ISIS – WAVERING RADIANT

Crítica

“Wavering Radiant” es el quinto larga duración de Isis. El grupo norteamericano cuenta en su discografía con un buen puñado de EP’s y varios directos, además de cuatro excelentes albums llamados “Celestial”, “Oceanic”, “Panopticon” e “In The Absence Of Truth”.

Sus comienzos con sus dos primeros Eps “The Mosquito Control” y “The Red Sea” y su primer disco “Celestial” les perfilaban como una banda cercana a los primeros Neurosis, en un estilo hardcore intrincado y muy atmosférico. Una definición bastante acertada por aquel entonces, que hacía referencia a un sonido que el grupo siguió explotando y explorando en “Oceanic”, dónde dieron las primeras muestras de su gusto por las estructuras diferentes.

“Panopticon” es para muchos su mejor disco hasta la fecha y lo cierto es que no faltan razones. Supone un paso más en el camino que habían iniciado “Celestial” y “Oceanic”. Poco tiene que ver el sonido de “Panopticon” con el de “Celestial” no obstante, porque la evolución del grupo fue constante y con paso firme. La parte más atmosférica de Isis cobró fuerza sobre su parte más hardcore y empezaron a juguetear con ciertas tendencias progresivas. La agresividad propia de sus raíces seguía ahí, no obstante, lo cual le daba al disco un gusto diferente.

“In The Absence Of Truth”, su disco de 2006, el grupo experimentó un salto importante en su sonido. La vertiente más atmosférica y progresiva del grupo había ganado definitivamente a su lado hardcore y no encontramos ante un disco relajado, lleno de melodías y atmósferas oscuras, con un trabajo compositivo muy importante y pequeñas ráfagas de la furia y agresividad que siempre ha atesorado este quinteto.

Tras este disco han seguido tres años de silencio, algo muy raro en Isis que siempre habían lanzado disco en directo o Eps entre album y album. Tres años que han valido el nacimiento del disco que nos ocupa ahora, “Wavering Radiant”. La nueva criatura de los norteamericanos tiene una duración de cincuenta y cuatro minutos divididos entre siente canciones.

El disco comienza con “Hall of The Dead” y rápidamente se muestra algo más potente y agresivo que “In The Absence Of Truth”, pero sin llegar a las cotas de “Panopticon” u “Oceanic” y manteniendo los elementos que había introducido su trabajo de 2006. Además pronto nos sorprende reconocer unas ligeras influencias del sonido más reciente de Opeth. Esto es algo curioso porque desde los tiempos de “The Red Sea” había sido verdaderamente difícil reconocer influencias en Isis y cualquier mención a ellas era una labor meramente especulativa. ¿Quiero esto decir que Isis han perdido creatividad? Evidentemente no.

“Hall Of The Dead” es un gran tema que reúne perfectamente el sonido de “Panopticon” con “In The Absence Of Truth” y sienta las bases de lo que será el sonido general del disco. Un trabajo cuyo estilo no me atrevería a definir. Como acercamiento podría decir que se trata de algo así como Death-Hardcore Progresivo. “Ghost Key” nos muestra un sonido bastante personal en el que seguimos percibiendo cierta influencia de los más recientes Opeth y que continúa un camino en el que el progresivo va a ser “la voz cantante”.

Estos dos primeros temas casi parecen una pequeña exploración del terreno, un acercamiento a lo que vamos a ver en este disco. Pequeñas muestras de lo que es capaz de hacer Isis y que nos sirven de entrante para “Hand Of The Host”, una maravilla compositiva e interpretativa de casi once minutos en la que el grupo explora todos los caminos que ofrece su sonido, enseñándonos cada rincón de su música. Es a partir de aquí cuando la cosa se pone más seria y tras el interludio “Wavering Radiant” nos encontramos con “Stone To Wake A Serpent”.

Si los dos primeros temas del disco eran muy buenos, los tres que lo cierran son aún mejores. “Stone To Wake A Serpent” es un corte en el que el grupo juega, añade elementos, arreglos medidos al milímetro y construye una atmósfera única. Jugando con voces limpias, con guturales death o con las agresivas voces rasgadas hardcore, en un baile de máscaras dónde cada rincón oculta una nueva sorpresa.

“20 Minutes/40 Years” es para mi gusto uno de los mejores temas de este redondo. Un corte que refleja la madurez de esta formación y su capacidad compositiva. Oscuro, opresivo, sencillamente genial en su desarrollo. Plagado de contrastes y transiciones. El final del disco lo marca “Threshold Of Transformation”, uno de los cortes más potentes y con los mejores riffs del disco. Sin lugar a dudas una nueva demostración de la calidad actual y el potencial aún por explotar que atesora esta banda. Un grupo que tristemente solo tiene el reconocimiento que merece en círculos muy pequeños de oyentes porque, siendo sinceros, su música no es lo que llamaríamos asequible.

Sin embargo, con este disco y el anterior Isis se han aproximado a un terreno que hoy en día tiene más seguidores y los amantes de grupos como Opeth o Cynic encontraran en “Wavering Radiant” un disco que realmente vale la pena. Y sin duda disfrutarán también del pasado de Isis. Un disco altamente recomendable.

Puntuación: 10

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos