STEVEN WILSON – THE RAVEN THAT REFUSED TO SING

Crítica

Pocos artistas han tenido un impacto tan grande como  Steven Wilson en la historia reciente de la música. Su trabajo como compositor, intérprete y productor está presente en decenas de trabajos cada año, convirtiéndolo en uno de los personajes más atareados de la escena. Su anterior esfuerzo en solitario, “Grace For Drowning”, resultó ser una obra maestra digna de considerarse entre los mejores discos de la historia del rock progresivo, una auténtica pieza maestra imprescindible en la estantería de cualquier fan.
Su participación y colaboración con grupos como OPETH u ORPHANED LAND y, por supuesto, su trabajo en PORCUPINE TREE avalan la carrera de un auténtico genio de nuestros días. Obras como “Storm Corrosion” junto a Mikael Akerfeldt ponen de manifiesto, además, un polifacetismo latente en la inmensidad de proyectos que maneja. No escondo, ni esconderé mi admiración por él y si ello me hace parecer menos imparcial, así sea.

Pero lo cierto es que aún estoy por ver un trabajo ni tan siquiera mediocre que lleve la firma de Steven en algún sitio, y dudo que llegue a verlo. Su último esfuerzo en solitario nos llega con el título de “The Raven That Refused To Sing” y pronto nos damos cuenta de que se trata de un trabajo radicalmente distinto a lo que habíamos visto en “Grace For Drowning” o su predecesor “Insurgentes”. Este nuevo disco se muestra pronto como un trabajo más directo, más orgánico, diríamos casi más clásico que sus predecesores. Es un trabajo más corto (solo seis temas) y con una prominente influencia de la primera etapa de KING CRIMSON, grupo del que Steven ha estado remasterizando discos en los últimos años. Sin ir más lejos, la inicial “Luminol” y su arrancada con el abajo nos traen a la mente a Robert Fripp y los suyos. No obstante el disco también refleja influencias de su colaboración con Akerfeldt y por momentos temas como “Drive Home” o “The Holy Drinker” nos recuerdan a las últimas composiciones de OPETH.

Sin embargo Steven Wilson siempre tiene algo que lo hace especial más allá de sus influencias y “The Raven That Refused To Sing”, tema homónimo al disco, es un ejemplo clarísimo de lo que este compositor, productor y poli-instrumentista es capaz de conseguir, además de ser una pieza sublime que parece cambiar con cada escucha, como si se adaptara a nuestro estado de ánimo como un camaleón cambia su color adaptándose al entorno. Se trata, junto a la magistral “The Watchmaker”, del mejor corte de este nuevo trabajo.

Mucho menos enrevesado y quizás con menos profundidad que “Grave For Drowning”, este disco nos muestra un lado más “crudo” de la música de Wilson, permitiéndonos disfrutar de elementos más básicos de una forma mucho más directa, con menos trabajo en la mesa de mezclas y más en el local de ensayo (los solos de este disco son sencillamente asombrosos). Si tuviera que posicionar este trabajo como mejor o pero que su antecesor, lo cierto es que, si bien este nuevo esfuerzo entra con mucho menos esfuerzo y esconde algunos momentos realmente maravillosos, la magnitud de “Grace For Drowning” es demasiado grande como para que “The Raven That Refused To Sing” pueda mantener el nivel.

Dicho esto, que nadie me malinterprete: este nuevo disco es una verdadera “joyita” que merece toda la atención del mundo, pero mucho me temo que la futura carrera de Wilson se verá constantemente a la sombra de “Grace For Drowning”, a pesar de continuar siendo ridículamente asombrosa.

TRACKLIST:

1.- Luminol
2.- Drive Home
3.- The Holy Drinker
4.- The Pin Drop
5.- The Watchmaker
6.- The Raven That Refused To Sign

Han Participado:

Steven Wilson – Voz, Mellotron, Teclados, Guitarras, Bajo en “The Holy Drinker”
Guthrie Goven – Guitarras
Nick Beggs – Bajo, Chapman Stick en “The Holy Drinker”, Coros
Adam Holzman – Teclados, Hammond, Piano, Minimoog
Marco Minnemann – Batería, Percusión
Theo Travis – Flauta, Saxofón, Clarinete
Jakko Jakszyk – Voz adicional en “Luminol” y “The Watchmaker”
Alan Parsons – Solo de guitarra en “The Holy Drinker”
Dave Stewart y London Session Orchestra – Cuerdas
Niko Tsonev – Solo de guitarra en “The Watchmaker (demo)” (Bonus) y guitarra adicional en “Luminol (demo)” (Bonus)

Puntuación: 9.5/10
Discografíca: Kscope Records
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos