KIDS OF RAGE – WHATEVER MAY COME

Crítica

Vaya sorpresa nos hemos llevado con el primer larga duración de KIDS OF RAGE, de haberles perdido casi la pista tras un ep (“The first step”), allá por el año 2012, van y te sueltan este “Whatever may come”, en el que nos encontramos repartido a lo largo de diez temas un salto cualitativo de primera mano, velocidad, energía y coros hardcore, que te recordarán musicalmente al rollo que hacen los canadienses Comeback Kid, sólo que ahora se hace en Barcelona, no en Nueva York, y con un toque personal debajo del brazo, sobre todo en cuanto a melodía se refiere. Con la primera escucha ya se te van los pies para hacer algún double step, avisado quedas.

El riff con que empieza “Whatever may come” es de esos que se te quedan clavado, su primer tema, “Like home” es rápido y directo, nada nuevo en cuanto a hardcore se refiere, pero suena fresco, en apenas minuto y poco te rompe el ritmo, para rematar con coros furiosos y ganas de fiesta, no se puede empezar mejor.

kidsofrage_band

Su segunda pista, “Lone in the crowd“, está más trabajada, con cierto aire punk, y aparenta seguir el mismo esquema, y aunque la voz parece empezar menos calentada, como más ahogada, en la segunda mitad ya recupera el nivel anterior y se le da más protagonismo al bajo, como si fuera la frontera de rotura del ritmo, engorilando igualmente al oído. Genial la dinámica de los cambios de riff, acelerados de nuevo, para terminar en un glorioso breakdown. Vendaval la mires por donde la mires.

La melodía que se marcan en “En garde” te pone tenso, emocional, con voces al frente rebotando en una efectistas guitarras. Todo el juego en este tema va marcado por la fuerza de los coros, encontrándonos con que se desarrolla a la misma velocidad de la primera pista.

Una intro a modo de grabación da paso a “Tears I shed“, donde la guitarra inicial atrapa, puntiaguda, en un tema más melódico y pegadizo, donde KIDS OF RAGE vuelven a hacer gala de cortos pero bien situados breakdowns. Furia y gloria a partes iguales, cerrando de manera épica, esa batería final hay que catarla en directo.

Estado ya tan acostumbrado a lo bueno hace su aparición “Even the fall“, que rompe un poco con la originalidad que veníamos teniendo, tenemos melodía, velocidad y pegadizos riffs, pero es más lineal y no sorprende tanto, no así de nuevo el breakdown final. Buen encaje en el disco. La razón de esta linealidad la podemos encontrar en “The only one”, uno de los temas a mi juicio más trabajado, empezando por su épica melodía y dejando de lado la velocidad, se convierte en algo diferente que rompe con todo lo que habíamos escuchado hasta ahora.

Serio intermedio que da paso a “Wasted time”, donde una campana de ring nos avisa de que te prepares para el tema más veloz de “Whatever may come”, llevando consigo engorilamiento en su parte final.

Entramos ya en la recta final con “Talking vultures“, auténtica carne de directo que continua con el ambiente que habíamos dejado, te deja con ganas de catarla. Por el contrario, “Shined” es menos directa para los sentidos, arrancando de manera frenética y volviendo a trabajar más la melodía, quedándote la sensación de que no está acabado de componer.

Cerrará el disco “No turning back”, siendo aparentemente a efectos de producción (ha sido más que correcta a lo largo del disco) el que mejor pinta tiene, siendo un resumen de velocidad, furia y coros perfectamente engrasados en la maquinaria de KIDS OF RAGE, teniendo la apariencia de tema que puede ser mítico.

Y así nos deja “Whatever may come”, 27 minutos de hardcore que se nos han pasado en tres, y con ganas de afrontar un directo de KIDS OF RAGE, a ver si es verdad que pueden poner en práctica todas estas buena maneras.

KIDS OF RAGE son:

Quim: Voz
Pol: Bajo & coros
David: Batería
Jorge: Guitarra & coros
César: Guitarra & coros

Track list:

1. Like home
2. Lone in the crowd
3. En garde
4. Tears I shed
5. Even the fall
6. The only one
7. Wasted time
8. Talking vultures
9. Shined
10. No turning back

Puntuación: 7.5/10
Discográfica: Useless Pride Records
Autor: Jon Rodríguez

<< volver a discos