[IN MUTE] – ONE IN A MILLION

Crítica

Que este disco no haya sido reseñado hasta ahora solo podemos calificarlo como un olvido imperdonable. Porque los [IN MUTE] son los flamantes vencedores de la W: O: A: METAL BATTLE SPAIN y, por eso, nuestros próximos representantes en el festival más importante del mundo.
[IN MUTE] es una banda de Death Metal melódico formada en 2003, que en 2006 grabó su primer disco, “Aeternum”, que, sin embargo, no vio la luz hasta 2009. Posteriormente, en 2010, después de algunos cambios en su formación, el grupo consigue la estabilidad que necesitan. La que les permitió grabar en 2013 este “One in a million” que vamos a comentar.
En estos años, [IN MUTE] han demostrado que son una banda luchadora, capaz de sobreponerse a todo tipo de contratiempos, como una rotura de ligamentos que tuvo su cantante Steffi hace algunos meses que, lejos de hacer que su ritmo de trabajo se ralentizara, les hizo entregarse mucho más, como vemos en las fotos de los más recientes conciertos del grupo, en las que vemos a la vocalista con una aparatosa rodillera.
Cuando escuchamos este nuevo lanzamiento discográfico, nos damos cuenta de que los cambios más llamativos en el grupo y que más pueden sorprender al escuchar el disco son dos: en primer lugar, el cambio de cantar en castellano a hacerlo en inglés, una lengua que les puede permitir una mayor proyección internacional. Y en segundo lugar, el hecho de que la voz, que en “Aeternun” era cosa de un hombre, de Alberto, ahora corre a cargo de una mujer, la carismática Steffi.
One in a million” es un EP en el que el grupo deja claro que la suya es una propuesta cargada de furia capaz de codearse con las mejores bandas del estilo, pero en la que también escuchamos una aportación melódica que viene del trabajo de Pedro J. Pérez y Cristóbal Galán a las guitarras más que de la voz de Steffi, que se mueve en el registro en el que está más cómoda, el gutural, demostrando que sabe muy bien como jugar con su voz para encontrar su lado más rabioso.
La base rítmica por su parte es sobresaliente, con Adrián Perales dándolo todo con la batería (tiene una pegada impresionante este tío), y con Pedro Saz haciendo un trabajo muy bueno con el bajo, que destaca sobre todo en canciones como “The cage”.
Sería muy fácil hacer la comparación con ARCH ENEMY o incluso con IN FLAMES, que seguramente los habrán influido, sí. Pero yo creo que se nota más la influencia de bandas como GOJIRA, de quienes incluso se marcaron una versión en directo. Por cierto, en directo suenan incluso más potentes que en el disco.
El disco arranca con un grito, el que sirve de inicio a “Unusual”, una canción de ritmo muy potente y, sobre todo, con unas melodías de guitarra muy bien introducidas que contrastan con la rabiosa voz de Steffi. Es una canción que no es caña sin más, sino que tiene unos matices y unos cambios de ritmo que demuestran que estos chavales saben muy bien que no todo va a ser dar cera, y que nos exigen que no dejemos de prestar atención a su música.
Seguimos con el tema que da título al disco, una canción que arranca con un riff muy reconocible y con un ritmo no tan furioso como la anterior. Sin embargo, muy pronto el tema se acelera con la guitarra haciendo unas melodías muy fáciles de identificar que sirven de apoyo a la voz. Otra vez, se trata de un tema lleno de detalles que lo enriquecen, tanto en lo referido a los ritmos como en lo que concierne a las guitarras.
Sin parar llegamos a “Waiting”, tema para el que grabaron un videoclip, que a pesar de lo potente que es, tiene unas melodías que lo pueden hacer más fácil de escuchar para quienes no están acostumbrados a estos sonidos. Pero ojo, con esto no quiero decir que sea un tema tranquilo. Porque sigue siendo caña sin contemplaciones, cargada de rabia, pero son esas melodías y también los coros que se introducen en algunos momentos los que pueden ayudar a que sea más fácil de escuchar.

Con una batería sonando con mucha fuerza y un ritmo de cierta densidad empieza “The cage”, para muy pronto arrancarse con unas melodías muy reconocibles de las guitarras, que se alternan con momentos más machacones. El tema se desarrolla con muchos matices, acelerándose cuando suena la voz. Es una canción en la que se introducen punteos muy reconocibles de las guitarras, y en la que, en ocasiones, el ritmo es un poco menos furioso que en los demás momentos del disco. Sin embargo, no deja de ser una canción muy cañera.
El disco acaba con “Out of control”, un tema que empieza con muchísima fuerza, con un ritmo furioso y contundente. Esta canción reúne todas las características de la música de [IN MUTE]: la brutalidad, la voz furiosa, pero también las melodías de guitarra muy conseguidas que aportan ese toque melódico a las partituras, y esa intención de dar una gran cantidad de matices a lo que estamos escuchando.
En definitiva, “One in a million” es todo un discazo, un disco cargado de rabia que no nos da ni un momento de respiro y que nos demuestra que [IN MUTE] son una banda muy a tener en cuenta, no solo en el futuro, sino también ahora mismo. La masterización, a cargo de Mika Jussila en los estudios finlandeses FinBox, ha servido para sacar lo mejor de su música.
Ahora, esperamos que en Wacken puedan dejar clara su valía y se alcen con el triunfo.

[IN MUTE] son:

Estefanía García, Steffi: Voz.
Pedro J. Pérez: Guitarras.
Cristóbal Galán: Guitarras.
Pedro Saz: Bajo y coros.
Adrián Perales: Batería.

Track list:

1- Unusual.
2- One in a million.
3- Waiting.
4- The cage.
5- Out of control.

Discográfica: Gad Gad Music.
Puntuación: 9,5/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos