RADIANCE – THE BURNING SUN

Crítica

Radiance es el nuevo proyecto de Sami Raatikainen, guitarrista de la banda de Death técnico/progresivo Necrophagist. Si solo damos estos datos la información que podría extraerse no sería demasiada y, posiblemente, fuera errónea. Lo cierto es que lejos de presentarnos un disco de death metal crudo y directo el guitarrista nos hace llegar un trabajo enrevesado y poco convencional, explotando su vena más progresiva en la creación de una pieza musical variada, por momentos caótica, y llena de sorpresas.

 “The Burning Sun” viene dividido en siete cortes, sin embargo está concebido como un único tema de 49 minutos de duración y así debe escucharse, al completo, ya que las divisiones, como el propio Sami indica, están hechas sin ningún tipo de resolución práctica. Ahora es cuando debo confesar que este disco me llamó la atención desde el primer momento porque Mats Levén es el encargado de plasmar las voces masculinas.

A nadie se le escapa que Mats Levén está atravesando un momento de forma envidiable, y aunque son vocalistas como Jorn Lande y Russell Allen los que se llevan (merecidamente) la mayoría de elogios, el trabajo reciente de Mats no tiene absolutamente nada que envidiarles. No hace mucho que pudimos disfrutar de su voz en el debut de Amasseffer, o aún más cercano en el tiempo durante su gira al frente de Adagio acompañando a Kamelot y Leave’s Eyes.

En su haber encontramos los discos de Krux, Abstrae Algebra o su interesante paso por Therion, entre otra muy destacable serie de discos. Por eso no es de extrañar que su presencia en este disco me llamara la atención y es que, cómo podemos comprobar una vez escuchado este trabajo, Mats le da un punto extra a todo lo que toca y “The Burning Sun” no es un excepción.

El disco comienza con pasaje ambiental llamado “Lambda 475” que empieza a dibujar una interesante atmósfera sonora que, no obstante, parece romperse con el inicio de “The Burning Sun”, segundo corte en este redondo y que nos regala algo más de dieciocho minutos en los que Sami Raatikainen presenta un sonido potente y agresivo que se torna en melodías inesperadas y progresiones en absoluto habituales, dejando espacio para que Mats Levén despliegue todas sus dotes vocales. Y con esta tónica continuará el avance por el minutaje de este trabajo.

Se trata de un disco que nos permite ser testigos de una explosión de talento y creatividad. Tengo la sensación de que este disco (o macrotema) se gestó casi de una sentada, en un arrebato de inspiración, como si de una llamarada se tratase. A medida que el disco avanza podemos disfrutar también de la voz de la cantante Noora Hakkïnen acompañando A Mats Levén. Cortes como “Lambda 610” y “0” reflejan el lado más atmosférico y misterioso de esta composición, con especial atención para el uso de los teclados en “0”, que constituye para mi gusto uno de los puntos álgidos en este redondo.

“Downward Spiral” es el otro plato fuerte del disco, con sus más de catorce minutos de duración. Destaca la buena interpretación de todos los instrumentos, especialmente porque todos han sido manejados por Sami Raatikainen, y la excelente interpretación vocal de Mats Levén, que vuelve a demostrar sus cualidades.

El disco afronta su recta final con “Lambda 690” y “Conclusion”, volviendo a dejar espacio para momentos más atmosféricos y llenos de sombras y misterio, casi en contraposición a la fuerza de los cortes más largos de este disco (aunque “Conclusion” es un corte bastante potente). El peso instrumental en la composición es notablemente superior a las intervenciones vocales, pero eso no evita que, pese al gran número de detalles, las originales estructuras y las poco habituales progresiones, Mats se erija en protagonista de este disco.

En resumen nos encontramos ante un lanzamiento que será del agrado de todos los aficionados al metal progresivo, lleno de detalles por descubrir y de excitantes giros en su desarrollo que satisfarán las necesidades musicales de este grupo de fans. Cómo nota negativa habría que destacar la producción, que personalmente creo que deja bastante que desear, más aún en un trabajo como este que requiere mayor nitidez para poder apreciar todos sus elementos. No obstante, suscribo mi comentario anterior: es un disco muy interesante.

Puntuación: 8,7

Discográfica: Independiente

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos