ALESTORM – CAPTAIN'S MORGAN REVENGE

Crítica

Yo-ho-ho y la botella de Ron… Los Piratas del Caribe están de moda. Imagino a los componentes de Alestorm ataviados en sus ropajes de auténtico pirata partiendo desde su Escocia natal hacia alta mar comandando una nave repleta de faldas escocesas, sin velas y con una torre de Marshalls tras el timón.

He dicho sin velas, si. Y es que la fuerza motora que guía al Capitán Morgan en su Venganza no es más que una sabia mezcla de buen heavy metal con tintes folk. Un brebaje que coge elementos del thrash en pequeñas dosis y los cruza con riffs y registros vocales similares a Grave Digger, melodías salvajes y divertidas que bien conocen los fans de Korpiklaani y elementos folclóricos típicos de bandas como In Extremo. Agitemos el cocktail e incluyamos, por aquí y por allá, guitarras que a veces cabalgan sobre los lomos de Manowar, teclados que inspiran momentos épicos sacados de una novela de Rhapsody y la temática pasada por agua salada de los discos de Rolf Kasparek y los suyos y tendremos algo parecido a lo que “Captain’s Morgan Revenge” nos ofrece a lo largo de sus algo más de 40 minutos de duración.

Ni que decir tiene que tal amalgama de influencias carece, en ALESTORM, de cualquier tipo de premeditación previa. Su primer disco de debut, que quizás se muestra algo flojo en el apartado de las guitarras, muestra sin complejos que los escoceses son simplemente así. Se divierten navegando por todo tipo de mares, desde temas rápidos y thrashers que no dan tregua, como “Death before the mast” o “Terror of the high seas” (aquí si que brillan las guitarras), a otros de corte más épico y aventurero como “Over the seas”, “Captain’s Morgue Revenge” o “Set Sail and Conquer”. Y como buenos piratas, en cuanto recalamos en puerto no puede faltar la fiesta y el folclore. “The Huntmaster”, “Nancy the Tavern March” y “Of Treasure” están protagonizados por el sonido del acordeón, algunas flautas y el ritmo que marca el Ron, ya sea sobre la cubierta del barco o dentro de una taberna. Acabamos nuestro viaje con “Wenched and Mead”, ese perfecto tema que serviría para presentar oficialmente a la banda, y “Flower of Scotland”, melodía procedente del folclore patrio de estos bribones de mar y que vendría a ser el homólogo a nuestro “Asturias Patria Querida” en esas noches a altas horas de la madrugada.

En definitiva, un disco divertido, simple y fresco, que, por encima de su corta duración y que carece de todo tipo de alardes técnicos e innovadores (no esperéis la quintaesencia), tiene como principal virtud que, dentro de su registro, no se repite y, por tanto, no cansa. Para pasar un buen rato, que, al fin y al cabo, es de lo que se trata.

Adelante Capitán, contra viento y marea, la aventura nos espera…
Yo-ho-ho… y la botella de Ron.

ALESTORM son:

Christopher Bowes Voz y Teclados
Gavin Harper – Guitarras
Dani Evans – Bajo
Ian Wilson – Batería
Puntuación: 7,25

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos