Drunken Buddha – Drunken Buddha

Crítica

DRUNKEN BUDDHA responden a un quinteto de Hard Rock de corte setentero que nace en la ciudad de Gijón en el año 2012. No es hasta finalizando el pasado 2018 cuando presentan su primer disco , al que llamaron de manera homónima  y que contiene 36 minutos que homenajean el mejor hard rock de los 70,s con 8 cortes muy distintos entre sí. Un gran debut con la soltura de quien tiene bien aprendido el oficio (sin importarle mucho el beneficio), construyendo temas variopintos sobre pesados riffs que engalanan con teclados y se mueven entre los derroteros de la época dorada de los añorados 70,s como Deep Purple, Rainbow , así como el elegante Blues-Rock de Free y los primeros Whitesnake, y como no, ¡se valen de una voz personal y con temperamento!. 

Resultado de imagen de drunken buddha band

Digo lo del beneficio por que, si bien, no es nada nuevo, es un hecho la fuerte corriente europea roquera de carácter Vintage. Sin embargo, en nuestro país, como siempre, discutimos si le decimos al pan pan y al vino vino, mientras algunos (entre los que me encuentro) disfrutamos de una hornada de bandas con un nivelazo musical que ya quisieran las generaciones anteriores sin importarnos los Salvame De luxe de la parroquia roquera. Así pues y con un solo disco los gijonenses se unen a la lista de nombres ilustres como The Electric Alley, Imperial Jade, King Sapo, Los Brazos, The Wizards, Soul JacketThe Kleejos Band, etc… que ponen muy alta la bandera de la música estatal de calidad, y el que no quiera verlo, pues allá el y su venda.

Este disco es fruto de un segundo puesto en el XXI Concurso de Rock Ciudad de Oviedo en septiembre de 2018, así que raudos y sin historias para dormir se meten en los Magoo Studio de Oviedo, a las órdenes de Juan Martínez y acaban antes de final de año presentándolo con la cuidada portada obra del artista Yori Moriarty (Only Tat2), conocido tatuador e ilustrador ovetense.

¡Sí, piensas lo mismo que yo! muchas prisas, sinónimo de sonido mejorable… pero una vez puesto y enganchado al disco, ¡ya no lo veo así! pues los 8 temas suenan fielmente a rock añejo, casi grabado en directo, y le pega… pues la banda como se dice en mi tierra ¡está chapá a la antigua!

Nos dan la bienvenida a estos 36 minutos de este trabajo debut de nombre homónimo con su cara mas potente y contundente a ritmo de Heavy Metal clásico con “Can’t Hold Your Gaze”.

Es con el segundo tema y elegido como single  “Medicine Man”  donde la banda juega en otra liga muy superior desplegando una ambientación fresca y menos encorsetada que el tema de inicio. Un merecido single que debería ser una magnifica carta de presentación para que esta banda vuele muy alto.

Riffs pesados, oscuros y de cadencia baja son los protagonistas de “Monster” donde una voz con mucha personalidad a cargo de Michael acolchada sobre las lineas graves del bajo de Javier nos conduce por terrenos tenebrosos durante el tema mas largo del disco.

Con «Jester Song» la banda vuelve a sonar descarada y fresca,  una buena tajada de hard rock que nos lleva a la currada «Coming Home«, tema de casi 5 minutos con guitarras muy afiladas y con contrastes varios. Estos dos temas la banda no engrana tan bien como en el bloque inicial ni mucho menos como el bloque final donde nos deja con la boca abierta… ¡sigue leyendo!

Resultado de imagen de drunken buddha band

Con una preciosista y melódica intro de teclados a cargo del sobresaliente Mario Herrero  se relaja el ambiente con “Lady Stardust” que desemboca en otro gran trabajo solista de Diego Riesgo a las seis cuerdas mientras el tema cabalga a otra intensidad. ¡¡Puntazo de tema!!

Los asturianos pisan el acelerador para acabar el álbum, primero por parajes sureños a ritmo de puro Rock,n,Roll en uno de los cortes mas destacados, «The Rise of the Monjey Men»  un temarral desenfadado altamente recomendable y de escaso metraje que entra a la primera como una buena birra fresca al mediodía.

¿Como osa esta banda a cerrar tras el temarral anterior? Pues ya di pistas ¡con mucho oficio!. En el tema cierre «Strangers & Fools«  me vuelven a dejar boquiabierto, apoyándose en el viejo blues y la marcha impuesta a las baquetas por Jose Manuel, el quinteto se marca un temazo elegante como pocos, que te deja al acabar con el semblante atontao, pues no puedo creer que sea un disco debut y como no, ¡vuelvo a darle al play!

Sin dudas los BUDDHA pegan un golpe sobre la mesa y se plantan en la escena por derecho propio, sin padrinos, ni colaboraciones que los pongan en circulación, y es que estos tíos están llamados a algo grande de seguir este ritmo. Para mí, sin duda, ha sido el descubrimiento del año y uno de los mejores trabajos que he podido escuchar en este presente 2019. ¡Ojalá tuviera la suerte de verlos muy pronto sobre los escenarios y que sigan sorprendiéndome!

Y no lo creas que lo digo yo, les avala ser ganadores absolutos de WACKEN METAL BATTLE SPAIN 2019,  así que actuarán en el macrofestival germano el miércoles 31 de julio en el History Stage de 20:00h a 20:30h. Como también ganadores de la final de FestiAMAS 2019 que les llevará a grabar un disco como parte del premio del concurso.

 

Listado de Canciones:

Can’t Hold Your Gaze

Medicine Man

Monster

Jester Song

Coming Home

Lady Stardust

The Rise Of The Monkey Men

Strangers & Fools

 

DRUNKEN BUDDHA son:

 Michael Arthur Long – voz

 Diego Riesgo – guitarra

Mario Herrero -teclados

Javier Menéndez – bajo

José Manuel Martínez – batería

 

Nota: 9/10

Discográfica: Autoeditado

Autor: Emilio Pastor

<< volver a discos