TOTAL ANNIHILATION – EXTINCTION

Crítica

El segundo larga duración de los thrash-deathmetaleros suizos TOTAL ANNIHILATION, ha sido bautizado con el nombre de «Extinction» y supone un gran salto cualitativo con respecto a su primera producción «84», que ya analizáramos en su día, logrando una mejor producción y una mezcla mucho más conseguida entre los dos géneros que practican.

Las ideas siguen fielmente la estela que marcó su primer trabajo, hasta la calidad de la portada fielmente estereotipada en los terrenos en los que se mueve la banda y de esta forma han dado luz a una obra de once temas con una duración de cincuenta minutos, en los que todos los instrumentos cumplen un papel fundamental en el desarrollo del trabajo y en el que las líneas vocales se recrudecen de una manera más amable que en el primer disco, en el que primaba la brutalidad antes que el control.

El epílogo se titula «Dear Mum» y son 55 segundos que transcurren entre sirenas, disparos de ametralladoras y las idas y venidas de una persona que va escuchando una cruda realidad, hasta que comienzan los primeros acordes de «Silent Warfare» destrozando todo a su paso, si bien la primera parte no es el punto álgido de la composición si logran meter alguna batería de mucha pegada y una voz desgarradora, que enfatiza el título del corte.

Pasamos al siguiente tema; «Extinction» encargado de bautizar al nuevo trabajo y con una de las intros menos atrayentes de todo el disco de los suizos, sus ritmos están muy controlados pero son totalmente ineficaces hasta que se desdoblan las guitarras y un tremendo alarido comienza la violencia de la canción. La parte central deja ver unos ritmos muy marcados que van a parar en unas guitarras contundentes, que retoman de nuevo una gran velocidad para estallar en mil pedazos.

El bajo comienza «Alone In The Dark», una de las canciones que mejor han sabido explotar en el disco con unos riffs muy pegadizos y sencillos a los que para comenzar adhieren una batería de doble bombo, hasta que realmente comienza la composición  de un tema de puro thrash metal con muchos guiños. Pasan a «Panic» con bastante solvencia, marcando un doble bombo frenético y ofreciendo una lírica que contrasta negativamente con la anterior canción, no han hilado fino en la forma de transmitir este corte, que por otro lado instrumentalmente si han sabido mimar con algunas puntillas en los riffs por ejemplo.

«Verdun» puede llegar a evocarnos una marcha militar presentando algunos toques de los germanos KREATOR, en el corte más largo del plástico en el que aletargan bastante la melodía y ofreciendo una composición que gira sobre si misma, parece celosa de sus propios ritmos y plantea una especie de tubo melódico en cuyo interior aparece una canción, en la que si se han esforzado por incorporar una voz doblada con un potente gutural.

Un tema de pura crítica social es su «Brainless Pigs», fácilmente encasillable en el thrash metal con una intro correosa, sobre la que arrancan los primeros enérgicos riffs sobre una batería que tarda en hacer acto de presencia como se espera de ella, el solo de guitarra aunque corto es de lo más efectivo. Lo siguiente en sonar, será otro de esos cortes que se quedan algo cojos en el disco; «Troops Of Chaos» aparece a caballo con una lírica que no le hace justicia y un formalismo muy simple que debería funcionar perfectamente y que en este caso no lo consigue, salvo por algún interesante coro, o la parte central en la que la canción adopta una mejor tesitura con el solo, sin llegar a estallar.

Un tema curioso en el que habrá una gran libertad de opiniones es «Point Of No Return», ya que la forma de cantar y ese tono que pone la voz no pega ni con cola en el tema, el resto está cubierto con mucha facilidad, pero no va a ser de lo mejor que vamos a encontrar en esta obra, siendo harina de otro costal el caso de «Abyss/Sincerely», con una guitarra que quizás llega a hacerse algo pesada pero mucho más bruta y con mejores ideas que el tema anterior. Una métrica muy acertada del tempo, hacen que sea uno de los mejores temas a nivel melódico.

Para terminar el plástico, la banda nos deja escuchar un bonus track llamado «Black Jack And Nutten», que estalla desde los primeros segundos de canción, en lo que termina siendo una canción muy dinámica, con buenos coros y una velocidad perfecta para su propuesta. Como conclusión, decir que es un disco más que trata el thrash metal con toques death-groove, de una manera bastante ligera, no van a descubrir América a nadie, pero está lo suficientemente interesante como para darle una escucha.

TOTAL ANNIHILATION son:

Daniel Altwegg: Voz
Fernando Ortega: Guitarra
Nicolas Stelz: Guitarra
Ralph Kissling: Bajo
Tizian Blanc: Batería

TRACKLIST:

01 – Dear Mum
02 – Silent Warfare
03 – Extinction
04 – Alone In The Dark
05 – Panic
06 –  Verdun
07 –  Brainless Pigs
08 – Troop Of Chaos
09 – Point Of No Return
10 – Abyss/ Sincerely
11 – Black Jack And Nutten

Puntuación: 7.2
Discográfica: Firefield Records
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos