RAVENBLOOD – BEYOND THE GHOST'S PRIDE

Crítica

Tras un año llevando merecidamente y con orgullo la bandera de haber sido los últimos representantes españoles en el festival alemán WACKEN OPEN AIR, y poco antes de tener el relevo en este 2013, tras 3 años como banda en la que les hemos podido ver crecer más y más en directo… finalmente los barceloneses RAVENBLOOD llegan dispuestos a reivindicarse con su primer disco grande, sucesor de un EP previo y dos singles que tuvieron gran aceptación entre los seguidores del death metal más épico de bandas como Ensiferum, Equilibrium, Children of Bodom o Amon Amarth.

Y la reivindicación llega con el nombre de “Beyond the Ghost’s Pride”, un trabajo con el que la banda viene dispuesta a definir claramente su sonido y presentarse como una apuesta sólida ya no solo dentro del death metal melódico en nuestro país, sino también dentro del mercado europeo, donde este álbum, tras haberlo recorrido ya unas cuantas veces de arriba abajo, estoy seguro de que puede llegar a tener muchas salidas y opciones de ser bien recibido.

Lo primero que sorprende, una vez atravesada una fílmica y evocadora introducción con “Lid of Oblivion”, es la solidez y la grandeza con la que se nos presentan los catalanes a nuestros oídos. Favorecidos por una producción de fuerte pegada y gran importancia sinfónica llegamos al primer tema del plástico que responde al nombre de “King Among Slaves” y que se muestra épico, veloz y tremendamente adictivo, en una secuencia rítmica que recuerda a las grandes cabalgadas de bandas como ENSIFERUM. Como si de una seña de identidad se tratara, dado que serán virtudes a las que RAVENBLOOD acudirán varias veces en sus composiciones, la banda al completo destaca en una conjunción primorosa, consiguiendo que al mismo tiempo nos veamos arrollados por una apisonadora a la batería mientras que la voz gutural de Daniel P. se nos revele tan poderosa y profunda como agresiva y violenta. De la misma forma uno de los puntos fuertes de RAVENBLOOD serán los contrapuntos melódicos aportados por las guitarras, que son las encargadas de brindarnos la épica del tema, así como por las segundas voces limpias de Jordi M., que aparecen siempre como uno de los grandes aciertos compositivos de los catalanes.

Bajando solo un poco las revoluciones y aumentando la grandilocuencia y la importancia del colchón sostenido de teclado sobre el que se apoya la banda, llegamos a la más oscura y cruda “Ghost’s Pride”, un corte donde los cambios rítmicos y la grandeza del ataque de Daniel al micro son dos de los elementos más significativos, algo que se mantendrá invariable a lo largo de todo el disco, en especial el de la aportación de Daniel al micro, siempre poderoso y al servicio del lado más brutal y agresivo de la banda, tal y como podemos presenciar acentuado en la directa y corta “The Hissing”.

Tras ella regresa la épica en forma de un tema rescatado por la banda y reformado para la ocasión. “Hanging over the river” será el título por el que a partir de ahora los fans de la banda conocerán uno de los cortes más celebrados en los conciertos de ésta, “Little Viking”. Con el añadido de la poderosa producción del álbum el corte toma mucho más cuerpo y presencia en esta nueva versión en la que no pierde sus dotes melódicas dentro del característico y catártico estribillo que lo protagoniza.

Tras un intenso interludio en forma de tema instrumental  como es “Shades” llegamos a la que será una de las canciones más recordadas de este disco de RAVENBLOOD. Por derecho propio ya es el single del disco y uno de esos temas que se muestran intensos, llenos de una inteligente y primorosa melodía que no tira hacia lo fácil pero que al mismo tiempo es capaz de enganchar en sus escasos cuatro minutos de duración. “Relief” posee una cadencia rítmica que se va volviendo más y más adictiva conforme atravesamos el recorrido de las líneas vocales de Daniel y Jordi, de nuevo complementadas a la perfección para hacer billar a la banda en una dualidad que se verá potenciada, si cabe, en la extensa y más compleja compositivamente hablando, “Sin in Vain”.  Violencia y brutalidad sin más concesiones nos entregará “Pathfinder”, mientras que la épica y el lado más folk de la banda se revelará en “Revenant” como una buena despedida para lo que podemos declarar que se trata de un álbum completo y redondo, digno de ser exportado con orgullo y lleno de un futuro europeo más que interesante para RAVENBLOOD.

RAVENBLOOD son:

Daniel P. – Voz
Jordi M. – Guitarra y voces
Jose Luis G. – Guitarra
Raul R. – Bajo
Daniel ‘Ecu’ O. – Batería

TRACKLIST:

01- Lid of Oblivion
02- King Among Slaves
03- Ghost’s Pride
04- The Hissing
05- Hanging Over The River
06- Shades
07- Relief
08- Pathfinder
09- Sin in Vain
10- Revenant

Puntuación: 8/10

Discográfica: Independiente

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos