EDGUY – SPACE POLICE – DEFENDERS OF THE CROWN

Crítica

No podemos decir que el último lustro y pico haya tratado especialmente bien a los fans y los seguidores de una banda como EDGUY que, de pronto y conforme el otro hijo de su líder Tobias Sammet regresaba y se hacía fuerte en directo, me refiero por supuesto a AVANTASIA, veía como sus últimos trabajos “Tinnitus Sanctus” en 2008 y “The Age of the Joker” en 2011 intentaban ganarse el favor del público sin tener ni el gancho ni la adherencia necesarias para permanecer en el tiempo como si lo hicieran otras obras importantes de la que es una de las bandas referentes a la hora de hablar del resurgimiento del heavy metal en Europa a finales de los 90.

Así pues, tres años después de su último y discreto trabajo, aquella banda que en su juventud destacó por su power metal y que más adelante comenzó a teñir sus composiciones de una mixtura de éste con el hard rock más europeo, regresan precisamente en el mismo momento en que la llama de AVANTASIA y el torrente compositivo de su creador Tobias Sammet, parecen haberse agotado de éxito por un tiempo. “Space Police – Defenders of the Crown” es el título bajo el que EDGUY lanzan el 18 de abril de 2014 su nuevo disco y, ya desde la portada, comenzamos a registrar una ligera pista de hacia donde van a ir los tiros en esta ocasión… Regresamos, al menos visualmente, a ese intervalo de tiempo en el que EDGUY vivieron uno de sus momentos más esplendorosos con la edición, en dos años, de discos como “Hellfire Club” y un “Rocket Ride” al que huele descaradamente la portada de este “Space Police – Defenders of the Crown” que ahora nos ocupa.

En lo que respecta al terreno musical, que es lo que importa al fin y al cabo, no os voy a decir que EDGUY hayan facturado un disco íntegramente de power metal, porque sería faltar totalmente a la verdad. En cambio los germanos regresan a ese punto que tantas buenas noticias les dio hace ya casi una década y lo hacen ofreciendo una buena representación de todas sus facetas musicales que, esta vez si, van a ser capaces de llegar a la primera al oyente más acérrimo de la banda, sobre todo porque se trata de un disco robusto, lleno de heavy metal y poderío que, al mismo tiempo, no abandona ni pasa por alto el lado más desenfadado de una banda que, precisamente, a lo largo de su historia se ha caracterizado por esa misma actitud tanto en sus directos como en muchos de sus dejes compositivos característicos.

En otras palabras, EDGUY regresan haciendo nuevamente lo que les da la gana, cosa que siempre se han permitido el lujo de hacer y lo cual les honra, pero en esta ocasión lo hacen con una dosis de frescura, ganas y poderío que no parecían estar presentes en sus últimas dos obras.  No es más que suficiente el acercarse a las tres composiciones que abren este nuevo disco para obtener una ligera impresión de lo que digo: la fuerza de “Sabre & Torch” trae aroma a aquel “Mysteria” de 2004, la melodía y el refuerzo de los coros en la pegadiza “Space Police” junto al descarado power metal de “Defenders of the Crown”, que no se complica la vida a la hora de ganarse al oyente durante el estribillo, harán las delicias de aquellos que añoren a los EDGUY del “Tears of Mandrake”.

Tras este adrenalínico inicio los germanos nos dirigen de lleno hacia su lado más hard rockero con “Love Tyger”, digno sucesor de éxitos como “Lavatory Love Machine” o “Superheroes” y prueba fehaciente de que la banda está de vuelta dispuesta a divertirse y disfrutar con lo que mejor saben hacer, haciendo gala de una soltura que no solo se adivina en lo inspirado de temas tan poderosos instrumentalmente como “The Realms of Baba Yaga” o el intenso “Shadow Eaters”, que suenan en ambos casos gloriosos, sino también en su capacidad de alternar en nuestra escucha cortes como el irrepetible y desenfadado “Rock Me Amadeus”, versión del mítico éxito del artista electrónico austriaco Falco, uno de esos artistas de un solo éxito en lo que respecta a nuestro país, pero de gran repercusión en centro Europa y con cuya irreverencia EDGUY parecen sentirse como en casa.

El romanticismo del disco vendrá de la mano de un asequible medio tiempo de grandes guitarras titulado “Do Me Like a Caveman” y de la balada de turno, algo más discreta, titulada “Alone in Myself”.

El punto y final de “Space Police – Defenders of the Crown” lo pondrá un épico e hímnico “The Eternal Wayfarer” que esconde, dentro de su gruesa capa de heavy metal y poderosas guitarras y base rítmica, una cadencia que, en su inicio, denota el gusto de los germanos por dejarse llevar por la influencia de clásicos como LED ZEPPELIN, DEEP PURPLE, etc…  para, finalmente, acabar por todo lo alto enganchando al oyente con un despliegue de las mejores armas de la banda.

Space Police – Defenders of the Crown” es uno de esos discos  de EDGUY que, por fin, dan ganas de volver a escuchar una y otra vez. Toda la banda al completo goza de un sonido perfecto y, lo que es más importante, una importante ración de vigor, frescura y convencimiento, elementos que lo convierten, para un servidor, en uno de los mejores trabajos de la carrera de los germanos y, con total seguridad, en la mejor obra de EDGUY durante los últimos ocho años.

Tobias Sammet | voz
Jens Ludwig | guitarra
Dirk Sauer | guitarra
Tobias «Eggi» Exxel | bajo
Felix Bohnke | batería

TRACKLIST:

01-  Sabre & Torch
02-  Space Police
03-  Defenders of the Crown
04-  Love Tyger
05-  The Realms of Baba Yaga
06-  Rock Me Amadeus
07-  Do Me Like a Caveman
08-  Shadow Eaters
09-  Alone In Myself
10-  The Eternal Wayfarer

Puntuación: 9/10

Discográfica: Nuclear Blast

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos