can’t Have You, No One Will”, comienza de forma engañosa con un zumbido y un susurro a modo de balada siniestra pero, entre las sombras, aparece la voz oscura y áspera de Johan Hegg, propia de un día de resaca para el resto de los mortales que, ni corto ni perezoso, se enzarza en un dueto tipo la bella y la bestia con la tigresa germana. El corte destila contundencia a las baquetas, tiene buenas líneas de bajo e interesantes detalles de guitarra (licks edulcorantes, suaves arpegios y un solo veloz aunque efímero) y trata el tema emocional del amor, la posesión y la ruptura pero… lo siento mucho, no me gusta la voz de este vikingo gruñón que parece que comió mucho picante la noche antes de meterse al estudio a grabar XD.

A renglón una power-ballad llamada “Soldier of Metal”, tal vez deudora de “Heart of Steel ” de Manowar, que iba a dar nombre al lanzamiento y que inspiró el diseño de la portada… toda una declaración vital: fuerte y sombría a partes iguales, con una melodía muy bonita, una letra muy sincera y emotiva, un poderoso estribillo y un agudo e intenso solo que inyecta Bas Maas a las seis cuerdas.

Le sigue la macarra y vacilona, “Turn it Up”, uno de los temas que más me ha gustado, un hard-rock pegadizo con un riff contundente, mucha pegada al doble bombo y unos solos fantásticos de Tommy Bolan que también aparece en los lamentos finales.Con un comienzo más bluesy y nuevos coros de fondo continuamos el maratón con otro himno: “Blood, Sweat and Rock’n’Roll”, que muta a un track con fuerza y acelerado con un estribillo similar a la opener y en su misma tesitura, además de un final muy contundente y rockero con mucho gancho e idónea para ser puesta a disposición del público en vivo.Luego llega una versión extendida y actualizada de “Don’t Break my Heart Again”, del “Come an’ Get it” de Whitesnake, más contundente si cabe que la original, con un base rítmica que puede recordar al “Metal Tango”, elegantes arreglos de teclado y guitarra de Luca Princiotta, amén de otro espléndido y afilado solo y un fade-out como el de la original.

El elegante teclado al compás del estribillo inician el sencillo “Love’s Gone to Hell”, una bonita balada cuyo clip oficial está disponible hace más de dos años y que tiene guitarras potentes, una parte muy atmosférica y sentimental,  la cual me resulta bastante melódica y aceptable.

La siguiente es la también conmovedora y suave “Freunde Fürs Leben”, “Amigos de por vida” en alemán, otro medio tiempo brillante, cantado con crudeza y energía y  que además cuenta con otra buena dosis de electricidad metalera.

Cierra la edición estándar del primer CD “Backstage to Heaven”, rockera, con mucha marcha, ruidosa, llena de punteos con sentimiento, un gran solo, un break coreable y buenos detalles del saxofón del polifacético y viejo maestro de  jazz germano Helge Schneider.

Le siguen los bonus tracks, “Be Strong”, un rock duro potente y ácido con el claro mensaje de no rendirse jamás y luchar hasta la victoria; y dos baladas: “Black Ballad”, excesivamente larga y mega-suave, con armónicos e instrumentación de cuerda, la cual me ha resultado mazo negativa y repetitiva, por Dios… menos mal que tiene un solo guapo y algo de lírica en su segunda parte; y “Bring my Hero Back to Home”, que empieza capela pero es más variada y tiene más energía positiva y optimismo y un cierto sabor a banda sonora de western, lo cual no me ha resultado bastante agradable.

 CD 2: Forever United (más cautivador, sentimental e introspectivo, tiene una temática sobre la amistad, el amor y las conexiones profundas)

Se abre con el ruido de un tumulto callejero al grito de guerra francés “Résistance”, que trata de patear culos de nuevo con la vieja fórmula de adoctrinar a los fans con el estribillo desde el instante inicial, no obstante la estrofa ofrece líneas vocales e instrumentales interesantes en un track que no me ha convencido. A renglón seguido otra baladucha agridulce y popera, “Lift Me Up”, otro single adelantado hace un par de meses y cuya melodía a medio ritmo es entonada con desgarro y tiene un buen acompañamiento de Bas Maas a la guitarra.

Le sigue “Heartbroken”, que tiene una gran melodía y una lírica un tanto nostálgica y trágica pero cuenta con el hacha Doug Aldrich (Dead Daisies, Whitesnke, Dio), que, con sus licks y un par de furiosos solos, plenos de técnica y virtuosismo, para quitarse el sombrero (en la línea del rubio guitarrista americano), eleva el corte a uno de los mejores de todo el conjunto.

A continuación otro tema largo, “It’s  Cut so Deep”, otra balada sintetizada y ambientada, cantada por Doro con mucho romanticismo y desgarro y que cuenta con interesantes armonías y cambios de clave, así como bonitos adornos a las seis cuerdas. Con una voz siniestra e infernal da comienzo “Love is a Sin”, un track muy pop y asequible con un fantástico riff en la onda Kiss, con un estribillo muy dulce y buenos adornos de guitarra eso sí, bajo una contundente base rítmica y un final en fade-out.

Con ambiente siniestro se inicia el merecido y desconsolado réquiem por Lemmy, “Living Life to the Fullest”, la cual compuso en el avión de camino a su funeral y que rezuma Motörhead por los cuatro costados, tanto en el mensaje de vivir la vida al máximo como en penetrante y funesto sonido a Rickenbacker que homenajea al cabeza motorizada. La batería de Johnny Dee se mestra sólida y aplastante y el solo de Andreas Bruhn (ex guitarrista de The Sisters Of Mercy), que además ayudó al desarrollo del tema,  es afilado y pleno de feeling. En su desenlace también puedes escuchar al propio Kilminster dándote un consejo con humor y su eterna sonrisa: Disfruta de la vida!!.

Le sigue “1000 Years”, otra amarga balada con instrumentación de cuerda que crece a ritmo de tambores hasta un estribillo potente y con mucho echo. A destacar la suavidad y limpieza de guitarras, los ambientes creados por el teclado de Luca Princiotta y la gran carga de bajo de Nick Douglas que posee esta fantástica power ballad que además cuenta con un solo muy sentimental y profundo del guitarrista holandés Bas Maas.

Abajo y arriba como una montaña rusa, ahora le toca, por fin, dar caña con un ritmo heavy-reptile en “Fight Trough the Fire”, que tiene un puente que engancha y un coro eficaz que también puede funcionar perfectamente en concierto. Un interludio orquestado con nuevo protagonismo de las cuatro cuerdas y que da pie a un solo ardiente y asesino que ensalza más este gran tema.

Seguimos con el tributo al malogrado líder de los Motor con la versión femenina de la tristona y progresiva balada “Lost in the Ozone” del “Bastards”, la cual tal vez menos ruidosa y pesada que la original, con guitarras más elaboradas y menos machaconas pero que conserva su esencia incluyendo el pedazo solo de bajo que incluye la pista que cierra el disco 2.

Los bonus del segundo redondo encaran la recta final con una nueva orquestación para otra versión, “Caruso”, que Dacio Dalla dedicó al tenor dramático, entonada a capela en italiano y básicamente con único el acompañamiento del piano a modo de ópera. Un tema diferente, enérgico y más cortito que la original.

Cambiando drásticamente el registro, arranca siniestra la instrumental “Tra Como E Coriovallum”, aguda que digo, agudísima, estridente, que parece una intro alargada o un interludio para otro tema y que no he entendido muy bien su inclusión en la obra, vamos que no sabían donde meterlo. A redoble de tambor y, para acabar, la canción más punkarra y festiva de  todas: “Rock is my Alcohol”, cardíaca en plan Ramones, con desparpajo macarra y ácidos licks que me recuerda a los temas más rápidos de la era Warlock como “Three Minute Warning” o “Metal Racer”.

Buen colofón para un trabajo denso, extenso y variado de la señora Doro Pesch, ante la cual me inclino y expreso mi respeto y admiración ya que tras tantos años, está demostrando que es una profesional y una inmensa front-woman ofreciendo un nuevo arsenal de temas para alimentar a sus seguidores, entre los que me incluyo, en un álbum lleno de himnos, canciones rockeras, jevilongas, rápidas, baladas, etc… de todo y para todos. Como he mencionado este año estuve viéndola en acción en el Leyendas del Rock. En dicho festival dos o tres bandas me agradaron, un par de ellas me emocionaron pero solo Warlock consiguió moverme, por lo que recomiendo a todo aquel que no haya visto a este volcán en erupción en directo, que no pierda la ocasión. Doro Forever!!!

La producción y grabación fue realizada por el propio quinteto germano. La mezcla es obra de Andreas Bruhn,  Jochen Kux,  Ralph Quick, entre otros, y el máster del material corrió a cargo principalmente de Jens Dreesen, aunque también participó Sasha “Busy” Bühren. El diseño del digi-pack lo llevó a cabo Thomas Ewerhardy el genial work-art del diseño de la portada (a lo Mad Max) con una Doro juvenil comandando una legión de soldados metaleros en actitud salvaje y poderosa, está firmada por Geoffrey Gillespie.

DORO son:

 

·   Doro Pesch: vocalista

·   Nick Douglas: bajo

·   Bas Maas: guitarra y coros

·   Luca Princiotta: guitarra, teclados y coros

·   Johnny Dee: batería y coros

Listado de Canciones:

 

Disco 1: Forever Warriors

1.      All For Metal

2.      Bastardos

3.      If I Can’t Have You – No One Will

4.      Soldier Of Metal

5.      Turn It Up

6.      Blood, Sweat And Rock ‘n’ Roll

7.      Don’t Break My Heart Again (Whitesnake Cover)

8.      Love’s Gone To Hell

9.      Freunde Fürs Leben

10.  Backstage To Heaven

11.  Be Strong

12.  Black Ballad

13.  Bring My Hero Back Home Again

 Disco 2: Forever United

 

1.      Résistance

2.      Lift Me Up

3.      Heartbroken

4.      It Cuts So Deep

5.      Love Is A Sin

6.      Living Life To The Fullest

7.      1000 Years

8.      Fight Through The Fire

9.      Lost In The Ozone (Motörhead Cover)

10.  Caruso (Lucio Dalla Cover

)11.  Tra Como E Coriovallum (instr.)

12.  Metal Is My Alcohol

 

 

Nota: 8.5 / 10

Discográfica: Nuclear Blast

Autor: Francisco Rodríguez Belmonte

 

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
https://metalcry.com/discos/doro-forever-warriors-forever-united">
Twitter
<< volver a discos