DAVE EVANS – JUDGEMENT DAY

Descripción

Nos encontramos aquí con el segundo lanzamiento en solitario de quien fuera primer vocalista de los legendarios AC/DC, algo que, por otra parte, no todo el mundo conoce (si bien los fans clásicos del grupo probablemente si que lo tengan presente).

El caso es que la etapa de DAVE EVANS junto a los australianos duró más bien poco y a día de hoy resulta casi irrelevante, pero a este vocalista, de origen galés y criado en Australia, le sirve como plataforma de lanzadera a la hora de dar a conocer sus trabajos al mundo y, sobre todo, para dejar claro por donde van los tiros de su música.

La historia cuenta que Dave actuó con los hermanos Young en el primer concierto que AC/DC dieron en el Cheequers Nightclub de Sydney en 1973 y que, poco después, tras diversos problemas personales, éste fue sustituido por el ya mítico Bon Scott. La carrera de Dave se completa con un par de discos con RABBIT así como un oportuno tributo a AC/DC con la banda Dave Evans and Thunder Down Ander. Pero no fue hasta 2006 cuando el vocalista comenzó su carrera en solitario con un disco que se denominó “Sinner”, obteniendo con él grandes comentarios de la prensa especializada, y es ahora, a finales de 2008, cuando sale a la venta su segundo disco: “Judgement Day”.

Una vez hecha esta pequeña presentación para aquellos que no estuvieran al tanto de ella resulta bastante sencillo describir un disco como este “Judgement Day”. Se trata de un trabajo donde el vocalista de 55 años, que cuenta con un registro bastante similar al de Brian Jonson pero con menos desgarro y quizás una mayor profundidad, parece querer realizar una digna demostración hacia sus oyentes de lo que podrían haber sido unos AC/DC con él. Es, por tanto, un trabajo de puro rock de carácter salvaje y divertido que no se separa ni un solo momento de la estructura más simple posible donde los estribillos son los protagonistas absolutos para provocar el efecto deseado en los asistentes a la fiesta de rock en la que hemos puesto el cd o el tema en cuestión. Se trata de un disco muy enérgico, donde el auténtico protagonista es Evans (ya que instrumentalmente es más bien pobre) y donde los temas no son ningún alarde de originalidad ninguno, sino que cumplen con los estándares de inmediatez rockera de los clásicos de los omnipresentes australianos o algunos elementos de las obras de Motorhead.

Destacan temas hímnicos como las pegadizas “We Don’t Dance To Your Song” o “Another Boy On The Street”, mientras que la rapidez viene dada por las asequibles “Little Headbanger” y “You Talkin’ To Me”, que evidentemente os recordará al instante a la famosa y macarra frase del gran Travis Bickle en Taxi Driver.

Merece la pena también nombrar dos temas con un desarrollo más bluesero como “Ain’t Gonna Do You To Me Anymore” o la movidita “Band Molls” de la que destaca la chulería con la que Dave afronta el estribillo.

El resto del disco se sigue desarrollando prácticamente de forma muy lineal a lo que ya hemos escuchado en la primera parte del mismo y, de los 9 temas originales que lo conforman, cuando llegamos a los tres últimos comenzamos a mostrar los primeros signos de agotamiento, puesto que cortes como “Shoot On Sight”, “Helluva Night” o “Judgement Day” se muestran bastante repetitivos y faltos de atractivo ninguno.

Sorprende, una vez hemos llegado al último tema, la arriesgada interpretación del tantas veces versionado “House of the Rising Sun”, popularizado en 1964 por THE ANIMALS. Con un inicio totalmente a capella el vocalista demuestra que es capaz de afrontar otro tipo de estructuras con solvencia y convicción.

Se le podría pedir mucho más de lo que nos ofrece pero, aun así, lo que está claro es que si te apetece pasar un buen rato de rock potente y descarado, sin prácticamente más pretensiones que la de animar una fiesta con tus colegas o la de aprenderte los 5 o 6 estribillos de turno para rockear sin piedad en el caso de que el vocalista decidiera dejar caer su banda por tu ciudad, este “Judgement Day” cumple su objetivo.

Desde otro punto de vista, y si miramos este disco desde las expectativas con las que el propio artista nos vende su obra, he de decir que se trata de un trabajo un tanto polémico, que es tal y como podría ser considerado el morro que hay que echarle a venderte como miembro fundacional de una de las bandas más grandes de la historia del rock cuando lo más que hiciste fue dar un par de conciertos y grabar un single allá por 1973… En ese aspecto todo lo anteriormente comentado se podría volver, cuando menos, cuestionable…

DAVE EVANS son:

Dave Evans – voz
Ngariki – guitarra
Craig Foster – bajo
Mark Tinson – guitarra
Steve McLennon – batería

TRACKLIST:

01. We Don’t Dance To Your Song
02. Little Headbanger
03. Another Boy On The Street
04. You Talkin To Me
05. Aint Gonna Do To Me No More
06. Band Molls
07. Shoot On Sight
08. Helluva Night
09. Judgment Day
10. House Of The Rising Sun

Puntuación: 5,25

 Autor: Daniel Velasco Alonso
<< volver a discos