U.D.O. – Steelfactory

Crítica

Décimo sexto larga duración de este veterano y legendario vocalista jevi-metalero de Solingen, miembro fundador de ACCEPT, que inició su andadura en solitario hace ya más de 30 años con el fantástico “Animal House” y cuyas principales influencias musicales son los clásicos del rock duro y el metal: Ritchie Blackmore, David Gilmour, Black Sabbath, Led Zeppelin, AC/DC, Judas Priest, Saxon, Scorpions, Motörhead, Kiss… pero también y, por qué no, los pioneros del rock: Beatles y los Stones. Cabría mencionar que Udo ha desarrollado su estilo y ha sido y es la fuente de inspiración de grupos de gran calibre que emergieron y ya se consolidaron en los panoramas heavy, speed, thrash o power metal: Rage, Grave Digger, Helloween, Running Wild, Trivium, Hammerfall y un largo etcétera. 
“Steelfactory” es sucesor del notable “Decadent” de hace tres años y se lanzó el pasado 31 de Agosto al mercado vía AFM Records y Avalon (Japón) en formatos digital, CD, doble Vinilo y otras ediciones que incluyen taza de café de acero inoxidable, tarjeta firmada, cartel, etiqueta y hasta certificado de autenticidad; dando un total de 14 temas de duración muy homogénea (en torno a los 4 minutos), que suman un total de 62 minutos de música.

Con una intro pomposa y solemne se abre la lata con “Tongue Reaper“, que cambia a un ritmo rápido, deslumbrante y explosivo, tipo “Screaming 4 Vengeance”, el cual da entrada a un chirriante grito del pequeño gran hombre que, con su voz rasposa y única, y su gran entrega domina el corte con ese tono característico suyo tan elevado y cortante. El puente viene acompañado de coros y el estribillo me resulta potente y bastante agresivo. Acompañan unos buenos licks de guitarra del ruso Andrey Smirnov (en la onda Metal Heart) que, a la espera de que fichen a un nuevo guitarra tras la marcha de Bill Hudson, ha grabado todas las guitarras del lanzamiento.

La base rítmica la llevan impecablemente Fitty Wienhold a las cuatro cuerdas y Sven Dirkschneider (clon del líder del grupo) a las baquetas, que se consolida con su padre tras dos años de gira con él tocando exclusivamente temas de Accept. Gran tema para abrir tanto el disco como en vivo!!
Le sigue con un riff calcado al “Living for Tonite / Up to the Limit” el single “I Make the Move”, con un amenazante Udo dando la vara y unos impresionantes detalles y efectos de guitarra, que incluyen un tapping que arropa al coro, un pick-scratching que recorre todo el mástil así como un demoledor solo.

La tercera pista se presenta con atmósfera oscura y funesta, “The Keeper of my Soul”, la cual tiene un ritmo arábigo lento y una entonación inconfundible, marca de la casa (de papel de lija, se podría decir) del comandante Dirkschneider, que va a contrastar con el estribillo, limpio y a varias voces que, extrañamente y, pese a su lentitud, se te mete en la cabeza y no puedes dejar de corearlo… uohh, uohh, uohhh!!!.
A renglón seguido y cambiando el tercio nos encontramos con la rockera “In the Heat of the Night”, gran pieza que está sustentada por otro gran trabajo del guitarrista ruso a las seis cuerdas, tanto en la dulce melodía, como en el bonito arpegio y en los interesantes arreglos del cadencioso fraseo. También es destacable su bridge y su estribillo realmente pegadizos, que versan sobre las movidas que acontecen de noche, así como el brillante final aderezado con guitarra flamenca.
A continuación viene también con aires del desierto “Raise the Game”, con un riff cercano al “Balls to the Wall”, cuyo texto es narrado de forma muy tenebrosa y los licks de guitarra tienen un aire al “Son of a Bitch”.

La siguiente, “Blood on Fire”, es también oscura y penetrante, dado que Udo la canta de forma íntima pero, a pesar de ser otro medio tempo plomizo, no está exenta de caña y destaca por contener una sorpresa inesperada que viene dada por el metal tango (“La Cumparsita” de Carlos Gardel) que se marca Andrey en su solo.
Al galope y sin concesiones como “TV War” empieza el primer sencillo “Rising High”, tema cabalgante muy semejante al del “Russian Roulette” y que es de lo mejorcito que contiene el LP.
Justo en el ecuador del lanzamiento y con gran carga a la base rítmica, nos encontramos con “Hungry and Angry”, una canción que puede recordar a AC/DC o a los Judas, pero con el inconfundible estilo vocal, alternando partes casi habladas con otras más estridentes, del frontman alemán y contando con otro fantástico y afilado solo de guitarra de Smirnov.

El clip oficial del disco es “One Heart, One Soul”, otro medio tiempo pausado con punteo morisco, bonita melodía, licks muy Accept y un destacable y mega-adherente estribillo con apoyo lírico que, sin duda, hará las delicias de una audiencia en vivo.
Arranca sinestro y nocturno “A Bite of Evil”, track de temática licantrópica y largo como ninguno, único que rebasa los 5 minutos de duración, y el cual me recuerda mucho al acechante “Holy” (también de Udo) y es el que menos me ha gustado del disco: lento, tenebroso, pesado, con poca pegada y que, pese a que gana intensidad en puente y estribillo, no termina de elevarse con ese punteo frío y profundo un tanto monótono y carente de agudeza.

Le sigue la vacilona “What a Hell of a Night”, bonus track de la edición japonesa, canción con mucha marcha y melodía donde rechina la voz del coronel Dirkschneider sin remisión y la banda se muestra cohesionada y sin fisuras. El solo es variado y efectista (muy Wolf Hoffman) y su final en fade-out.
Ya en la recta final del álbum, la vertiginosa “Eraser”, rápida como el “Breaker”, con un doble bombo a tope, afilados arreglos, unos punteos ácidos y acelerados que le da un gran empaque y mucha garra, así como un coro, que es simple pero muy efectivo. Contiene un buen interludio preparatorio para un nuevo lucimiento del Sr. Smirnov en otro solo intenso y brutal. Tremendo tema!!
Bajando de nuevo el pistón, comienza otra narración sosegada y muy cantable en “Rose in the Desert”, que tiene gran protagonismo de la base rítmica. El track crece en el puente y el estribillo, que vuelve a ser muy meloso.

Para cerrar la obra, suenan las acústicas de sabor añejo, en un remake tal vez a medio camino entre “Amamos la Vida” y “Winter Dreams”, en la evocadora balada “The Way”, donde Udo nos hace un recordatorio, mirando en su interior, de sus orígenes, su música, dándonos toda una declaración de principios para continuar como siempre lo ha hecho y darlo todo. Como el mismo dice: “Léeme como un libro abierto. Mi voz se hace más vieja, mi mente se queda joven. Tan orgulloso que lo hice a mi manera, es el camino al que pertenezco”.
En efecto, Herr Udo Dirkschneider, ese dinosaurio del metal, personaje realista, carismático, trabajador incansable durante 40 años, persistente y obsesionado en crear medios tiempos hipnóticos y, tal vez, predecibles, que nos puede parecer un tanto desfasados y repetitivos pero que, desde mi punto de vista, no ha sacado todavía un disco malo; ha vuelto a dar una nueva lección de maestría y oficio y así…en este último trabajo puedes encontrar cortes emotivos, melódicos, de calidad y con mucho gancho que, sin duda, te harán mover la cabeza, llevar el ritmo con los pies o tararear los estribillos casi casi desde la primera escucha.

La fábrica de acero sigue funcionando a pleno rendimiento con la finalidad de ampliar su excelente discografía y dispuesta nuevamente a capturar tu corazón de metal con este disco variado, sólido, enérgico y atemporal.
¿Que más puedo decir? Pues que me encanta UDO y que, por mi parte, espero tener salud y disfrutar de estas canciones en directo en un futuro no muy lejano XD.
La mezcla, masterización y excelente producción corrió a cargo de Jacob Hansen (Volbeat, Doro, Epica) en sus estudios del sur de Dinamarca, el cual ha conseguido un sonido natural, potente y artesanal. La sección fotográfica la llevó a cabo Aleksander Grigorev y el artwork de la portada, que hace referencia perfectamente a esa factoría del acero que representa este pequeño tanque de metal germano, ha sido realizado por el contrastado diseñador gráfico y animador Diego Verhagen (Megadeth, Accept).

UDO son:

Udo Dirkschneider: voces
Fitty Wienhold: bajo
Andrey Smirnov: guitarras
Sven Dirkschneider: batería

Listado de Canciones:

1. Tongue Reaper 
2. Make the Move
3. Keeper of my Soul
4. In the Heat of the Night
5. Raise the Game
6. Blood on Fire
7. Rising High
8. Hungry and Angry
9. One Heart One Soul
10. A Bite of Evil
11. What A Hell Of A Night [Bonus Track]
12. Eraser
13. Rose in the Desert
14. The Way

Nota: 9 / 10
Discográfica: AFM Records / Soulfood Music

Autor: Francisco Rodriguez Belmonte

 

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
https://metalcry.com/discos/u-d-o-steelfactory">
Twitter
<< volver a discos