VINDICTIV – VINDICTIV

Crítica

Corren buenos tiempos para los amantes de lo progresivo. Si bien la década de los noventa fue claramente marcada por la ingente cantidad de grupos de power metal que llenaron la escena y de los que el tiempo fue seleccionando aquellos merecidamente perdurables, se podría decir que esta nueva y primera década del año 2000 ha sido la del rock y el heavy progresivos, de corte elaborado y propuestas musicalmente muy interesantes.

Muchas son las bandas que se han ido uniendo a padres consagrados como Dream Theater, Symphony X o Spock’s Beard por poner algunos ejemplos y todas y cada una de ellas han experimentado sus dotes en diferentes campos de este amplio y poco definido estilo musical. Pero progresivo, a veces, no viene a ser sinónimo de original o no necesariamente debe desembocar en una música compleja y difícilmente digerible. A veces se conforma con navegar en los puntos intermedios que surgen de la plasticidad de otros estilos ya consagrados y es en este marco (que bien podría ser el de un heavy clásico pero elaborado) donde aparece la nueva propuesta o proyecto del guitarrista Stefan Lindholm, VINDICTIV.

En el álbum homónimo de debut de esta nueva formación se nos entrega una buena dosis de heavy melódico con elementos de a.o.r. encauzados hacia una propuesta musical eminentemente progresiva y de gran teatralidad. No en vano encontramos el disco plagado de enormes y rápidos solos de guitarra y teclado, muy limpios dentro de unas estructuras que en su mayoría recuerdan desde unos limpios Symphony X ( a claras referencias a Meat Loaf en una versión mucho más heavy.

De obligado cumplimiento es nombrar, en alguna parte de esta review al maestro de la guitarra Yngwie Malmsteen. Los rápidos solos de guitarra de Stefan beben directamente de sus dedos y si por si eso no fuera poco contamos, a las voces, con su vocalista habitual, Goran Edman, que realiza un trabajo impecable en cuanto a profundidad y desarrollo de los temas.

Destacar temas resulta muy difícil en un disco que no desmerece un ápice de un tema a otro a lo largo de los 10 cortes del mismo. En todos ellos destacan sobre todo las combinaciones de teclados y guitarras, a la perfección combinados para no aburrir ni en un solo momento junto a los magníficos párrafos en constante retroalimentación para mantener la atención en el desarrollo lírico de los mismos. A primera escucha quedarás enganchado del primer tema, “Fool’s Paradise”, que comienza de forma impecable y muy atractiva (que tomen ejemplo los que se empeñan en colarnos “intros” muchas veces innecesarias) y tras su gran estribillo y frases de guitarra, el disfrute viene en un bloque donde quizás se elevan por encima temas como “Caesar’s Commentaries”, el medio tiempo de pesados riffs “Dream’s of a Demon’s Head” donde todo el grupo está sembrado, el precioso ejercicio de escasos 3 minutos de balada intensa en “Hymn to Desdemona” o, el que sin duda aglutina todos los elementos de la banda y cierra el disco con un gran sabor de boca, “Fata Morgana”, que es, simplemente, un gustazo.

Como dije al principio, a veces no se trata de innovar o de llegar a la complejidad suprema sino de hacer bien las cosas, con criterio y sabiendo lo que se hace. Quizás el mercado se acabe saturando y raro sería que entre tanto lanzamiento que se apunte al carro no caigan en nuestras manos multitud de cosas bastante deshechables pero, de momento, no va a ser el caso de VINDICTIV. Rememorando momentos del progresivo y el heavy más clásico nos regalan un disco que no se caracteriza por su originalidad pero que resulta una auténtica delicia de escuchar. Con todos sus elementos plasmados de forma equilibrada y perfecta se te pasará volando y querrás volver a escucharlo.

Tracklist:

1. Fool’s Paradise
2. Caesar’s Commentaries
3. Royal Loo
4. Dreams of a Demon’s Head
5. David’s House
6. A Quiet Life
7. Living Colours
8. Hymn To Desdemona
9. A Second Life
10. Fata Morgana

Vindictiv son:

Goran Edman: voces
Stefan Lindholm: guitarra
Mikael Wikman: batería
Nalle Pahlsson: bajo
Pontus Larsson: teclados
Puntuación: 8

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos