SAVAGE BLADE – WE ARE THE HAMMER

Descripción

Un poquito de heavy metal canadiense es el que nos llega con el debut discográfico sin precedentes de los Savage Blade (nombre que ya nos induce a darlos una escucha indiferentemente del género que practiquen…), una joven formación fundada en el transcurso del 2008 practicantes de un power metal clásico (tan clásico que tengo mis ciertas dudas de cómo se puede calificar a esta banda como power metalera), muy a favor del que se ejecutaba hace años en los vecinos Estados Unidos.

El título de este primer trabajo, no iba a ser menos contundente; nada más y nada menos que “We Are The Hammer”, lo cual se traduce inmediatamente en un segundo punto a su favor bajo un total posible desconocimiento de la formación de Canadá. El plástico se compone por once canciones con una duración de cincuenta y tres minutos de puro power metal.

De una manera explosiva, nos presentan el primer tema que a su vez da nombre al trabajo, “We Are The Hammer”, viene a presentar una asombrosa evolución a lo largo de sus cuatro minutos y medio, si bien nada más empezar ya escuchamos una batería que deja mucho que desear, una voz bastante segura llega para decirnos que será uno de los temas insignia para este debut y es que con un estribillo de esta clase (de los que se repiten hasta la saciedad para ver si nos ha quedado claro), es muy difícil adivinar algo que nos hiciera pensar lo contrario. La parte del solo bastante correcta solamente deja negativo el inciso que proponen para dejar hablar una voz que sale desde el fondo.

“Night of The Blade” cuenta con una relevancia menor, aunque sea de esos cortes en los que de nuevo el título tira mucho (no será ni la primera ni la última vez que una formación lo use). Cuenta con un comienzo sencillo y eficaz de batería a la que se superponen unas guitarras con un carácter similar, bajo un clima inicial tranquilo con un aire épico fácilmente reconocible. Importantes se forjan las partes instrumentales de guitarra, que aun siendo breves son de especial relevancia.

¿Y por que no “Merlín”? Para un tema que nos muestra claramente ritmos de la formación germana Axxis, es algo más vivo que en un principio proponiendo algún cambio tonal interesante y en su momento adecuando en la mitad del tema que viene a hacerse lógico con una rotura del tema (aunque esa parte termina bastante peor de lo que empezó) y de la misma forma plantean un final similar a la introducción.

De sorprendente duración pese a que no sea la canción más larga y creando un clima suave en los primeros momentos, “Willow Run” aporta unos primeros momentos de tranquilidad y sencillez a la obra durante casi un minuto (que irá manteniendo en diversos fragmentos del mencionado tema), lo cierto es que a mi modo de verlo, es una canción que pasa muy desapercibida y que no aporta demasiado a un género así, salvo por la genial interpretación de las líneas vocales.

Por suerte para nosotros, otra gran apuesta en pos de los marcados ritmos será “(In) the Eye of the Storm”; el cual, pese a seguir unas líneas similares a su predecesora, deja esta muy atrás dejando claro que la formación sabe hacer algo más que practicar el típico power metal de toda la vida de Dios, produce incisos en el tema de entradas de voces más altas que perfectamente se responden por las mismas en un efecto muy conseguido.
El tema central de la obra, recibe el nombre de “Stallions of the Highway” y presenta una introducción con mucho gancho; el cual se conserva en el resto del tema perfectamente, la voz va avanzando apoyada en diferentes efectos, como esos coros que entran desde abajo y quedan perfectamente respondidos, pero vaya que como vengo diciendo, con una gran base de guitarras sencillas y clásicas y una voz genial, el tema da mucho de sí.

En el que termine por convertirse en uno de los temas más curiosos de la obra, comienza sonando como arranca el motor de un coche; me estoy refiriendo a “Silver Ghost” con de nuevo un uso exquisito de los coros que ayudan a la voz principal a desenvolverse y tomar otro carácter, pero en definitiva son los cambios de las líneas vocales los que otorguen esa curiosidad al corte.

Otra de las piezas con un aire más desahogado es “Crowfoot”, del cual no diré mucho porque junta el computo de lo que he venido diciendo a lo largo de la crítica, con voces alternas (del mismo vocalista) y ritmos cargados y a su vez marcados que desarrollan la canción.

Con una duración máxima en la obra “Magic of the Night” tendrá partes para todos los públicos, una primera tranquila con esas voces rasgadas y agudas que ya hemos podido ir degustando a lo largo del resto de los temas, y a posteriori otras en las que las guitarras serán clave para definir un estilo que como ya he mencionado más arriba, no nos terminan por dejar bien establecido. La parte central, gusta de un teclado con guitarras que puntualmente despuntan dentro de la más absoluta armonía y sin complicarse, hasta que la canción adquiere velocidad en un instrumental más propia del speed metal (fragmento que me ha hecho considerarla como el mejor tema del disco, en mi humilde opinión).

Casi para finalizar, una solitaria introducción para “The Eagle is Stranded“ en la que las guitarras ofrecen todo lo mejor de sí mismas bajo una base continua y monótona aunque bien jugada para ofrecer una primera parte de canción que se romperá con otra guitarra algo afilada para velozmente introducir la voz tras algo más de dos minutos de instrumental, bajo de nuevo un primer momento de velocidad muy a destacar.

Para despedirnos en su debut, nos dejan una canción a la que han bautizado como “Opus the Fire” que cuenta con unos dos minutos y medio y tiene como protagonista una guitarra electroacústica hasta que entra la eléctrica a defender lo que propiamente es suyo. Tiene partes para todos los gustos, ya que muy gustosamente, esta guitarra inicial mencionada, dialoga de la misma manera con el bajo y con el teclado hasta finalizar el disco.

Como conclusión tengo que decir, que me ha resultado un disco muy desconcertante, no tengo claro la cantidad de veces que habré podido escucharlo en cosa de un mes, pero es un disco que no termina por entrar a la primera ya que os resultará bastante “raro” a la par que complejo. No presenta una línea compositiva clara y mucho menos segura, sino que van agregando al disco lo que ven conveniente en cada momento para dar este resultado, pero en definitiva hay que darle una gran enhorabuena a los canadienses por muchos pequeños detalles que nos han aportado en este; su primer trabajo sin precedentes.

SAVAGE BLADE son:
Nikko Forsberg – Voz
Eric Hoodicoff – Guitarra Rítmica y principal. Batería, Bajo, Coros
Christopher ”Chris” Rand – Bajo, Guitarra, Coros y Teclado.

TRACKLIST:
1 We Are The Hammer
2 Night of The Blade
3 Merlin
4 Willow Run
5 (In) the Eye of the Storm
6 Stallions of the Highway
7 Silver Ghost
8 Crowfoot
9 Magic of the Night
10 The Eagle is Stranded
11 Opus the Fire

Puntuación: 7.2

Discográfica: Pure Steel Records

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos