CIRCUS MAXIMUS – HAVOC

Crítica

Esta no va a ser una review fácil de escribir. CIRCUS MAXIMUS son una banda que he seguido con mucho cariño desde sus inicios y que tiene en el mercado tres discos realmente buenos que me encantan. «Isolate» fue pura magia y «Nine» confirmó a una de las bandas más prometedoras de la escena progresiva, por eso me va a resultar un poco difícil decir lo que tengo que decir de su inminente «Havoc«.

unnamed

El que será, el próximo día 18, el cuarto largo de CIRCUS MAXIMUS es, indiscutiblemente, su peor trabajo. Lo es por varios motivos, pero el primer «bajón» nos lo llevamos muy pronto, al comprobar la evidente evolución del grupo hacia un terreno sonoro que poco o nada tiene que ver con lo anterior. Dejando de lado sus raíces progresivas casi por completo, la banda busca en este disco un sonido que juega con el pop-rock alternativo, con un rock industrial claramente influenciado por Marilyn Manson, con elementos electrónicos y con una influencia importante de MUSE (algo que a priori no tendría porqué ser en absoluto negativo, pero que sencillamente no funciona en este trabajo.

El disco lo abre «The Weight«, que fue single del disco y que muchos ya habréis escuchado. No es un mal comienzo. Sin llegar al nivel de otros tema que vimos en el pasado, este corte aún conserva algo de la esencia progresiva de la banda, aunque pronto apreciamos un giro hacia sonidos que beben claramente de MUSE en las partes más melódicas y de bandas como PERIPHERY en las más cañeras. Uno se pregunta si el éxito de estas bandas recientemente habrá tenido algo que ver en el enfoque general de este sonido. En cualquier caso estamos ante un tema correcto, con algunas partes bastante bien llevadas, con un buen estribillo y un solo bastante decente, al que la principal pega que le encuentro es que se regodea demasiado en si mismo y acaba repitiéndose un poco hacia el final. Quizás sea demasiado largo para su propio bien.

Si el disco mantuviera un nivel y sonido similar al de este tema lo cierto es que el impacto no habría sido tan fuerte y estaríamos hablando simplemente de un cambio de estilo o dirección y posiblemente el disco se habría beneficiado. Pero como podemos comprobar muy pronto con los siguientes cortes, la banda ha buscado un giro aún más radical. «Highest Bitter» lleva este cambió sonoro más allá y, a pesar de un buen comienzo, una gran labor al bajo y un estribillo decente, lo cierto es que el tema resulta algo insulso mirado en conjunto. Se hace repetitivo y cargante. Le sobra la mitad de su minutaje, y eso que solo dura cinco minutos. Eso sí, al césar lo que es del césar, tiene una melodía muy bien trabada justo antes del segundo estribillo y el solo es interesante.

«Havoc» da nombre al disco y ocupa el tercer puesto en el tracklist. Es, posiblemente, uno de los temas que menos aprovechables me parecen en el disco. «The Weight» me parece, en general, un buen tema y «Highest Bitter» tiene algunas buenas ideas y si fuese más corta sería una pieza bastante apañada; pero de «Havoc» y su clara inclinación industrial, con mucho apoyo de synth y parches de batería pregrabados y mezclados con la batería natural y el tratamiento vocal, que no favorece en absoluto las cualidades de Erikssen, lo único que rescato es un enérgico, afilado y casi violento solo y, quizás, el arrebato final de la batería. Los fans del industrial puede que encuentren un tema interesante aquí y seguro que en directo dará juego, pero no me gusta como queda en este disco.

«Pages» fue el tercer single del disco y es un tema en el que, nuevamente, aprecio buenas ideas e intenciones, pero que no termino de ver plenamente plasmadas en el resultado final. El tema recupera una parte del espíritu que la banda mostró en sus discos anteriores y acomete un intento de mezclarlo e integrarlo en las nuevas influencias que rigen este plástico. El resultado es un poco irregular y algo forzado, con algunos momentos emotivos y muy bien llevados y otros un tanto descoloridos y caóticos. Me gusta bastante el solo del tema y creo que, en general, es una canción de la que se puede sacar mucho jugo en directo. La cuento como uno de los aciertos del disco.

No ocurre así con «Flames«, que se destapa, para mi gusto, como uno de los peores temas de este redondo. Un claro acercamiento al rock alternativo, con mucho peso para los synths y la electrónica, con los bajos lanzados, privándonos en la mayor parte del tema de disfrutar de una batería natural. El tema se apoya completamente en su estribillo y, personalmente, me resulta un tanto cargante e insulso.

Por suerte el disco se guarda un par de sorpresas muy agradables. Dos ases en la manga que suben el resultado global de este trabajo varios enteros. El primero llega con el título «Loved Ones» y se trata de lo que podríamos definir como la balada del disco. La banda adopta un enfoque que da mucho protagonismo a la melodía, con una aproximación estructural más cercana a lo que vimos anteriormente en sus discos pasados, con un pequeño giro que refleja también parte de sus influencias actuales. Los teclados, las guitarras y la voz destacan en esta pieza, que se alarga hasta los ocho minutosby nos permite disfrutar de todas las virtudes que atesora esta formación, que son muchas. Estos si que son los CIRCUS MAXIMUS que esperaba: enérgicos, melódicos, inteligentes y con un giro extra en su propuesta sonora. Un gran tema.

El segundo as en la manga del grupo se llama «After The Fire» y es una brillante joya que vuelve a demostrarnos de lo que es capaz esta formación. Posiblemente sea el mejor tema del disco, y lo es sin rechazar ninguna vertiente musical ni influencia que la banda pueda abanderar. Alargándose también por encima de los ocho minutos, este corte hace gala de una tendencia progresiva evidente y propia a la banda, incorporando las influencias alternativas y algunoa detalles electrónicos que la banda ha utilizado en otros cortes de este disco. La fusión entre sus nuevas influencias y el sonido que habían abanderado hasta ahora es completa y está fantásticamente implementada. Si todo el disco fuese así, estaríamos hablando de un serio candidato a disco del año a pesar de estar aún en Marzo. Por desgracia no es así.

«Remember» nos devuelve a la realidad de un trabajo que se queda muy lejos de copar las expectativas que había depositadas en él. Un tema cercano a «Flames» en estilo y sonido. Muy apoyado en los teclados y los arreglos electrónicos, vuelve a lanzarnos los parches pregrabados sobre la batería natural, tapando parcialmente un esfuerzo de Truls Haugen por dejarnos algo interesante en su instrumento. El estribillo resulta ameno y la pequeña sección instrumental centrar, con ese toque AOR es agradable, lo que le da cierta ventaja sobre «Flames«, aunque sigue sin ser un tema que me convenza plenamente.

Por último nos encontramos con «Chivalry«, un corte de siete minutos que se esfuerza por ofrecernos una mezcla de su lado prog y la vertiente predominante en este trabajo, pero fallando notablemente. Lo que podría haber sido un tema en la línea de «After The Fire» se queda en un intento con algunas buenas ideas, con tramos interesantes en su primera mitad y un desarrollo prometedor, que no termina de cuajar en ningún momento y se ve muy desvirtuado por un final que me parece sencillamente horrible. Tanto es así que, si hubiéran cortado ese final, sería un tema bastante digno.

En resumen «Havoc» no es ni remotamente el disco que esperaba. No me cabe duda de que habrá fans que lo encuentren mucho más entretenido y edificante que yo, pero desde mi punto de vista (que no es otro que el de un fan de la banda y del progresivo), me parece un trabajo muy lejano al potencial de esta formación. Creo que les acercará a un público nuevo y en ese sentido puede llegar a ser una especie de acierto pero ¿realmente justifica el fin estos medios? Correcto, con algunos destellos de genialidad y muchos (demasiados) momentos para olvidar.

TRACKLIST:

01.- The Weight
02.- Highest Bitter
03.- Havoc
04.- Pages
05.- Flames
06.- Loved Ones
07.- After The Fire
09.- Remember
10.- Chivalry

CIRCUS MAXIMUS son:

Christian Erikssen– Voz
Mats Haugen – Guitarras, Coros, Programación
Truls Haugen – Batería, Coros, Percusión
Glen Møllen – Bajo
Lasse Finbråten – Teclados, Samples, Programación

Puntuación: 6/10

Discográfica: Frontiers Records

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos