VOLBEAT – GUITAR GANGSTERS & CADILLAC BLOOD

Crítica

Dicen que el tercer disco es con el que un grupo se confirma. Es bastante posible que así sea. Digo esto porque el disco que toca revisar es la confirmación de uno de los grupos que más ha dado que hablar en los últimos años: Volbeat.

“Guitar Gangsters & Cadillac Blood” es su tercer larga duración y la confirmación de un sonido, de un estilo, que se alza sobre los más personales que podemos escuchar hoy en día.

Tras una Intro con un sonido muy western, el grupo se despacha con el tema título de este disco, un corte de puro y rabioso Hard Rock. Un riff pegadizo, una melodía fácil de recordar y un gran estribillo hacen de este corte una baza ideal para el directo.

La mezcla sonora que Volbeat llevan a cabo en su sonido es toda una bomba, uniendo en este disco estilos que van desde el más puro Rock&Roll al Heavy Metal, pasando por el Country, el Groove o el Hard Rock. Con “Back To Prom” el grupo nos presenta un tema corto, de menos de dos minutos, muy directo y divertido, con ritmos que recuerdan a tendencias punk-rock, muy habituales en grupos de nuestro rock urbano nacional, tales como “Los Reconoces”. Un riff sencillo y adictivo y una melodía ultrapegadiza y casi bailable hacen que este tema pueda convertirse en una fiesta en directo y supone además el tema más “diferente” de todo el disco.

Con “Mary Ann’s Place” el grupo ha conseguido uno de los mejores cortes de toda su carrera, dotando al tema de elementos muy propios del Heavy Metal, con algunos riffs verdaderamente potentes, pero también de un alma que rezuma rock por los cuatro costados. La voz femenina que hace aparición en esta canción no hace sino darle aún más juego del que tenía, haciendo que se convierta en una canción elegante y muy adictiva a la par que muy cañera.

“Hallelujah Goat” es uno de los cortes más cañeros de todo el disco, con un riff muy directo y un estilo más agresivo que sus predecesores. La variedad es una constante en un disco que termina volviéndose adictivo hasta cotas insospechadas.

Con la tendencia de los temas anteriores, aumentando la fuerza y la agresividad en cada corte, el siguiente tema es toda una sorpresa; “Maybellene I Hofteholder” es un tema muy rockero, con cierto toque blues y country. Parece sacada de alguna película de hace treinta o cuarenta años. Pronto escucharemos un curioso y adictivo riff para una melodía muy bailable. Es sorprendente como creando una melodía como esta el grupo consigue introducir partes que nos invitan directamente al headbanging.

Y el disco es un suma y sigue de constantes cambios y mezclas de estilos, de variedad, originalidad y creatividad. “We” mantiene la tónica del disco y comienza con una guitarra y una melodía country con una vena muy western. Todo apunta a que el tema iba a continuar así constantemente pero pronto aparece una batería demoledora y un potente riff para darle una nueva dimensión. Manteniendo una melodía de reminiscencias country, el grupo construye un tema de puro rock. Se de mi dependiera, no se perdería un solo concierto, resulta increíblemente adictiva y, sobre todo, muy divertida.

“Still Counting” vuelve a variar el sonido del anterior tema y pasa de ser un corte con tendencias punk-rock a convertirse en un trallazo de puro y rabioso heavy metal, con un riff demoledor y una batería increíble. Y de pronto, vuelve a cambiar. Estos daneses están locos, como diría un orondo amigo de todos nosotros.

“Light A Way” nos devuelve el rock más puro en uno de mis cortes preferidos del disco. Excelente melodía, adictiva y pegadiza. Compositivamente el disco esta lleno de detalles y de giros, lo que se refleja sobradamente en la originalidad y variedad que irradia. En líneas generales es una maravilla en este aspecto, uno de los mejor logrados que he escuchado en mucho tiempo.

“Wild Rover Of Hell” nos llega como un tema más oscuro y directo, con unas importantes influencias de Metallica. De hecho, si Metallica hubieran sacado este tema en su Death Magnetic ahora mismo lo estaría venerando medio mundo. Impresionante el riff, muy buen estribillo y una interpretación perfecta.

“I’m So Lonesome I Could Cry” es indescriptible, mejor os la escucháis vosotros. “A Broken Man And The Dawn” es uno de mis temas preferidos de este disco, muy emotivo, con un gran riff y muy pegadizo.

Nos aproximamos al final de este discazo (vamos a llamarlo como se merece) y Volbeat nos tienen preparado un final explosivo, digno del gran trabajo que han hecho en este nuevo disco. “Find That Soul” comienza con un riff muy cañero y heavy junto a una ambientación realmente interesante. La entrada de la batería presagia buenos momentos de caña y en efecto nos encontramos de nuevo con un tema muy, muy cañero, con influencias de la Bay Area en varios riffs.

Y el disco lo cierra “Making Believe”, un tema bonus en la edición especial. Y os garantizo que merece mucho la pena. Adictivo hasta el límite, con un gran contraste entre música (bastante alegre) y letra (muy melancólica). A la altura del resto del disco, incluso por encima de alguno de los temas normales. Esta es otra mis preferidas.

En resumen, esta es la confirmación de un grupo que nos va a traer muy buenos ratos en el futuro. Un disco pensado para que no puedas dejar de escucharlo. Cuando termina, una fuerza invisible te empuja a darle al play de nuevo. Un discazo que por originalidad, creatividad y variedad se merece estar entre lo más destacado del año. Esto es un “must-have” amigos.

Puntuación: 10

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos