Helloween – United Alive in Madrid

Crítica

Cuarto lanzamiento en vivo de este ilustre grupo germano, ahora septeto de veteranos (cincuentones largos en su mayoría), pioneros del power metal, que fue fundado en Hamburgo en 1984 y cuyas influencias musicales son variopintas, desde los clásicos como AC/DC, Black Sabbath, Zeppelin, Ted Nuggent, Scorpions, KISS, The Who, Thin Lizzy, Aerosmith, Uriah Heep, Van Halen, Dio…; la NWOBHM de Maiden, Leppard, Priest, etc; los progresivos Queensrÿche; e incluso el punk rock de Ramones, Sex Pistols o el rock más añejo y legendario de Elvis Presley o The Beatles. A su vez ellos son la inspiración de una pléyade de bandas que siguieron su estela como Blind Guardian, Stratovarius, Primal Fear, Hammerfall, Stormwarrior, Raphsody, Dragonforce y las que salen y seguirán saliendo. La temática que domina en sus canciones son la fantasía, el humor, la religión y la política.

United Alive in Madrid” se grabó en el Wiznik Center de la capital española hace poco menos de 2 años, el 9 de diciembre de 2017, aunque el bonus CD contiene 4 pistas adicionales registrados en otros conciertos de la gira: Santiago de Chile, Praga, Sao Paolo y Wacken ’18. El álbum ha salido a la venta el pasado viernes 4 de Octubre en formatos físicos (3 Live-CD, 5 Vinilos, 3 DVD y 2 BlueRay) con un libreto de 36 páginas y, también en versión digital, en varias plataformas online vía Nuclear Blast, con un contenido de 24 cortes que rebasan ampliamente las 2 horas y media de música en vivo.

Con el estruendo y la expectación de los 14.000 asistentes al palacio de deportes se inicia el espectáculo nostálgico de esta esperada gira de reunión con el sampler de la terrorífica intro de la extensa pero divertida “Halloween”, con la que se pone en marcha la poderosa apisonadora del power alemán, con Andi y Michi alternando al micro y cantando como los ángeles. La parte instrumental suena brutal e impecable en todo el tema, no me extraña que lo hayan cogido como single de anticipo. Los entreactos teatrales, muy coreados, abren la puerta a los solos cruzados de Hansen/Weikath, impecables y fieles a la versión enlatada… Are we in Spain, or is it Hell?

Le siguen otros dos mazazos clásicos de los Keeper, una apoteósica “Doctor Stein”, cantada a dúo, con toda la peña botando y acabándola con un guiño a “The Green Manalishi” (Judas Priest), y la directa y cojonuda “I’m Alive”, protagonizada por Kiske, con sus fabulosos solos cruzados, gran presencia del bajo de Markus y la peña pues… flipando.

Bajando un tanto el pistón, Deris lidera y toma las riendas tras presentar a Kiske con dos temas del nuevo milenio, un blandito y frío “If I could Fly” de “The Dark Ride”, a cuya gira fui y que nunca me ha molado en exceso aunque Andi, todo hay que decirlo, da el do de pecho en el corte; y  “Are you Metal?” del “7 Sinners”, donde destaca el solo melódico y el bullicio que desprende el recinto madrileño.

Vuelve a la carga un impecable Mr. Kiske con la humorística y veloz “Rise & Fall”, donde sobresalen los buenos coros y el puente de Kai,  así como el empuje del resto de la sección de cuerda.

Los teclados dan paso a una positiva y popera “Waiting 4 the Thunder” del “Straight Out of Hell”, canción más moderna de las que incluyeron, a la que sigue la melódica “Perfect Gentleman” del “Master of the Rings”, que sirve otra vez de piedra de toque para enrollar al público español con sus cánticos.

A continuación uno de los momentos más emotivos de la velada, Hansen se adueña del centro de la escena y pregunta a la audiencia si están locos o qué?; y los emplaza a los inicios de Helloween con la intro (un tanto cutre e infantil) que metían cuando todavía eran un cuarteto, al que sigue el riff de arranque de la furiosa “Starlight”, que me hace volar con alas invisibles directo hacia mi etapa universitaria, e.d. rejuvenecer casi 35 años, ahí es nada… lástima que la corten antes del solo. En fin, una delicia para mis oídos escuchar la voz desgarrada y chillona de Hansen que siempre me ha parecido más macarra y gitanera que la de sus compañeros, expertos en la nitidez, la limpieza y los tonos hiper-elevados. Kai enlaza con “Ride the Sky”, que tocan una vez más hasta llegar al solo y una brutal “Judas” de la cual, en esta ocasión, si tocan todos los licks. A renglón seguido y, sin parar, el himno “Heavy Metal is the Law”, tocado de cabo a rabo y con la participación del respetable puño en alto, un bombazo intemporal y una bendición para el público que pudo asistir a la gira.

Se acabó la génesis de las calabazas y seguimos con una canción lenta a manos de la acústica de Sascha Gerstner, “Forever & One (Neverland)”, del “Time of the Oath”, que nunca me entró en especial, pero que la peña se la sabe y la entona llevando en volandas al combo germano. Tras ella el público corea el Oe Oe Oe  futbolero y Kiske bromea diciendo que quería cantar como Elvis pero que se asemeja más a Halford y así, arrancan con otro espectacular clásico de hace más de 30 años: “A Tale That Wasn’t Right”.

Justo en la mitad del concierto nos propinan con la positiva y enrollada “I Can”, tema del aceptable “Better Than Raw”, al que sigue, con redobles de Dani Löble, la soberbia y casi folclórica “Livin’ Aint no Crime” (cara B del single “Dr. Stein”), que también es recortada para lanzar una genial y apasionada “A Little Time”, esta vez desarrollada en su totalidad y terminada en fade-out y un reprise un tanto desconcertante.

A continuación Deris presenta y canta “Sole Survivor”, también del Máster del 96 que tampoco me ha convencido nunca y la mega-happy y festiva “Power”, probablemente el mejor tema de Helloween de la época Deris, que el público corea sin descanso.

A partir de aquí ya sólo quedan pelotazos del nivel de “How Many Tears”, que cabalga al galope y es cantada por los tres tenores a versos turnados; Andi y Michi se encargan del puente y todos a saco, pues el estribillo… Que decir… solemne y triunfal la parte melódica que cierra, contundente, este repaso al “Walls of Jericho” y con el que se despide, momentáneamente, la formación teutona a sus aposentos.

Llega la hora de los bises con, tal vez, lo más brillante y reconocible de los metaleros alemanes. Así, el chillido del águila libre inicia la obertura sinfónica “Invitation”, que nos abría la segunda parte del Keeper con la demoledora “Eagle Fly Free”, que cantan y corean todos los asistentes al pabellón, a la cual sigue la extendida y asombrosa “Keeper of the Seven Keys”, muy celebrada por la audiencia y que no se hace pesada sino, todo lo contrario: intensa, emocionante y tremenda.

Para acabar el espectáculo se reservan dos pelotazos triunfales “Future World”, tras el fragmento de “In the Hall of the Mountain King” de Edvard Grieg que se marca Hansen y, sin dilación, una extendida “I Want Out” en la que Andi y “Miguelito” Kiske arengan a la masa para cantar tras el solo hasta llegar al climax final del “Leave me Alone…..”

Pero no se vayan todavía, aún hay más…queda el  bonus CD con “The March of Time” en Chile, que se abre majestuosa y enigmática con su inmensa potencia a las guitarras… para seguir con “Kids of the Century” en Praga, única del divisivo “Pink Bubbles” del set, que no está mal del todo, con un Kiske dándolo todo al micro.

Y para cerrar nos ofrecen, con buena carga de base rítmica, “Why”, en Sao Paolo , cantada por Deris en exclusiva y la novedosa y rimbombante “Pumpkins United”, del Wacken ´18, muy cañera y movidita y que nos pone de manifiesto que la unión de las calabazas sigue viva y de actualidad y no viene a vivir de rentas de un gloriosos pasado.

Así pues, excelente broche para un setlist fantástico, con la evidente supremacía de sus tres primeros discos (clásicos del género), donde Helloween demuestran que todavía tienen magia, química y energía para rato, ofreciéndonos una actuación en vivo con canciones ejecutadas de forma sólida y efectiva, con enorme calidad y que cuenta con una sobresaliente producción de la Nuclear Blast y en la que parece ser que se han utilizado retoques a las voces en el estudio dado que Kiske venía con gripe de la gira sudamericana y el propio Kai no llega a los agudos de los inicios.

Asimismo, el work-art de la portada se adorna con un collage fotográfico del contrastado retratista, diseñador y director de vídeos musicales Martin Häusler, con momentos estelares de los protagonistas del evento.

HELLOWEEN son:

Michael Kiske – Voces

Andi Deris – Voces

Kai Hansen – Guitarras y Voces

Michael Weikath – Guitarras

Sascha Gerstner – Guitarras

Markus Grosskopf – Bajo

Dani Löble – Batería

 

Listado de Canciones:

CD 1

  1. Halloween
  2. Dr. Stein
  3. I’m Alive
  4. If I Could
  5. Are You Metal?
  6. Rise And Fall
  7. Waiting For The Thunder
  8. Perfect Gentleman
  9. Kai’s Medley (Starlight / Ride The Sky / Judas / Heavy Metal Is The Law)
  10.  Forever And One
  11. A Tale That Wasn’t Right

CD 2

  1. I Can
  2. Livin’ Ain’t No Crime / A Little Time
  3. Sole Survivor
  4. Power
  5. How Many Tears
  6. Invitation / Eagle Fly Free
  7. Keeper Of The Seven Keys
  8. Future World
  9. I Want Out

CD 3

  1. March Of Time
  2. Kids Of The Century
  3. Why
  4. Pumpkins United

 

 

Nota: 9.5 /10

Discográfica: Nuclear Blast

Autor: Francisco Rodriguez Belmonte

<< volver a discos