MASTERPLAN – AERONAUTICS

Crítica

Cuando en enero de 2003 salió el primer disco de los alemanes Masterplan había bastante revuelo por ver lo que eran capaces de hacer los dos pilares del grupo, los ex-Helloween Uli Kusch y Roland Grapow, dicho revuelo y expectación se vieron mas que recompensados con un pedazo de disco como era el homónimamente titulado Masterplan. Buenas composiciones, un trabajo excelente de todos los miembros de la banda del que había que destacar a Jorn Lande a la voz, todo esto se combinó en un disco que era sobresaliente. Tras este debut tan notable los bávaros nos han hecho esperan dos años justos para traernos su nuevo trabajo. La duda que nos puede asaltar en un principio sobre este trabajo es: ¿Estará a la altura del anterior? Y la respuesta sin ningún genero de dudas es que si, e incluso que este nuevo disco supera al anterior que editó la banda.

En este nuevo trabajo la banda sigue con el sonido y la fuerza que le imprimieron a su debut, eso sin contar la calidad técnica de sus miembros: Jorn mantiene esa voz tan característica; las guitarras siguen la línea marcada por su debut si bien sus partes están mas elaboradas, con melodías tanto rápidas como más pesadas, se desenvuelven a la perfección; la batería tiene a buena nota mas que asegurada con el trabajo de Uli, el bombo y los platos están en su justa y eficaz medida; los teclados han cobrado mas presencia sobretodo a la hora de darle un poco de atmósfera a algunos temas como pudiera ser “Wounds” o a modo de introducción como en “I’m Not Afraid” o “Crimson Rider”; lo único que se echa mas de menos es el bajo que a pesar de ello cumple correctamente su función.

El disco abre con “Crimson Rider”, tema que tiene un inicio instrumental que da paso a todos los instrumento, temas bastante rápido y con cambios de ritmo constantes, en el que las guitarras demuestran todo lo que valen. Un tema ideal para abrir el álbum y que da paso al que es el primer single “Back For My Life” este tema es mas lento que el anterior, aquí los teclados si se dejan ver en condiciones a pesar de ser mas lento no pierde la fuerza del primer corte en absoluto y enlaza con “Wounds”, un tema rapidito y menos, digamos… oscuro, gracias en parte a los teclados.

“I’m not afraid” y “Headbanger’s Ballroom” son los temas mas flojillos del disco sin ser malos no llegan a la fuerza o garra que tienen los demás cortes del disco, El primero empieza de manera bastante suave y va cobrando energía hasta el final. El segundo tiene un inicio muy muy parecido a “Crystal Night” de su anterior disco
Es un tema que se mantiene en la tónica del anterior.
“After This War” es la balada del disco por llamarlo de alguna manera a este tema que es él más tranquilo de todo el álbum bastante buena y no es muy lenta que digamos.
En “Into The Arena” vuelven a ganar fuerza tras el pequeño “paréntesis” de los dos temas anteriores, en este tema Jorn da lo máximo a las voces ,una batería que se luce y teclados que también se hacen notar.
“Dark From The Dying” es un temas mas o menos en la línea de “After This War”.
“Falling Sparrow” es otro de los temas importantes del disco (como si solo hubiera dos o tres) un tema bastante dinámico que va ganando enteros conforme se acerca el estribillo .Y se cierra con “Back In The Burn” un tema reúne todas las características que tienen las demás canciones : partes rápidas, lentas , con mas caña , un pedazo de tema que pone el broche final a un disco como la copa de un pino y que está como poco a la misma altura en cuanto a calidad que su predecesor, y que para mí está por encima.

Masterplan:

– Jorn Lande – voz
– Roland Grapow – gutarras/coros
– Uli Kusch – batería
– Axel Mackenrott – teclados
– Jan S. Eckert – bajo

01. Crimson Rider
02. Back For My Life
03. Wounds
04. I’m Not Afraid
05. Headbanger’s Ballroom
06. After This War
07. Into The Arena
08. Dark From The Dying
09. Falling Sparrow
10. Black In The Burn

Puntuación: 9

Autor: David Sánchez

<< volver a discos