ARCH ENEMY – WAR ETERNAL

Crítica

La salida de Angela Gossow de ARCH ENEMY nos cogió a todos por sorpresa. La rubia vocalista, que ha sido santo y seña de identidad de la banda durante la mayor parte de su carrera, decidió desvincularse del grupo en sus tareas de vocalista y frontwoman, aunque sigue ligada a la banda como manager. El carisma de Gossow y su presencia en el escenario habían sido elementos cruciales para el éxito de esta formación y el anunció de su abandono realmente hizo que los fans se preocuparan por qué iba a pasar ahora y quién se iba a encargar de sustituirla. Lo que tampoco sabíamos era que eso ya estaba decidido y que, incluso, el nuevo disco del grupo con la nueva vocalista ya estaba grabado en el momento del anuncio de Angela.

La elegida, seleccionada por la propia Gossow, no es otra que la exTHE AGONIST Alissa White-Gluzz. La capacidad vocal de la canadiense para defender los temas de ARCH ENEMY había quedado más que demostrado en sus lanzamientos con THE AGONIST, pero la posición de vocalista es muy sensible, especialmente en grupos de tanto renombre, y siempre es jugarse las cartas a “todo o nada”. Las dudas que hubiera sobre cómo encajaría Alissa en la formación quedaron despejadas con el primer adelanto del nuevo disco. Pero no nos adelantemos. ARCH ENEMY no solo nos presentan a su nueva vocalista, con una tarea muy complicada, sino que también nos presentan el primer trabajo en estudio del guitarrista Nick Cordle, quien sustituyó a Christopher Amott en 2012 y, por si esto fuera poco, “War Eternal” es el décimo disco de estudio para la banda: una cifra nada desdeñable y que bien merece la presión de ser un trabajo a la altura de las expectativas.

Así que con todo esto a la espalda, la banda sueca nos presenta su nuevo redondo bajo el título de “War Eternal” y lo hace arrancando con una intro bastante melódica llamada “Tempore Nihil Sanat (Prelude in F Minor)”, dando las primeras muestras de un refinamiento en los sonidos más melódicos del grupo, que alcanzan algo que casi podríamos llamar sinfónico o cinemático. En cualquier caso, el disco arranca verdaderamente con “Never Forgive, Never Forget”, un corte directo y sin tapujos que nos presenta un ritmo muy veloz, que rebaja algo sus pulsaciones para el estribillo, permitiendo que este sea fácil de seguir. Es un corte perfectamente diseñado para abrir un disco o un concierto, invitando al headbanging y poniéndonos en situación. Para aderezarlo, un solo bastante melódico que nos deja las primeras muestras de cómo se compenetra Nick Cordle con Michael Amott.

El siguiente corte da nombre al disco y se revela como uno de los temas más destacados del mismo. “War Eternal” nos recibe con un riff poderoso y un ritmo potente que invita al headbanging y crea el espacio ideal para que Alissa White-Gluzz nos de las mejores muestras de su capacidad como “grunter”. Las dosis melódicas y el desarrollo del puente y del estribillo hacen del tema un corte bastante adictivo y con mucho potencial como single.

El disco sigue con “As The Pages Burn” en una línea bastante similar a la de “Never Forgive Never Forget”, con un estribillo bastante coreable, una estructura bastante típica para estos temas del grupo (A-B-A-B-C-B) y un buen trabajo a las guitarras en especial por parte del debutante Nick Cordle. Acto seguido nos topamos con “No More Regrets”, que arranca muy bien con unos arpegios realmente llamativos y un buen riff, acompañandos por un ritmo potente. Pronto hace aparición Alissa, que continúa su trabajo con los guturales sobre unos fraseos de guitarra realmente interesantes, llegando a un estribillo bastante grandilocuente.

Es en este momento cuando le llega el turno al single del disco: “You Will Know My Name” es uno te los temas más adictivos e interesantes de este trabajo y además es el escaparate perfecto para el sonido que ofrece la banda en este trabajo. Y es que ARCH ENEMY no han hecho nada particularmente nuevo con este disco, pero han refinado mucho lo que venían ofreciendo: sus partes melódicas y pseudos-sinfónicas lo son más aún y sus partes más potentes también son más potentes, consiguiendo, además, que la fusión entre ambas sea más natural y efectiva que nunca. El resultado es bastante bueno, con algunos temas realmente sorprendentes e interesantes, como el que nos ocupa.

Con “Graveyard of Dreams” la banda nos ofrece un interludio instrumental bastante melancólico, que nos deja en brazos de la directa “Stolen Life”, un corte potente y sin demasiados aditivos. Es el tema más corto del disco con apenas tres minutos de duración y queda, desde mi punto de vista, bastante ensombrecido por el que sigue. Y es que con “Time Is Black” la banda nos ofrece una de sus composiciones más interesantes y diferentes del disco. Es por este tema y por “Avalanche” por los que decía anteriormente que el grupo incluso ofrecía algunas vertientes “cinemáticas”. Es un buen tema y de los pocos que quizás requieran más de una escucha para disfrutarlos plenamente. De los que más me gustan de este trabajo.

Seguimos con “On And On”, que vuelve a ofrecernos un tema similar al que abre el disco, con una buena Alissa tras el micrófono y la confirmación definitiva de que Nick Cordle es una adición fantástica para la banda. Se trata de un corte que refleja bien la fuerza del grupo y que posiblemente tenga mucha presencia en sus futuros conciertos. Buenos riffs y una Alissa muy potente. “Avalanche”, como ya he mencionado, sigue la línea de “Time Is Black”, aunque desde mi punto de vista con un resultado menos notable.

Llega la recta final del disco y lo hace con “Down To Nothing”, un nuevo tema potente y directo en la línea de “On And On”. Posiblemente sea el tema de estas características que menos me llama del disco. Y por último, el grupo nos reserva la sorpresa de la instrumental “Not Long For This World” como broche. Se trata de un corte de carácter un tanto doom que sorprende por su notable diferencia con el resto del setlist, pero que funciona perfectamente para poner el punto final a este trabajo.

Con War Eternal” ARCH ENEMY nos presentan una re-potenciación de si mismos, mostrando las mismas características y estilo que en sus trabajos más recientes, pero de forma más acertada y mas compacta. Los trabajos de mezcla y masterización, a cargo del últimamente omnipresente Jens Bogren, le dan al disco un sonido final realmente soberbio. Y los dos nuevos fichajes funcionan perfectamente bien en el grupo (incluso diría que mejoran lo que había). Es cierto que no inventan ni incorporan nada realmente nuevo: no se han preocupado demasiado por sorprender a nadie, pero sí lo han hecho por cumplir con las expectativas. Un buen trabajo.

 

TRACKLIST:

01.- Tempore Nihil Sanat (Prelude in F Minor)
02.- Never Forgive, Never Forget
03.- War Eternal
04.- As The Pages Burn
05.- No More Regrets
06.- Yuo Will Know My Name
07.- Graveyard of Dreams
08.- Stolen Life
09.- Time Is Black
10.- On And On
11.- Avalanche
12.- Down To Nothing
13.- Not Long For This World

 

ARCH ENEMY son:

Alissa White-Gluzz – Voz
Michael Amott – Guitarras,Teclados
Nick Cordle – Guitarras
Sharlee D’Angelo – Bajo
Daniel Erdlandsson – Batería

 

Puntuación: 7,7/10
Discográfica: Century Media
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos