SILENT MEMORIAL – RETROSPECTIVE

Descripción

Diez años son muchos, pero eso no parece haberle importado a esta banda Suiza de metal progresivo. Silent Memorial regresan en 2009, diez años después de su primer lanzamiento, con un nuevo disco llamado “Retrospective”.

El quinteto suizo nos ha preparado siete nuevas canciones de un metal progresivo bastante estandarizado, con mucho peso en las melodías y un acentuado gusto por los cambios de ritmo. En ocasiones recuerdan a Dream Theater, otras veces se parecen más a los Symphony X de “Candlelight Fantasia”. Sin embargo, Silent Memorial tienen un regustillo añejo que les hace increíblemente agradables al oído.

Como si de un ejercicio preparatorio se tratase, el grupo nos plantea en primer lugar tres canciones de algo más de cinco minutos cada una, en la que nos van mostrando poco a poco su gusto por las melodías, por jugar con los tempos, por las progresiones poco habituales. “Human Mind”, “Differences” y “Fear” desgranan las vertientes más importantes del sonido de Silent Memorial, diferenciándolas entre si y dándonos una idea bastante completa del estilo compositivo del grupo.

Es, como digo, un ejercicio preparatorio para “Retrospective” un coloso de más de veintidós minutos en el que el grupo derriba todas las fronteras y une cada detalle de su sonido en una comunión sonora sorprendentemente amena y sencilla de digerir, en la que pasamos desde pasajes muy melódicos y a medio tiempo en los que podemos disfrutar de la elegancia del quinteto hasta otros pasajes más rápidos y contundentes, con algunos riffs realmente interesantes y con un trabajo impresionante de los teclados y las guitarras. Incluso podremos disfrutar de una curiosa adaptación de la famosísima banda sonora de James Bond.

Después de este enorme tema que divide el disco en dos, nos encontramos con “The Darkest Hour” y “TV World” que vuelven a focalizarse un poco en determinados aspectos del sonido del grupo, mostrando la primera más énfasis en la creación de riffs y en las progresiones y la segunda con mucho más peso en las melodías, aunque mantiene un excelente riff, bastante contundente.

El final del disco lo marca “Lost”, uno de mis cortes preferidos en este trabajo, con una introducción inquietante y una excelente comunión entre las guitarras y los teclados, por no mencionar los sobresalientes arreglos. Me recuerda ligeramente al “Section X” de Beyond Twilight. Sobre saliente Mike Andersson a las voces.

Definitivamente, es un buen disco para los que disfruten del metal progresivo más clásico, a pesar de la contradicción.

Puntuación: 7,8

<< volver a discos