EDHELLEN – SOMBRA Y ANHELO

Crítica

Los estudios Fireworks de Fernando Asensi, en Valencia, comienzan a hacerse cada vez más con un nombre de referencia a la hora de hablar de las últimas producciones tanto de power metal como de otros estilos del metal actual. Pero sobre todo centraré mi atención en esta ocasión en el power metal, estilo que Fernando ya ha demostrado dominar a la perfección no solo a la hora de ponerse a los mandos de la mesa de mezclas y grabación, sino también con su propia banda, OPERA MAGNA, encargados de facturar uno de los discos más importantes que del estilo se han editado en nuestro país, “Poe”. Significativo es, por tanto, que no solo los alicantinos EDHELLEN hayan elegido estos estudios para registrar su primer larga duración (sucesor de lo que hace dos años supuso su estreno como maqueta, “Camino a la luz”), sino que sean los propios Fernando Asensi y Enrique Mompó quienes hayan apostado por ellos en lo que a la producción de este trabajo se refiere. Aquellos que seas fervientes seguidores del power metal nacional ya sabréis por donde van los derroteros.

Sombra y Anhelo” es el nombre elegido por EDHELLEN para presentarse, ellos y fundamentalmente su música, en la escena del power metal nacional actual, corroborando con ello el nuevo y prolífico momento que está volviendo a tener la escena en estos últimos años (de forma más calmada y selecta, eso si). Con él los alicantinos van a conseguir desterrar por completo la sensación algo frustrante y quizás incompleta que nos dejaron con su inicial demo y van a sentar las bases de un disco definido, muy claro en sus pretensiones y plagado de todos y cada uno de los elementos que deben de presentarse en un disco de power metal que se precie.

Si de comparar se tratase diríamos que lo que previamente fue un grupo que se probaba a si mismo, dominando en su justa medida las artes de crear épica y conjuntar grandes líneas de teclado con bases rítmicas contundentes a la par que melódicas, se ha convertido en una apuesta descarada por un power metal netamente sinfónico, épico y cargado de bases orquestales que den profundidad a su mensaje de búsqueda eterna al sentido mismo del ser humano y sus recuerdos (mensaje que todos y cada uno de los temas del disco exploran en diversas facetas, respondiendo en último término a la “Sombra y Anhelo” que reza su título).

Dentro del álbum vamos a encontrarnos con un magno despliegue instrumental que responde a la perfección a las expectativas de grandilocuencia y excelsa inyección de épica que la trascendental y eterna temática pretende transmitir en sus letras. Lo huracanado de su power metal se combina con cabeza y todos los elementos conviven en un equilibrio perfecto gracias a la inteligente producción que lo rodea. Las estructuras, en su mayoría, son muy clásicas y predecibles, lo cual no quita el hecho de que nos encontremos ante una banda detallista y que se preocupe de incluir grandes desarrollos que llamen la atención y amenicen nuestra escucha. Tal es el caso de cortes como “La senda celeste”, todo un torrente de power metal inconfundible y con muchas referencias a grupos como ANGRA, donde la épica y una implorante y melódica línea vocal lo son todo, “Cuento Olvidado” y su contundencia orquestal, “Eterna la noche” y su desarrollo canónico y algo aburrido, “Reflejos”, con el que viajamos con mucho gusto a terrenos dominados por un power metal más aventurero y de corte muy italiano (con colaboración de Christopher Ripoll de DELIRION incluida) o la concluyente “Todos los sueños”, quizás en exceso similar a lo ya aportado por los propios OPERA MAGNA a la escena, con algunos quilates menos que los valencianos en lo que el aspecto vocal se refiere, mejorado al mismo tiempo respecto a su predecesor por la presencia en la banda como nuevo vocalista de Álvaro Karvac, voz correcta y con momentos realmente prometedores, pero aún con todo un margen de mejora en el futuro.

Como he dicho antes, lo predecible de las estructuras del estilo no tiene porqué esconder una buena dedicación en la conjunción de elementos y el correcto dibujo de las estructuras compositivas de la banda. Prueba de ello son cortes mucho más profundos como “Buscando un sol”, donde un riff más potente se encarga de crear un interesante contraste entre lo coral de su puente y su estribillo y lo contundente y sinfónico del resto del tema, además de contar con elementos orquestales que beben directamente de las maneras de Tuomas Holopainen y sus últimos NIGHTWISH, tanto aquí como en el resto de un álbum lleno de detalles de pretensiones o procedencias fílmicas. De la misma forma destaca sobremanera el mejor corte de la banda en su corta carrera, un tema titulado “Sombra en el océano” donde el máximo referente se llama Luca Turilli y cuyo desarrollo instrumental y compositivo son realmente reseñables y variados (atención especial reclama la presencia vocal que logra Álvaro a lo largo de determinadas partes del tema, muy SARATOGA, sin duda).

En definitiva, lo malo de este álbum es que las referencias saltan continuamente a la vista. Lo bueno, que se trata del primer disco de una banda muy prometedora, que sabiamente se ancla en unos patrones estilísticos muy definidos para así darlos lustre y hacerlos brillar mucho más gracias a un efectivo e inteligente maquillaje de producción, sin perderle la cara a la calidad técnica, la capacidad de transmitir emociones y, en último termino, su propio margen de mejora e identificación en un futuro.

TRACKLIST:

01. Preludio
02. La senda celeste
03. Cuento olvidado
04. Buscando un sol
05. Eterna la noche
06. Sombra en el océano
07. Interludio
08. Reflejos
09. Entre cielo y mar
10. Tras las llamas
11. Todos los sueños

EDHELLEN son:

Miguel de Segura: Batería
Andrés Pastor: Bajo
Víctor Méndez: Guitarra
Edu Guerrero: Guitarra
Ferran Riesgo: Teclados
Álvaro Karvac: Voz

Puntuación: 7,5

Discográfica: A New Label

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos