ANKOR – MY OWN ANGEL

Crítica

En 2008 salía a la luz el primer trabajo discográfico de ANKOR (al amparo de Santo Grial Records), “Al fin descansar”, una obra de power metal muy clásico pero efectivo que, en un grueso resumen, nos presentaba a una prometedora banda con un buen futuro por explotar… Pues bien, ese futuro ha llegado para ANKOR, tras algunos cambios en la formación, como la inclusión de las voces del bajista Julio A. López, las guitarras de Fito Martínez y las baquetas de Jordi Vidal, pero manteniendo la cabeza visible de su compositor y guitarrista David Romeu y la brillante voz de Rosa de la Cruz, los catalanes nos presentan su segundo trabajo discográfico bajo el nombre de “My Own Angel”, tornando sus miras hacia el mercado internacional y cambiando al idioma anglosajón, además de presentando un renovado sonido mucho más europeo y exportable, tal y como iremos viendo a continuación.

Grabado en los estudios Radish Records, donde también Alex Radish ha sido responsable de la mezcla y la masterización, “My own angel” sale a la venta editado por la cada vez más prolífica discográfica The Fish Factory, quien está llevando a cabo una más que potente campaña de promoción para este trabajo. Con todo ello cabe recalcar que ANKOR logra en este nuevo trabajo posicionarse en la nueva oleada de bandas nacionales que profesionalizan todos sus movimientos para dar la cara hacia el exterior, aspecto que logran gracias a una potente imagen de grupo joven, una portada de look atractivo y diferente y un videoclip promocional dirigido por el mismísimo Patric Ullaeus, renombrado director de videoclips para bandas como In Flames, Arch Enemy, Kamelot o Children of Bodom entre muchos otros). La maquinaria, por tanto, ha sido bien engrasada y puesta en funcionamiento. Juzguemos pues, la calidad de sus piezas.

Cómo decíamos al principio uno de los logros más evidentes de “My Own Angel” es el de el lavado internacional que han sufrido las composiciones de ANKOR. Un sonido mucho más limpio, más alejado del tradicional o a veces atropellado power metal nacional, con una mayor presencia del legado melódico que constantemente aportan los tonos medios, agudos y sentimentales de Rosa de La Cruz, siempre a punto y brillante para ser la estrella polar de la banda en todos los temas. Guitarras con más cuerpo y protagonizando melodías fáciles de asimilar y reconocer a la segunda escucha, pero también manteniendo bases rítmicas esenciales procedentes del primer álbum de la banda, así como la importancia que ANKOR le otorga a los colchones de bases del teclado de Javier Casanova, protagonista esencial en algunos de los cortes de este trabajo.

Este es el entramado que se despliega a través de la mayoría de los cortes de “My Own Angel”. Unos ANKOR decididamente mucho más asequibles y europeos, destacando siempre los tonos más cálidos y la cara más pop de la dulce voz de Rosa mientras añaden puntualmente correctos guturales como contrapunto por parte de Julio. Sin duda una nueva cara que es posible que les reste algunos antiguos adeptos, pero que muy probablemente les abra tanto fronteras como lugares y oídos nuevos donde llevar su música, algo que además hacen de forma honestar cometiendo quizás uno de los grandes errores de este disco, que es el mostrar su mejor carta nada más comenzar el mismo. “Remaining”, single del álbum y carta de presentación del mismo, es probablemente también la mejor composición que podemos extraer de este “My Own Angel”, conteniendo todos los elementos que la banda quiere destacar en esta nueva etapa y conjuntándolos en un corte que pronto se convierte en un auténtico hit single. El resto, puntualizando algún que otro interesante corte, va a estar a la sombra de esta canción.

Existen en nuestra escuchas propuestas que compiten con este primer tema en protagonismo como las de “Completely Frozen”, la genial y también única “Reborn” o la más frenética “Against the Ground”, donde el rápido ritmo del estribillo hipnotiza y atrae agradablemente nuestra escucha, otras que se desmarcan con una propuesta más power metalera como la de “Starting Over” (muy bien estructurada y desarrollada), “Awaiting your Awakening” o “No Matter What”, algo más confusas y lineales, los ANKOR más agresivos en “Pride” o la línea más comercial marcada por cortes como el dulce “It would be easier”, potente y grande a las guitarras, pero sin duda enfocado en su desarrollo hacia líneas melódicas y sentimentales muy dentro del metal más mediático, donde ANKOR demuestran encontrarse realmente agusto, algo que podemos volver a ver en la eléctrica balada “My Own Angel”, preciosa y al tiempo contundente y enérgica.

Interesante esfuerzo el de los catalanes ANKOR en este “My Own Angel” donde se nota que han puesto toda la carne en el asador para salir adelante con su música. Quizás el trabajo adolece de encontrarse en un punto intermedio de definición que hace que un 50% del mismo no destaque como debiera, perdiendo eficacia o notoriedad cuando la banda intenta adaptar sus raíces con la nueva dirección aquí. No obstante la otra mitad del álbum (repartida esta a lo largo de todos y cada uno de los temas) brilla con la suficiente fuerza como para que los amantes del metal más melódico y de las voces femeninas más cálidas del metal centren su atención en este destacado lanzamiento. El camino de ANKOR avanza despacio pero con buenos pasos y correcta dirección.

ANKOR son:

Rosa de la Cruz – Voz
David Romeu – Guitarra y voces
Fito Martínez – Guitarra y coros
Julio A. López – Bajo y voz gutural
Javier Casanova – Teclados
Jordi Vidal – Batería

TRACKLIST:

01.  Remaining
02.  Completely Frozen
03.  It Would Be Easier
04.  Awaiting Your Awakening
05.  No Matter What
06.  My Own Angel
07.  Pride
08.  Reborn
09.  Against the Ground
10.  Starting Over

Puntuación: 7

Discográfica: The Fish Factory

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos