CANDLEMASS – KING OF THE GREY ISLANDS

Crítica

Ahora ha llegado el momento de analizar el último disco de una banda mítica, un grupo a medio camino entre el Heavy Metal más clásico y el Doom, considerados casi los padres de este estilo, una formación que puede presumir de haber editado uno de los diez mejores debuts de la historia por allí del año 1986. Me refiero a Candlemass y a su disco de 2007, “King Of The Grey Islands”.

Hace dos años el cantante de su mítico disco “Nightfall”, Messiah Marcolin, volvió a la formación después de varios años para grabar un regreso discográfico muy esperado y que resultó verdaderamente satisfactorio, “Candlemass” era un disco muy duro, con mucha caña, quizás el más “heavy” que han sacado en toda su carrera. El éxito del disco estuvo justificado y algunos de sus temas pasaran a la historia para ser incluidos en futuros “Greatest Hits” (como puede ser el caso de “Black Dwarf”). Sin embargo algún tiempo después, Marcolin anunciaba su nueva “espantada” del grupo. Candlemass se quedaban sin vocalista y querían seguir grabando, así que se pusieron en marcha y encontraron un aliado perfecto en Robert Lowe (Solitude Aeternus).

Con la formación completa Candlemass iniciaron su trabajo en “King Of The Grey Islands” y el resultado es realmente satisfactorio.

El disco arranca con una introducción titulada “Prologue” oscura y muy melancólica, acústica. Bien ambientada e ideal para dar entrada al primer tema del disco:

“Emperor Of The Void” arranca con fuerza y un efecto de distorsión interesante que le da un efecto caótico impresionante. Lo primero que apreciamos es que Robert Lowe encaja perfectamente y tiene una voz ideal para el grupo, potente y personal. Sobre un gran riff y una melodía “made in Candlemass” el tema avanza entremezclando en sus líneas melancolía, fuerza y rabia. El estribillo es fácil de corear lo que convierte al tema en una buena baza para el directo y un posible buen single. A destacar el solo, realmente especial y diferente, como todo lo que hace Candlemass (gracias, sin lugar a dudas, a su líder el genial bajista Leif Endling). Un tema sobresaliente, muy buen compuesto y ambientado. Ideal para arrancar un disco como este.

Para continuar el disco Candlemass han elegido un tema más doomie y melancólico, apoyado en un riff y una base rítmica muy característica, aprovechando muy bien los cambios de ritmo y desarrollando una atmósfera calificable de “claustrofóbica”, en parte gracias a la magnífica interpretación de Robert Lowe. “Devil Seed” es un tema cuyo estribillo te taladra el cerebro y es imposible quitárselo de la cabeza durante un rato. Nuevamente un gran acierto compositivo que da como resultado un tema dinámico y personal. “Of Stars And Smoke” es un tema con una duración considerable (siete minutos) que se apoya en un riff característico del estilo de Candlemass y en una melodía muy inteligente y trabajada. El trabajo compositivo de este tema es excelente y consigue sorprender y mantenernos atentos al tema en todo momento. Creo que funcionaría realmente bien en directo a pesar de que es un tema que no “mete mucha caña”; pero su riff se te graba en el cerebro y la melodía del estribillo es impresionante. Un tema sobresaliente que cuenta además con un solo terriblemente bueno. Uno de los mejores temas del disco, digno del grupo que lo firma.

Parece ser que este año los buenos temas no vienen solos y a “Of Stars And Smoke” le sigue otro de los mejores temas del disco, sino el mejor, “Demonia 6”. En esta ocasión no se puede decir que el tema se apoye principalmente en alguno de sus elementos, ya que todos encajan a la perfección y forman un conjunto realmente bueno, dónde la combinación de riffs y la línea melódica del tema crean un ambiente tétrico, casi místico, que te atrapa y te impide alejarte. Una excelente composición (¡otra más!) que sabe encontrar el punto justo entre un tema muy bien estudiado y complejo pero sin olvidar añadirle esa dosis de garra tan necesaria. El solo es realmente bueno y tiene unas influencias tapadas que descienden directamente de un sonido casi “bluesero”. Sobresaliente para el trabajo de Rober Lowe en este tema. Enorme. A “Demonia 6” le sigue “Destroyer” un tema con un sonido que se me antoja algo a medio camino entre “Dactylis Glomerata” y “Candlemass”. El tema está en la línea del disco y tiene unos cambios de ritmo y una colección de riffs realmente interesantes, pero se ve un poco eclipsado por sus dos predecesores. Un gran tema, con mucha garra y fuerza, pero que puede pasar algo desapercibido a pesar de que sus casi ocho minutos de duración esconden un trabajo tremendo. Para mi gusto le sobra por lo menos un minuto, pero se trata de una canción con una muy buena sección instrumental, lo que la hará más entretenida para muchos.

“Man Of Shadows” es una canción con mucha fuerza. El riff tiene ese toque especial de Candlemass y el conjunto con la melodía esta en la línea del disco. Lo que más me gusta de este tema es el trabajo de Jan Lindh a la batería. Antes del solo el tema “corta” de golpe toda la caña para dar entrada a una parte melancólica, melódica, calmada, que introduce un solo absolutamente esquizofrénico, acompañado de una contundente base rítmica. Para mi es uno de los mejores solos del disco, sino el mejor. La entrada de la voz después del solo hace totalmente evidente un cambio en la estructura del tema, dotándole de un dinamismo tremendo y permitiendo a Robert Lowe exhibir sus cualidades. Esta banda forma un conjunto instrumental muy sólido, que se acopla perfectamente apoyando la voz de Lowe. El segundo solo es mas “heavy” y está cargado de sentimiento; se realiza sobre la voz de Robert alejándose para terminar abarcando toda la escena hasta el cierre de la canción. Sobresaliente. Con “Clearsight” el grupo consigue volver a sorprender y atrapar al oyente. Se trata de un tema agresivo y envolvente, oscuro, duro. Se apoya mucho en la sección rítmica y en la fuerza del riff principal, creando un camino bien definido para la interpretación de Lowe, que hace un papel excelente en un tema que se convierte paso a paso en una red ineludible. Hacia la mitad del tema, una parte ambiental nos pone la piel de gallina, manteniéndonos en vilo con una elegancia macabra, justo antes de la entrada de los instrumentos. Quizás este no sea el tema que mejor se amolda a la voz de Robert, pero le deja poco espacio para “jugar” lo cual no solo evita que desencaje sino que consigue que destaque. Un gran acierto compositivo. “The Opal City” es un corte instrumental que sirve de introducción para lo que viene a continuación. Crea una buena atmósfera pero no tiene mucha chicha en su minuto de duración. Una introducción bien hecha sin más.

Para cerrar el disco Candlemass ha reservado el tema más largo y uno de los mejores, “Embracing The Styx”. Con sus casi ocho minutos y medio de duración, el tema transcurre manteniéndonos atentos a cada movimiento, a cada nota, a cada sonido. Compositivamente es un tema complejo y muy estudiado, cuenta con una gran conjunción de riffs y melodías y una interpretación excelente. El tema es ideal para la voz de Lowe y el trabajo al bajo de Leif es, como siempre, buenísimo. Oscuro y con fuerza, el tema tiene además una buena e interesante letra. Si tuviéramos que incluir un tema de este disco en un recopilatorio, sería difícil escoger entre este y “Demonia 6”. El trabajo de las guitarras de Lasse Johansson y Mappe Björkman es realmente acertado y la ambientación que se consigue con los cambios de tiempo y la combinación de riffs envuelve todo el espacio de forma sobrecogedora. En definitiva, se trata de un tema que tiene todo lo que podríamos esperar de un grupo como Candlemass. De nuevo, un sobresaliente.

Para terminar me gustaría destacar la labor de Robert Lowe en este disco, estrenándose como vocalista de Candlemass por la puerta grande. También es digno de elogio el trabajo del batería Jan Lindh y el magnífico papel que ha hecho Leif Edling en la composición de los temas y en su interpretación al bajo. Una compra segura para cualquier fan del grupo y del estilo.
01. Prologue
02. Emperor Of The Void
03. Devil Seed
04. Of Stars And Smoke
05. Demonia 6
06. Destroyer
07. Man Of Shadows
08. Clearsight
09. The Opal City
10. Embracing The Styx

Candlemass lo componen:
Robert Lowe – Voz
Mats «Mappe» Björkman – Guitarra rítmica
Lars «Lasse» Johansson – Guitarra solista
Leif Edling – Bajo
Jan «Janne» Lindh – Batería

Puntuación: 9

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos