TRIBULATION – THE CHILDREN OF THE NIGHT

Crítica

TRIBULATION es una banda sueca que, si bien en sus inicios, allá por 2004, se decantó por el Death Metal de corte más Old School, ahora, con su tercer disco de largar duración, “The children of the night”, ha mostrado una evolución muy clara, que acerca su sonido hacia tesituras mucho más fáciles de escuchar, aunque manteniendo las voces guturales. Así, nos encontramos con temas en los que se combinan la velocidad y la oscuridad, las melodías muy logradas en las guitarras y la agresividad en las voces. Todo esto da lugar a diez temas que harán las delicias de quienes tengan la mente muy abierta, pero que pueden resultar decepcionantes para los que busquen solo caña.Tribulation logo

No obstante, en este álbum encontramos también un nivel de calidad muy grande, que puede compensar esa falta de caña, ya que las canciones están muy bien construidas y resultan muy efectivas, e incluso, a veces, casi pegadizas.
Arrancamos con “Strage gateways beckon”, un tema que empieza con unos sonidos que pueden recordar a los de un órgano de iglesia, que nos van introduciendo lentamente en un tema que rápidamente se acelera y gana potencia. Se trata de un tema de mucha agresividad en las voces, pero que en lo que se refiere a la instrumentación resulta muy fácil de escuchar, por la carga melódica que introducen las guitarras. Además, el ritmo que imprime Jakob con su batería guía perfectamente el desarrollo de la canción. Un solo no especialmente técnico pero muy resultón redondea el resultado final.
Seguimos con “Melancholia”, una canción que empieza con un riff muy reconocible y con mucha potencia. La voz y la melodía de la guitarra nos guían a través de la canción, compitiendo entre sí por llamar nuestra atención, y dando lugar a un sonido muy original y conseguido. De hecho, el trabajo que llevan a cabo Adam y Jonathan con las guitarras es de lo mejor del disco.
La siguiente canción es “In the dreams of the dead”, un tema que empieza con suavidad y cierta oscuridad, de manera que nos introduce de forma muy relajada en una canción que muy pronto se acelera de manera vertiginosa. A partir de este momento, la canción se desarrolla con mucha contundencia, con unas melodías muy logradas en las guitarras y unas voces cargadas de agresividad.

Tribulation_Photo_05
Con unos sonidos misteriosos empieza “Winds”, que muy pronto gana contundencia, para después desarrollarse como un tema cargado de velocidad en el que la voz de Johannes resulta lo más destacable, por la agresividad con la que canta. No obstante, la aportación del resto de los músicos también es muy interesante, porque sirve para arropar la voz con unos sonidos muy conseguidos.
Continuamos con “Själaflykt”, un instrumental que funciona a modo de intermedio en el disco. Empieza con tranquilidad, para muy pronto ganar contundencia y densidad. Es una buena manera de recuperar el aliento después de tanta caña, y también de apreciar la calidad musical de los cuatro músicos, a través de una partitura en la que los cambios de ritmo son constantes.
Volvemos a la caña con “The motherhood of God”, un tema que empieza con suavidad, pero que rápidamente gana velocidad, para desarrollarse de manera muy fluida, por parámetros más cercanos a estilos menos extremos del Metal, lo que hace que sea una canción muy fácil de escuchar. Además, tiene algunos cambios de ritmo que enriquecen mucho el sonido.
Con suavidad empieza “Strains of horror”, una canción de inicio épico y que muy pronto gana densidad. A lo largo del tema los cambios de ritmo crean diferentes atmósferas, dando lugar a un resultado final sorprendente, que da lugar a una canción cargada de detalles a los que prestar atención.
También con tranquilidad y un ritmo totalmente alejado del Metal y que más bien parece remitir al Jazz, arranca “Holy libations”, un tema que también gana fuerza después de unos segundos, para acelerarse y desarrollarse con fuerza. Es una canción en la que la melodía contrasta con la desgarrada voz, en otra combinación sorprendente.
“Cauda pavonis” es otro instrumental que nos acerca con tranquilidad hacia el final del disco. Con él se crea una atmósfera tensa, opresiva y casi misteriosa, que demuestra la versatilidad de estos cuatro músicos.
Termina el álbum con “Music from the other”, una canción que arranca con contundencia para, después de un grito de Johannes, desarrollarse con mucha fuerza y agresividad. Es, probablemente, la canción más agresiva del disco, sobre todo en lo que se refiere a la voz, aunque esta está compensada con unos cambios de ritmo que completan el tema y unas melodías que le dan variedad.
Como vemos, TRIBULATION han creado un disco muy completo y original, en el que se alejan de los sonidos más extremos para dejar pasar otras influencias que enriquecen su música. No es en absoluto un mal disco, si no todo lo contrario, uno muy interesante. Sin embargo, puede que a algunos seguidores antiguos de la banda le decepciones un poco.
Pero, aún así, vale la pena escucharlo.

Track list:

1- Strange gateways beckon.
2- Melancholia.
3- In the dreams of the dead.
4- Winds.
5- Själaflykt.
6- The motherhood of God.
7- Strains of horror.
8- Holy libations.
9- Cauda Pavonis.
10- Music from the other.

TRIBULATION son:

Johannes Andersson: Voz y bajo.
Adam Zaars: Guitarras.
Jonathan Hultén: Guitarras.
Jakob Ljungberg: Batería.

Discográfica: Century Media.
Puntuación: 8/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos