EVETH – EL LEGADO DE LOS SUEÑOS

Crítica

EVETH llegan desde Mallorca, y el suyo es un Heavy Metal con mucha influencia Power, cargado de matices y que gustará a los amantes de los sonidos rápidos y contundentes que mezclen la melodía y la fuerza. En 2013 presentaron su segundo trabajo, “El legado de los sueños”, que pasamos a comentar.
El disco empieza con “Insomnio”, una brevísima intro de violines que, deliberadamente, suenan de forma no demasiado afinada. Esta intro se une a “Sacrificio”, la primera canción, cuyo riff es la misma melodía que hacían los violines de “Insomnio”, pero sonando con la guitarra y con un sonido mucho más afinado. Este tema es rápido, con un doble bombo demoledor que no da un momento de respiro. David Dalmau canta con ganas desarrollando una melodía pegadiza y fácil de escuchar sobre ese ritmo furioso, hasta llegar a un estribillo pegadizo y reconocible. Durante el solo el ritmo cambia, haciéndose un poco más denso.

Llegamos a “Semillas de rebelión”, otra canción de arranque muy rápido y contundente, con un riff muy pegadizo. Sin embargo, cuando empezamos a escuchar la voz, el ritmo es más denso, para volver a acelerarse a partir de la segunda estrofa. El estribillo es muy clásico, pero también muy efectivo, porque es pegadizo y muy fácil de recordar.

Con un riff muy agresivo y contundente empieza “Con fervor en tus pies”, una canción potentísima que nos obligará a hacer headbanging casi sin querer. Además, pese a su potencia, es una canción muy pegadiza, con un estribillo muy fácil de escuchar y que se queda en la cabeza desde el primer momento. Es un tema que puede dar mucho juego en los conciertos. No obstante, lo mejor de esta canción es el trabajo de David Kamstedt con las guitarras, muy conseguido y cargado de fuerza.

La siguiente canción es “Esculpido por tu luz”, un tema de arranque muy tranquilo, pero que rápidamente gana contundencia, aunque manteniéndose en los primeros momentos como un medio tiempo. Poco a poco, la canción va ganando fuerza, alternando los momentos densos con otros más rápidos, aunque sin llegar a la velocidad de las canciones anteriores. Es un buen contrapunto a lo que ya hemos escuchado.

Espada de papel” empieza con fuerza, con un riff sencillo y, precisamente por eso, fácil de reconocer. Su ritmo es rabioso y muy potente, con la guitarra, el bajo y la batería dando mucha caña por debajo de la voz de David, que canta una letra muy pegadiza, especialmente durante el estribillo. Además, hay una serie de cambios de ritmo que enriquecen el tema y hacen que sea sorprendente.

Con suavidad empieza “Reflejos de una ilusión”, solo con la voz y la guitarra acústica. Después del primer estribillo entran los demás instrumentos, pero manteniendo la esencia acústica del inicio. Cuando empieza a sonar la guitarra eléctrica, el tema queda completo y redondo, perfecto para demostrar la versatilidad del grupo, dejando claro que saben como combinar diferentes sonidos dentro de un mismo tema.

Con unos sonidos electrónicos sorprendentes empieza “Intocables”, para que después entren los instrumentos “convencionales” y se inicie una canción potente de letra agresiva y cañera. Las melodías de la guitarra se quedan en la cabeza desde el primer momento, y la inclusión de coros guturales enriquece mucho la canción. Pero lo mejor es el estribillo, muy sencillo, pero muy efectivo y fácil de recordar.

Astenia” tiene un principio furioso, con un riff muy cañero y un ritmo rápido, para después desarrollarse como una canción muy potente, pero también de letra pegadiza. La guitarra de David suena con muchísima contundencia, casi formando un “muro” de sonido que arropa la voz de su tocayo.

La última canción es “El bosque del olvido”, una canción que empieza con mucha fuerza, con un punteo de guitarra muy logrado, que da paso a una canción muy potente, en la que los coros dan al tema un aire vagamente solemne en algunos momentos, lo que resulta sorprendente. Es una canción llena de matices que hay que escuchar con atención, para apreciar todos los detalles que hay, tanto en la instrumentación como, sobre todo, en las voces. El álbum termina con “Calma”, un breve tema acústico que funciona a modo de epílogo, y que nos ayuda a recuperar el aliento después de la caña anterior.

El legado de los sueños” es, como vemos, un disco en el que las bases rítmicas poderosas sirven de “colchón” para unas guitarras muy conseguidas y una voz que encaja de forma ideal con el resto de los instrumentos, desarrollando melodías muy logradas y pegadizas. El grupo sabe muy bien lo que tiene entre manos y lo que quiere hacer con ello, y eso se nota en un disco muy conseguido que no dejará a nadie indiferente y que nos hace esperar que este grupo tenga un gran futuro.
Tenéis que escucharlo.

EVETH son:

David Dalmau: Voz.
David Kamstedt: Guitarra.
Joan Morro: Bajo.
Leo Villar: Batería.

Track list:

1- Insomnio.
2- Sacrificio.
3- Semillas de rebelión.
4- Con fervor en tus pies.
5- Esculpido por tu luz.
6- Espada de papel.
7- Reflejos de una ilusión.
8- Intocables.
9- Astenia.
10- El bosque del olvido.
11- Calma.

Discográfica: Heaven Musik.

Puntuación: 9/10.

Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos