GRYAL – CAMELOT

Crítica

No me creo que con la buena oleada de power metal épico y bien trabajado que está de nuevo renaciendo en nuestro país hayas olvidado la cota de malla en algún rincón y la espada se te haya oxidado. Estoy seguro de que ya la has utilizado vista la calidad con que grupos como OPERA MAGNA, HIVERLAND, AURA ETERNA, QUINTA ENMIENDA, DÜNEDAIN están actualmente batallando por la geografía española.

Pues bien, llega el turno de volver a sacar a pasear a Excalibur  y cabalgar a lomos de Hengroen en busca del objeto más buscado por cualquier caballero medieval que se precie… el Santo Grial. Ely (voces y coros), Carlos (guitarras y coros), Rubén (Teclados), Vicente (Bajo) y Lucky (Batería) son los miembros de esta cruzada que, en su búsqueda de ese tesoro divino, reciben el nombre de GRYAL y nos presentan, como legado de su experiencia de batallas musicales desde 2002, su segundo trabajo (el primero fue un Ep titulado “Apocalypsis” y editado en 2005) y primer larga duración titulado con el descriptivo nombre de “Camelot”.

“Camelot”, editado por Producciones Malditas y grabado en los estudios Fireworks de la mano de Adrián Romero, Enrique Mompó y Fernando Asensi (Opera Magna), nos presenta a unos GRYAL totalmente centrados en la historia del Rey Arturo y su leyenda en su formato más popular y conocido, de tal forma que consiguen hilar toda su historia, sus logros, batallas y decepciones a través de 12 cortes muy bien relacionados entre sí, sin llegar a dar la sensación de estar ante una historia de canciones dependientes entre sí, pero sin dejar detalles a la ligera a la hora de ir encadenando un capítulo tras otro.

La predisposición hacia la épica, el doble bombo y los estribillos de coros grandilocuentes es algo que va de la mano del estilo sobre el que se asientan Gryal desde que comienza el disco con el introductorio “Preludio” y la cabalgante “Magia Negra”, donde la referencia a los más clásicos Iron Maiden resulta evidente en las líneas de bajo de Vicente. Más allá de este tema la cosa va del todo rodada gracias a una acertadísima sección de arreglos orquestales, nada abrumadores, sino siempre presentes junto al colchón de teclado de Rubén, así como el buen trabajo presente en la dirección coral de todo el disco, enfatizando lo pegadizo de la mayoría de los estribillos, dando correcta presencia a la épica y grandilocuencia de cada capítulo en la historia de Arturo… Una buena producción, no sobresaliente pero más que suficiente para disfrutar de GRYAL, hace el resto.

Amantes de grupos como WARCRY, TIERRA SANTA o RHAPSODY OF FIRE encontrarán un punto en común en cortes rápidos como “Excalibur” u otros de vuelos mucho más altos como “Días de esperanza”, un corte donde nos rendimos ante la sapiencia vocal de Ely y su registro femenino pero desafiante y batallador, lleno de una garra que enseña y despliega a base de afrontar con buena pose cada una de las letras del álbum.

Como decía al principio, uno de los valores más destacables de “Camelot” es lo bien trazada que están las letras, contando la historia de forma muy simple pero efectiva, pudiendo disfrutar de cortes de puro power metal épico y melódico independientes que a su vez nos van narrando la sencilla historia del Rey Arturo… Así, destacan en nuestro camino la balada “Decepción” o la rápida batería y el reseñable teclado de “La tabla Redonda” (momento estrella para los amantes de aquellos iniciales Warcry). Pero “Camelot” no es un disco que tenga muchos temas de relleno, todos los cortes son agradables de escuchar para el fan medio del power metal nacional.

La colaboración de Pablo Solano (Dragonfly) en “Desterrado” lleva a Gryal hacia un nuevo registro sin perder la seña de identidad de entregarnos estribillos pegadizos y recordados a la primera escucha, tal y como nos encontramos con el épico “El Santo Grial”, corte estrella del álbum por su trascendencia en la historia y su acertada combinación de himno y guitarras muy melódicas, o “Traición”, quien cuenta con el valor seguro de la voz de José Vicente Broseta (Opera Magna) en el papel de Merlín.

Concluimos nuestro viaje legendario con “La última batalla”, del que nos quedamos sin duda con el marcado estribillo por encima del resto del tema, más simplón y redundante, todo lo contrario con lo que nos ocurre tras escuchar las primeras líneas de teclado de “Volveré”. Inspiradísimo corte que marca uno de los puntos álgidos de GRYAL a nivel compositivo y que, misteriosamente, durante sus primeros instantes ha conseguido traerme ciertos recuerdos de la añorada Azucena Martín Dorado y sus SANTA…

En cierto modo, cuanto más escucho este “Camelot” más siento la necesidad de que GRYAL avancen en su camino y nos sigan entregando nuevo material. La sensación surge del hecho de que la producción del disco podría llegar a ser incluso más grandilocuente, dándole algo más de cuerpo a las guitarras e incluso a los coros (que como decimos se encuentran esparcidos por el disco de forma absolutamente envidiable), de la misma forma que la voz de Ely estoy seguro de que puede llegar a ser muchísimo más determinante de lo que consigue ser en este convincente trabajo por su parte.

En realidad, se trata de una muy buena señal que un grupo transmita la sensación de que puede seguir avanzando y mejorando, haciéndolo sobre una base acertada y que cualquier fan del estilo valorará en su justa medida. Con “Camelot” GRYAL demuestran estar capacitados para subirse al carro del circuito actual de power metal nacional (eso sí, no sería del todo mala idea mejorar o estilizar algo más un logo que no convence). Ahora solo resta comprobar su potencial en directo, allí donde se forja la épica y el valor de cualquier grupo del estilo.

GRYAL son:

Ely – Voces y coros
Carlos – Guitarras y coros
Rubén – Teclados
Vicente – Bajo
Lucky – Batería

Tracklist:

01- Preludio
02- Magia negra
03- Excalibur
04- Días de esperanza
05- La Tabla Redonda
06- ¿Dónde estás?
07- Decepción
08- Desterrados
09- El Santo Grial
10- Traición
11- La última batalla
12- Volveré

Puntuación: 7

Discográfica: Producciones Malditas

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos