BLACKFIELD – IV

Crítica

BLACKFIELD  regresan dos años después de un fantástico “Welcome To My DNA” y lo hace con la enormísima tarea de presentarnos su primer disco sin ningún aporte compositivo de Steven Wilson. El músico inglés decidió desvincularse de este proyecto hace más o menos un año para centrarse en su carrera en solitario y su trabajo en PORCUPINE TREE, dejando a su compañero Aviv Geffen como único responsable del desarrollo de BLACKFIELD, un proyecto que en el fondo siempre fue más del israelí que de Wilson.

No obstante el genial multi-instrumentista y productor inglés no pudo simplemente abandonar el proyecto de forma absoluta y ha puesto su granito de arena para la creación de este nuevo disco, titulado simplemente “IV”. Un granito de arena que se traduce en la mezcla del disco y en una relativamente significativa contribución instrumental al mismo, aportando su guitarra en varios temas y su voz en unos pocos (casi siempre como acompañamiento a la voz principal).

Con esto sobre la mesa, Aviv no se ha dormido en los laureles para hacer de este disco un lanzamiento especial y ha contado con la colaboración de los vocalistas Brett Anderson, Jonathan Donahue y Vincent Cavannagh para darle un toque especial a algunos temas del cuarto disco de la carrera de BLACKFIELD.

Desde el comienzo con una más que interesante “Pills” nos damos cuenta de que el espíritu progresivo y la influencia de Steven Wilson siguen presentes en este trabajo, pero el sonido general ha dado un giro notable (y por otra parte bastante lógico y casi previsible) bajo la dirección compositiva de Aviv Geffen y eso que “Pills” es sin ningún género de dudas el tema que más se asemeja al pasado de la formación.

Con temas como “Springtime”, “Sense Of Insanity” (realmente bien conseguida, uno de mis cortes favoritos) o “JupiterAviv nos presenta un giro hacia una vertiente algo más luminosa, quizás podríamos incluso decir más amigable del sonido de BLACKFIELD, aportando influencias de ascendencia más pop y pop-rock, resultando que la mayoría de temas de este disco podrían encuadrarse en una suerte de pop-rock progresivo. Una de las principales y más reconocibles influencias de Geffen en este disco es THE BEATLES, cuyo legado tiene un peso descomunal en la construcción de muchas melodías en este disco. Sirva de ejemplo la magnífica “Kiss By The Devil”, la ya deliciosa y ya mencionada “Springtime” o el cierre de este trabajo con la breve pero buena “After The Rain”.

Con temas como “X-Ray” (con Vincent Cavannagh al micro), “Lost Souls”, “Firefly” (con Brett Anderson, este es uno de los temas más eclécticos del disco, con claras influencias de U2, REM e incluso pequeños toques de synth que coquetean con la electrónica) o “The Only Fol Is Me” (una verdadera joyita) este disco tiene argumentos suficientes para considerarse mucho, mucho más que válido, aunque no me cabe duda de que no está ni mucho menos al alcance de todos los oyentes, ya que su fusión de estilos (y la forma de utilizarlos) los convierten en un plato solo para los paladares más dispuestos a experimentar.

La gran pregunta es ¿mantiene este disco el nivel sin la mano compositiva de Wilson? La respuesta debe ser un rotundo sí, aunque ni mucho menos nos encontramos ante el mismo tipo de producto, ni ante el mismo sonido. Sí, son prácticamente los mismos elementos, pero la forma de usarlos es radicalmente diferente y le da un aspecto totalmente nuevo a la música BLACKFIELD.

 

TRACKLIST:

1.- Pills
2.- Springtime
3.- X-Ray
4.- Sense Of Insanity
5.- Firefly
6.- The Only Fool Is Me
7.- Jupiter
8.- Kissed By The Devil
9.- Lost Souls
10.- Faking
11.- After The Rain

 

BLACKFIELD son:

Aviv Geffen – Voz, Guitarra
Eran Mittelman – Piano, Teclado
Seffy Efrati – Bajo
Tomer Zidkyahu – Batería

Han Participado:

Steven Wilson – Voz, Guitarras
Vincent Cavannagh – Voz
Brett Anderson – Voz
Jonathan Donahue – Voz

 

Puntuación: 8/10
Discográfica: KScope Records
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos