ENSLAVED - VERTEBRAE

Crítica

Sin lugar a dudas este disco ha sido una de las mayores sorpresas del año, al menos para mi. Aunque venían apuntando maneras desde hace algún tiempo, yo creo que nadie hubiera esperado un salto tan grande en su evolución. Porque con “Vertebrae” ENSLAVED nos traen una obra maestra…del metal progresivo. Si si, del metal progresivo.

En este nuevo disco el Black y el Viking han quedado relegados a un segundo plano y se puede decir que aquí Enslaved son un grupo de Black/Viking al mismo nivel que Opeth son un grupo de Death.

De hecho, creo que una de las influencias más importantes en este disco son precisamente Akerfeldt y los suyos. La forma en la que Enslaved han desarrollado sus temas recuerda en cierta medida al estilo de Opeth. Sin embargo, no es que Enslaved se hayan vuelto una copia de los suecos; “Vertebrae” tiene un sonido y un estilo personal y bien definido. La interacción de las voces limpias con las típicas voces Black produce un efecto muy interesante sobre las complicadas estructuras y melodías que el grupo ha trabajado para este disco.

Desde el comienzo con “Clouds” empezamos a adivinar que algo ha cambiado. Me encanta el trabajo que han conseguido en las guitarras para este nuevo redondo, es sencillamente magistral. También cabe destacar las labores de producción, en las que se ha logrado añadir al disco algunos tétricos arreglos que no hacen sino aumentar la fuerza del disco.

“Vertebrae” es un trabajo misterioso, en el que nos vamos a encontrar con unos interesantes juegos de luces y sombras. En la inicial “Clouds” nos vemos sorprendidos por como se usa la voz limpia y no tardaremos en quedarnos atónitos ante una estructura bastante compleja.

No hemos salido de nuestro asombro cuando llega “To The Coast”. Si alguno pensaba que lo de “Clouds” era solo un espejismo, este tema llega para despejar todas las dudas posibles. El progresivo sigue siendo el elemento más importante y el estilo sobre el que se mueve el disco, incorporando partes de Black y Viking características de la carrera de Enslaved. De nuevo las guitarras sobresalen sobre todo lo demás, sin desmerecer un excelente trabajo de bajo y batería.

Después de este tema ya no queda ninguna duda de en qué dirección va este disco y el sonido de Enslaved. Cuando salgáis de vuestra sorpresa podréis disfrutar de uno de los mejores cortes de este nuevo redondo: “Ground”. Fue uno de los temas que más tarde en asimilar, por la cantidad de detalles que tiene y la energía que despide. Es un corte magnífico. El hecho de que el grupo domine tan bien un estilo como el progresivo, sin haberse pasado años en el y además tener el arte suficiente para combinarlo con otros estilos.

“Ground” me parece una obra maestra, comparable con temas como “The Lotus Eater” de mis queridísimos Opeth. Y nunca creí que llegase a decir esto y menos viniendo de Enslaved, que si bien siempre he esperado buenos discos de ellos, nunca llegue a creer que vería una obra maestra de este nivel. El solo es simplemente magistral.

El mimo que hay para que cada detalle de cada tema suene perfecto es algo que se nota en cada uno de los casi cincuenta minutos que dura el disco. El tema título del disco, “Vertebrae” nos llega como seguidor inmediato de “Ground”, lo que sin duda le pone las cosas muy difíciles a la hora de destacar en este trabajo. Como decía arriba, “Ground” es toda una obra maestra, pero “Vertebrae” no se queda muy atrás. El comienzo de este nuevo corte es exquisito. Me encanta la entrada con ese ritmo y los arreglos de fondo. Logran una atmósfera oscura y densa bastante rápido. De nuevo nos encontramos con un tema de estructura intrincada y lleno de cambios y detalles.

“New Dawn” coge el relevo de “Vertebrae” y se presenta como un tema mucho más directo y agresivo que el resto de sus compañeros de disco. Se trata de un corte que encaja más con la discografía anterior del grupo, en el que podremos reventarnos el cuello haciendo headbanging con un corte lleno de blast-beat y con cadencias muy Viking. Sin embargo Enslaved no descuidan la composición tampoco en este tema y nos ofrecen una estructura elaborada y una excelente sección instrumental para el tema.

“Reflection” regresa a los derroteros de temas como la magnífica “Ground”, con un sonido de guitarras excelente y una construcción melódica digna de los mejores maestros. De nuevo el progresivo se alza como el estilo predominante en el tema. En esta ocasión me gustaría destacar también el trabajo de la batería, que me ha parecido sencillamente ejemplar.

A pesar de haber escuchado el disco muchísimas veces, todavía no salgo de mi asombro por el salto evolutivo y cualitativo que ha metido este grupo. Es como si se hubieran saltado tres discos de golpe. Resulta verdaderamente gratificante ver que un grupo emplea bien el tiempo entre lanzamiento y lanzamiento. En lo personal, si continúan por esta línea se convertirán en una de esas bandas de las que solo espero obras maestras.

El disco se aproxima a su fin con el tema “Center”, que para mi se encuentra entre los mayores aciertos de todo el disco. Es un corte complicado, con muchos elementos y detalles y con sonidos que recuerdan vagamente ritmos orientales. La atmósfera que rodea este corte es una maravilla. Compositivamente se encuentra a la cabeza del disco y el apartado interpretativo no deja nada que desear. Se trata de un tema de tempo más lento al del resto del disco y con partes muy ambientales que consiguen trasladarnos a parajes infernales y lejanos. Todo un acierto desde mi punto de vista.

“The Watcher” cierra el disco de forma magistral, con una excelente mezcla de progresividad y brutalidad en un tema que en mi opinión reúne bastante bien la esencia del disco y me trae a la cabeza influencias de aquella obra maestra que fue “Focus” de los recientemente reunidos CYNIC.

Sin lugar a dudas este disco será una sorpresa para más de uno y estoy seguro de que habrá quien reniegue de este giro sonoro. En lo personal me parece un acierto absoluto y puedo decir que, si siguen por este camino, habré ganado una banda entre mis favoritas. Se lo recomiendo a todo el mundo. En especial a los que disfruten de los sonidos progresivos unidos a otros más extremos, como sucede en grupos tales como Opeth, Cynic, Orphaned Land o Arkan.

Puntuación: 9,7

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos