CHRIS CAFFERY – HOUSE OF INSANITY

Crítica

House of Insanity es el título del nuevo disco de Chris Caffery. El guitarrista nos presenta su tercer disco en solitario, un trabajo que nos llega como un regalo para los fans de Savatage. Con la formación norteamericana parada y más muerta que viva tan solo los lanzamientos de Jon Oliva’s Pain servían de placebo, hasta ahora.

Y es que Chris Caffery nos ofrece en este plástico trece temas de los cuales diez tienen un sonido bastante próximo a lo que podría esperarse de Savatage. “Seasons Change” y “House Of Insanity” no hubieran sido extraños en los discos post “Dead Winter Dead” como tampoco nos hubiera extrañado encontrarnos con “I Won’t Know” o “The Fleas”.

No es raro que muchos riffs y solos de este disco tengan el color que tienen, considerando que Chris Caffery ha sido guitarrista de Savatage durante catorce años, pero lo que si llama más la atención son las líneas vocales y las similitudes compositivas en cuanto al estilo.

“House Of Insanity” es un disco bastante directo, apropiado para escuchar con la intención de pasar un rato entretenido y del que se pueden sacar algunos temas para recopilatorios, paseos en coche y demás menesteres, pero también es un album al que se le puede prestar atención y descubrir detalles que de otra forma habrían pasado desapercibidos. Creo que si Savatage sacasen un disco ahora no tendría un sonido muy diferente de lo que nos encontramos en este redondo. La producción, los ritmos, las melodías y las estructuras son una herencia muy evidente de discos como “Gutter Bullet”, “Edge Of Thorns” y “The Wake Of Magellan”.

“Madonna” es uno de los temas que más se distancia del sonido Savatage que inunda este disco y a pesar de ello no consigue desprenderse completamente de su sombra. Se trata de un medio tiempo con una interpretación excelente a las seis cuerdas, buena en la batería y el bajo y algo por debajo del resto del disco a nivel vocal. El tema tiene feeling y suficiente gancho para resultar una escucha agradable y un pequeño descanso después de los cuatro primeros temas. El solo final es sencillamente un genialidad.

“Big Brother” recupera parte del sonido Savatage que abandonamos en “Madonna” y “Backs To The Wall” vuelve a encuadrarse de lleno en la onda de las cuatro primeras canciones de este trabajo en lo que a sonido se refiere, ya que lejos de ser un tema rápido y directo, “Backs To The Wall” es un corte que podría denominarse como un medio tiempo épico de los que Savatage nos ofrecía en sus últimos trabajos. De nuevo y al igual que a lo largo de todo el disco, la guitarra de Chris tiene el máximo protagonismo y la mejor interpretación también en este tema.

“Solitaire” es uno de los temas más Savatage del disco, con unos teclados que sin duda nos recordarán tiempos mejores y un juego de riffs tan característico que nos harían poner las dos manos (por no nombrar partes más sensibles) en el fuego a que ha salido de algún disco de Savatage.

“I’m Sorry” vuelve a ser un tema más relajado en su tempo y, al igual que “Madonna”, se aleja algo de ese sonido Savatage. Ahí acaban los parecidos con “Madonna”, puesto que “I’m Sorry” es un tema mucho más visceral y oscuro que aquel y con más peso de Savatage que “Madonna”. “Shame” es uno de los temas con un sonido más alejado a Savatage del disco, con un sonido que por momentos recuerda a los primeros Queensryche y que nos trae a la cabeza muchas bandas de Hard Rock de los ochenta.

“Winter In Hamburg” vuelve a ofrecernos un sonido muy cercano a Savatage, además de ser uno de los mejores cortes de este plástico, un corte relajado, casi una balada con una excelente interpretación a la guitarra acústica y unas líneas vocales bastante bien conseguidas. Compositivamente se encuentra entre lo más destacado del disco, con una gran melodía como bandera.

“No Matter What” se aleja en algunos aspectos del sonido habitual en este disco, manteniendo sin embargo suficientes elementos reconocibles y, a decir verdad, pasa más bien desapercibido en un disco que tiene temas bastante mejores (aunque menudos guitarrazos se gaste el amigo Caffery…). La guinda final nos la deja “Get Up Stand Up”, con seguridad el corte menos Savatage de este trabajo y que llama la atención por lo distinto de su sonido.

En resumen, este es un buen disco, perfecto para los fans de Savatage y un paso más en la carrera en solitario de Chris Caffery, que con este suma ya tres discos a un nivel cuanto menos notable.

Puntuación: 7,7

 Autor: David Rodrigo (Coon)
<< volver a discos