CANDLEMASS – PSALMS FOR THE DEAD

Crítica

Enfrentarme a este disco es un trago agridulce para mi. CANDLEMASS han sido durante años uno de mis grupos favoritos, una de esas pocas bandas de las que me gusta toda la discografía, un grupo que me ha acompañado en toda suerte de momentos y en cuya discografía siempre he encontrado esa pieza musical que me hacía falta. Los suecos forman parte de mi olimpo particular y siempre será así, por eso un nuevo disco suyo es siempre un placer. Sin embargo este trabajo en particular es duro: CANDLEMASS no volverán a presentarnos un disco en estudio y, poco a poco, irán desapareciendo de la escena, hasta su disolución definitiva. Al menos esa es la intención expresada por su bajista y líder de la formación Leif Edling.

Con “Psalms For The Dead”, la que posiblemente sea la banda de Doom más grande de la historia parece querer cantarse su propio Réquiem. Desde su debut en 1986 con “Epicus Doomicus Metallicus”, la banda sueca ha explorado todas las vertientes del Doom clásico, con discos y temas más pesados y otros más próximos al heavy metal tradicional. Discos como “Nightfall”, “Dactilys Glomerata”, “Candlemass” o el más reciente “Death Magic Doom” son solo algunos ejemplos de lo que esta formación es capaz de hacer.

La noticia de que “Psalms For The Dead” posiblemente sea su último disco de estudio es toda una sorpresa también porque el grupo parecía haber encontrado cierta estabilidad con la inclusión de Robert Lowe a las voces. Discos como “King Of The Grey Islands” y “Death Magic Doom” parecían avalar el buen trabajo del grupo y del vocalista. Sin embargo poco después de grabar este nuevo disco y anunciar sus tristes planes de futuro, CANDLEMASS prescindían de los servicios de Robert Lowe, reclutando a Mats Levén para hacerse cargo del micrófono durante esta gira. Sin embargo, una vez con el disco en la mano no vale la pena seguir lamentándose y es mejor centrarse en un trabajo que fácilmente podría contarse entre los discos más completos de la banda.

Psalms For The Dead” arranca avisando desde el principio de sus intenciones, con un trío de temas que resumen el estilo y la capacidad de la banda: “Prophet”, “The Sound Of Dying Demons” y “Dancing In The Temple (Of The Mad Queen Bee)” nos presentan riffs de todas las formas y colores, a distintos tempos, afilados y pesados a partes iguales; solos marca de la casa y esas melodías inconfundibles que son una seña de identidad para el sonido del grupo. La operística voz de Lowe le sienta genial al sonido del grupo y temas como “Waterwitch” (uno de los cortes más netamente Doom y oscuros del disco) adquieren una dimensión extra gracias a él. Es precisamente este tema el que marca el inicio de la mejor parte del disco, con cortes como “The Lights Of Thebe”, el tema-título “Psalms For The Dead” o “The Killing Sun”.

Pero sin duda es el final de este plástico con “Siren Song” y “Black As Time” lo que más y mejor recordaremos casi todos. “Siren Song” es una de esas composiciones únicas que tienen una magia particular que las hace irresistibles. Quizás se deba al Hammond de Per Wiberg, invitado para este tema y reclutado para encargarse de las teclas en directo. Por otro lado, “Black As Time” es una pequeña obra maestra del Doom en la que CANDLEMASS ponen toda la carne en el asador y entonan su particular canto del cisne con una profunda reflexión sobre la crueldad y la inexorabilidad del tiempo. “Time is the sound of destruction, a faceless conqueror, the master of Doom”.

CANDLEMASS  se van con un éxito, con uno de sus mejores discos y arrancando una gira con una de las mejores formaciones, sino la mejor, de su historia. Yo no pienso perdérmelos. Os aconsejo que vosotros tampoco lo hagáis.

 

TRACKLIST:

01.- Prophet
02.- The Sound Of Dying Demons
03.- Dancing In The Temple (Of The Mad Queen Bee)
04.- Waterwitch
05.- The Lights Of Thebe
06.- Psalms For The Dead
07.- The Killing Sun
08.- Siren Song
09.- Black As Time

 

CANDLEMASS son:

Leif Edling – Bajo
Mats “Mappe” Bjorkman – Guitarras
Lars “Lasse” Johansson – Guitarras
Jan Lindh – Batería
Robert Lowe – Voz, deja el grupo tras la grabación del disco.

 

Puntuación: 9,7
Discográfica: Napalm Records
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos