GYPSY CHIEF GOLIATH – CITIZENS OF NOWHERE

Crítica

Desde Canadá, en concreto desde la ciudad de Ontario, nos llega este sexteto con su stoner rock potente, rayano en el heavy metal, aunque ellos mismos, en su página de Facebook, se definen como una banda de rock and roll, stoner, blues y metal, nada menos. Tan largo nombre, por cierto, queda abreviado en esa misma página como G.C.G. 

gcg_band

Se trata del tercer trabajo de la banda, tras su “It’s a Walk in the Mist” de 2012, y su “New Machines of the Night”, de 2013. El disco se ha grabado de forma 100% analógica, sin dar pábulo a lo digital, y he de reconocer que la combinación tres guitarras + armónica resulta, cuando menos, muy original y atrayente. Veamos el resultado.

Lo primero que nos echamos a la cara en este disco no puede dejar de recordarme a los primeros ASIA, con un riff clavadito al de Wildest Dreams, aunque estemos en el extremo opuesto del rock and roll. The Sting es el nombre del tema que abre el álbum, y en él ya encontramos esa mezcla de estilos de la que hablaba… aunque el blues brille por su ausencia. Hay mucho de stoner y de poderosas guitarras, así como una voz “brutota”, pero que guarda cierta compostura. En el siguiente tema, que da título al disco, a fuer de ser sincero, esa voz comienza a cargarme un poco. El contraste entre las guitarras limpias y la voz semi-gutural distorsionada tiene poco fuste, al menos en mi opinión.

Holding Grace viene a continuación y un dúo de guitarras a lo THIN LIZZY, salvando las distancias, da comienzo al corte. De nuevo la voz de Al Bones, esta vez distorsionada, pone el toque bestia (y algo psicodélico) al tema, que es de los más resultones del disco. Lo mismo le pasa al siguiente, Black Samurai, con muy buen riff 100% stoner, con interludios a dos guitarras limpias, pero en el mismo tono que los dos anteriores y con la misma elección de modulaciones vocales.

Elephant in the Room también pasa sin pena ni gloria, y Gloomy Tombs trata de ser el tema más relajado del disco, pero de nuevo esa voz en segundo plano, declamando estrofas, más que cantando, me dice que se trata de un simple tema más, con unos solos, por cierto, poco inspirados.

Odyssey es, de lo mejor del disco. Combina la pesadez de su riff con la musicalidad de su discurso y parece que la voz se aclara un poco y nos llega más limpia, aunque la dosis de growls no tarda en aparecer. We Died for This llega con el comienzo más trallero del plástico, hasta que el ritmo decrece justo a la mitad y se convierte en un tema rockero, que deja asomar el lado más bluesy de la banda. The Return se me presenta algo deslavazado, y Witchcraft For The Ages, el tema instrumental que cierra, tiene un interesante principio y un desarrollo bastante atractivo. Se guardaron lo mejor para el final…

El CD contiene una versión (un “cover” se dice ahora…) de Killing Yourself to Live, en homenaje a los esenciales BLACK SABBATH. Nada que decir: versión correcta con el sello de la personal forma de cantar de Al Bones

En definitiva, no será éste uno de los discos de 2016 en panorama stoner. Sin duda, la banda tendrá sus incondicionales; sin duda, los temas contienen algunos destellos, y lo más destacable para éste que escribe tal vez sea la combinación entre brutalidad y sonidos limpios de armonías guitarreras, pero no encontramos aquí un grupo que pueda convertirse en puntero del género, sobre todo con la tremenda competencia que lo inunda. Un disco más, para escuchar y volver a él muy de cuando en cuando, si me apuráis… ¡y siempre en mi humilde opinión!

GYPSY CHIEF GOLIATH son:

Al “Yeti” Bones – Voz y guitarra.
Adam Saitti – Batería.
Dustin Black – Guitarra.
John Serio – Guitarra.
Darren Brush – Bajo.
Rev. Brodie Stevenson – Armónica.

TRACKLIST:

1. The Sting
2. Holding Grace
3. Citizens Of Nowhere
4. Black Samurai
5. Elephant In The Room
6. Gloomy Tombs
7. Odyssey
8. We Died For This
9. The Return
10. Witchcraft For The Ages
11. Killing Yourself To Live (CD Bonus)

Discográfica: Pitch Black Records.
Puntuación: 4,8 / 10.
Autor: Manuel Martínez Ferrándiz.

<< volver a discos