IPSILON – LAS CRÓNICAS DE ENKI

Crítica

Tres años después de debutar con su EP “Zero” y tras haber invertido todo ese tiempo en la creación del proyecto que nos presentan ahora, IPSILON regresan a las primeras páginas de la escena nacional. El combinado, nacido en 2008, ha puesto toda la carne en el asador para ofrecernos un trabajo muy profesional y de calidad, invirtiendo talento, esfuerzo y también dinero. La banda comenzó su andadura como un grupo de metal melódico, que durante estos años ha hecho evolucionar su sonido hacia terrenos más complejos, impulsados por las necesidades del trabajo que nos presentan en este 2014. Y es que IPSILON, con Manuel Soler al frente, nos ofrecen un trabajo conceptual, que yo casi encuadraría como Ópera Metal, titulado “Las Crónicas De Enki”, en el que nos cuentan una historia basada en la antigua mitología mesopotámica y añadiendo algo de ciencia ficción.

El disco nos llega con la producción de Sebastian Leverman (ORDEN OGAN) y pasterizado por el mismo Sebastian en colaboración con Dennis Koehne (que ha prestado sus servicios a bandas como LACUNA COIL, SODOM  o CALIBAN entre otros). El resultado sonoro es el de un disco de primer nivel internacional. También el trabajo ilustrativo y artístico (a cargo de Tomasz Jedruzek, conicido por su trabajo en “Magic: The Gathering”) le dan al conjunto del disco un halo de profesionalidad absoluto. A primera vista se trata de un álbum muy llamativo, que cuenta con la colaboración de Jose Vicente Broseta (OPERA MAGNA) Gema Vau (BIOSFEAR), Sherpa (BARON ROJO, SHERPA) y Fran Soler. Pero aún falta por ver lo más importante ¿Estarán a la altura de esta presentación los diez temas que componen la obra?

El camino por este disco lo iniciamos con “Desolación”, un corte que nos permite adivinar el nuevo sendero musical de IPSILON, que se adentra en el terreno progresivo, recogiendo influencias de proyectos como AYREON y grupos como SYMPHONY X o el lado más teatral de PAIN OF SALVATION. “Desolación” sirve como introducción a una historia muy especial, que nos narra la colonización de Tiamat (aka la Tierra) y la creación de la raza humana a cargo de los Anunnaki del planeta Nibiru. El personaje principal de esta historia, Enki, nos narra como parte de su planeta natal, moribundo y al borde del colapso, en busca del oro de Tiamat, que puede salvar a su planeta. El papel de Enki es interpretado por Manuel Soler, que deja en este rol y en el del narrador una muestra muy amplia y rotunda de sus excelentes dotes como vocalista.

El Viaje” continúa sumergiéndonos en la historia, ahora de forma instrumental, en un corte que me recuerda mucho a pasajes instrumentales de los últimos discos de SYMPHONY X o del “Flight Of The Migrator” de AYREON, resultando muy vivo, lleno de giros y recovecos y cargado de épica, conduciéndonos a través del espacio hasta llegar al “Nuevo Mundo”, el tercer tema del disco en el que Enki nos narra su llegada a Tiamat, el descubrimiento del oro y su plan para salvar a su planeta.

Con ocho minutos de duración, el tema no escatima en esfuerzos por adornar y hacer crecer la atmósfera de magia, misterio y épica que envuelve al disco. Con una estructura bien construida, con giros y sorpresas pero sin resultar demasiado extravagante o completa, IPSILON nos ofrecen un tema lleno de fuerza y detalles (el trabajo melódico y en los arreglos es sobresaliente) en el que la voz de Manuel Soler brilla con luz propia en su rol de Enki. Especial mención merece la interpretación de los teclados y las guitarras, que se adueñan del tema en las partes instrumentales, dándole al tema un toque casi sinfónico que puede recordar por momentos a NIGHTWISH.

Con “Eridú” el narrador nos presenta el personaje de Enlil, hermano de Enki. En un giro del destino, Enki, que es el hermano mayor, se ve despojado de su derecho al trono y de su condición de adalid en Tiamat al descubrirse su origen como bastardo, recayendo ambos honores en su hermano Enlil. Este, con una mente más cerrada y un tanto déspota, guiará a las colonias Annunaki a Tiamat y ejercerá allí como líder. Musicalmente nos encontramos con un tema bastante directo, con claras influencias de SYMPHONY X y VANDEN PLAS. Se trata de uno de los cortes más directos del disco y de los que menos buscan el lado más progresivo de su sonido, refugiándose en un estilo más melódico y potente, aunque sin dejar de lado la esencia general del trabajo.

La historia continúa avanzando con “Rebelión”, un corte potente y cargado de épica que nos narra cómo el pueblo Anunnaki, sintiéndose explotado por Enlil en los trabajos de extracción del oro, se levanta en rebeldía contra él y amenaza con una rebelión armada. De nuevo la voz de Manuel Soler como narrador nos ofrece una interesante interpretación en la que también brilla el trabajo de guitarras de Carlos Alcaraz y el bajo de Oscar Vidakovic.

Los acontecimientos de “Rebelión” empujan a Enki y a su hermana Ninmah a desarrollar genéticamente una nueva raza que se adapte fácilmente al entorno y que tenga la inteligencia y capacidad suficientes para desarrollar los trabajos de extracción: en resumen una raza de esclavos. Para ello mezclan sus rasgos genéticos con los de una especie endémica de Tiamat, dando así como resultado a los primeros Humanos. Musicalmente, se trata del primer tema en el que podemos escuchar una voz que no es la de Manuel Soler (con excepción de los guturales puntuales ofrecidos por William Uj en “Rebelión”) y es que el papel de Ninmah nos llega excepcionalmente interpretado por la fantástica Gema Vau. Durante más de ocho minutos y medio, el dúo formado por Gema y Manuel nos deleita a lo largo de uno de los cortes más netamente progresivos de esta producción, haciendo gala de influencias muy reconocibles de AYREON o PAIN OF SALVATION, apoyándose en una base potente (sobresaliente batería de Manuel Cufré) y desarrollando una melodía compleja y llena de cambios, que contrasta en su delicadeza con la base, haciendo gala simultáneamente de una intensidad más que perceptible. Los teclados de Jordi Longán se tornan protagonistas una vez más en el desarrollo y ambientación del tema. El resultado es “Genoma”, uno de los mejores cortes de este plástico.

Enlil no se mostraba muy convencido con la creación de su hermano y hermana y siempre mostró recelo hacia los seres resultantes. Un recelo que se tornó en odio y asco al comprobar que la nueva raza tenía la capacidad de procrear, algo que el no había autorizado a su hermano que les otorgase. El conflicto nos llega a través de “La Ira de Enlil”, en la que podemos disfrutar de la interacción de las voces de Manuel Soler y Sherpa en uno de los duetos más interesantes del disco, muy bien aderezado por las intervenciones guturales de William Uj. Se trata de uno de los cortes con más fuerza del disco y que mejor refleja el espíritu progresivo del proyecto dentro de los temas de menor duración (se trata de un corte que no alcanza los seis minutos).

Aunque Enki consigue evitar que su hermano Enlil ordene la exterminación de la nueva raza, no puede hacer nada para que este no les condene a las minas del Abzu irremediablemente, sirviendo como esclavos para la extracción del oro, el trabajo para el que a fin de cuentas fueron creados. Sin embargo los problemas que Enlil ve en la raza humana no quedan ahí y se ven gravemente agravados cuando “Los Jardines Del Mal” nos cuenta como los hombres Anunnaki se sienten atraídos por las mujeres humanas y tienen descendencia con ellas. Esto repugna a Enlil, que obliga a todos sus iguales a ocultar a los humanos el inminente cataclismo que Tiamat sufrirá cuando la órbita de Nibiru se cruce con él, provocando una terrible inundación. De esta manera, el destino de los humanos y de los híbridos parece ser la extinción, incluso para Ziusudra, el vástago de Enki con una humana.

Musicalmente “Los Jardines del Mal” es uno de mis cortes favoritos en este trabajo. Con casi diez minutos de duración, el tema nos presenta una de las composiciones más imaginativas y con mayor personalidad del trabajo, aglutinando y fundiendo de forma muy inteligente todas  las influencias de la banda, consiguiendo un resultado bastante único. Llena de detalles, épica y con una fuerza e intensidad más que remarcables, la canción nos ofrece algunas de las interpretaciones más destacadas del disco, tanto en el apartado instrumental (las guitarras y la batería rayan a un nivel altísimo) como en el apartado vocal, dónde Manuel Soler vuelve a demostrar sus grandes dotes como vocalista.

Sin embargo Enki no estaba nada cómodo con la decisión de ocultar la inminente catástrofe a la humanidad y en “Revelación” descubrimos la visita que el creador Galzu (interpretado por Jordi Longán) le hace en sueños, instándole a revelarle a su hijo Ziusudra (Jose Vicente Broseta) lo que va a ocurrir y pidiéndole que haga de este el caudillo salvador de la humanidad. Enki accede a esta petición y le encomienda a Ziusudra la construcción de un barco en el que pueda salvar a la estirpe de la humanidad. Musicalmente “Revelación” es la balada del disco, desarrollándose de forma bastante clásica, con los teclados y las voces como protagonistas y con una estructura sin sorpresas. Es el tema más clásico del disco, poniendo un punto de “descanso” en el camino. Bien interpretada y bien construida, aporta un punto de variedad que nunca está de más en este tipo de trabajos.

Para cerrar nuestro viaje, la banda nos ofrece la colosal “El Destructor”, ni más ni menos que una suite de más de veinte minutos y medio en los que se da cita todo el casting de la obra, narrándonos la catástrofe que asola las tierras de Tiamat. Desde los cielos, los Anunnaki contemplan cómo las aguas engullen el planeta en el que han vivido durante años. Pero Ziusudra lucha contra esta inundación y consigue vencerla, salvando así la estirpe humana. Ante esta muestra de valor y capacidad, los Anunnaki descienden de nuevo a la Tierra y le otorgan a este héroe mestizo el cetro de la civilización y el reinado sobre el plantea para el resto de los tiempos.

Musicalmente nos hayamos ante una obra monumental en la que la banda da rienda suelta a todos sus recursos, influencias e imaginación, construyendo una catedral sonora que solo puede comprenderse a través de la escucha detallada de la misma. Sin duda se trata de un tema que recuerda a otras grandes obras similares de bandas como SYMPHONY X o DREAM THEATER. Junto a “Los Jardines Del Mal” es para mi gusto la mejor pieza del disco. Un gran acierto y una muestra del duro trabajo que IPSILON han llevado acabo. Y como guinda, un sobresaliente solo de Fran Soler hacia el minuto cinco.

En resumen nos encontramos ante uno de los proyectos más excitantes de la escena progresiva nacional, un disco lleno de fuerza, intensidad, creatividad y grandes interpretaciones que puede marcar el primer gran paso en la carrera de un grupo que, de seguir por este camino, puede llegar a ofrecernos verdaderas joyas.

 

TRACKLIST:

01.- Desolación
02.- El Viaje
03.- Nuevo Mundo
04.- Eridú
05.- Rebelión
06.- Genoma
07.- La Ira de Enlil
08.- Los Jardines Del Mal
09.- Revelación
10.- El Destructor

 

IPSILON son:

Manuel Soler – Voz
Carlos Alcaraz – Guitarra
Jordi Longán – Teclados, Voz en el papel de Galzu
Oscar Vidakovic – Bajo
Manuel Cufré – Batería

 

Han Participado:

Sherpa en el papel de Enlil
Gema Vau en el papel de Ninmah
Jose Vicente Broseta en el papel de Ziusudra
William Uj – Guturales en “Rebelión”, “La Ira de Enlil” y “El Destructor”
Judit Colera – Computadora en “Desolación”

 

Puntuación: 8/10
Discográfica: Independiente
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos