DEAD LUCKY – SONS OF LAZARUS

Crítica

En pleno siglo XXI, el efecto de la globalización nos envuelve por completo en todos los ámbitos de la vida y la música no podía ser menos. No es ya sorpresa que casi a diario nos sorprendan bandas de cualquier parte del mundo aunque es cierto que casi en su totalidad vienen de los dos grandes continentes: Europa y América. Para el mundo del rock y el metal son dos minas repletas de novedades, pero hoy toca mirar hacia otra parte del mundo, concretamente hacia África, más en concreto a la región de Suráfrica donde los chicos que forman DEAD LUCKY nos traen en bandeja su estreno en el mundo del heavy metal con Sons of Lazarus, doce cortes plagados de intensidad y buenas maneras con dos propósitos muy clarividentes: Comenzar con buen pie su carrera y demostrar al resto del planeta que el continente africano también está dispuesto a engancharse a pelear en el mundo del metal.

DEADLUCKY

Comenzamos con el primer disparo, el cual da nombre al álbum de la banda : “Sons of Lazarus”. Tras una breve intro de acordes de guitarra muy suaves, llegamos a encontrar la joya de este primer corte. Sin querer perderse en adornos innecesarios, DEAD LUCKY nos golpea con una buena combinación de heavy metal de tintes ochenteros en cuanto a instrumental y un apartado vocal con un aire muy motero que nos hará disfrutar de un inicio más que interesante.

“King of the underworld”  se suelta un poco más y rápidamente nos llega una descarga eléctrica en forma de acordes y solos de guitarra vertiginosos y una batería machacona que será la delicia de los aficionados del heavy clásico. A todo esto se suma una letra muy pegadiza con un estribillo que tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los más coreados en los directos de la formación sudafricana.

Llega el que fuera el single de la banda “Prowler”, el cual también trae consigo un videoclip para poder disfrutar viendo a estos muchachos interpretar uno de sus cortes. Musicalmente es un track mucho más comercial con registros que no desbordan demasiada agresividad, pero que no restan para nada a la pista musical ya que sin darnos cuenta caeremos envueltos en una atmósfera más cercana al rock que al heavy pero aún así plagado de buenos detalles tanto vocales como técnicos.

Seguimos nuestra ruta con “Live fast, die last”, tema que nos llevará al típico local motero de los ochenta con mesa de billar y cerveza por doquier. No vamos a toparnos con tonos habilidosos ya que en esta ocasión el peso lo lleva una letra muy reivindicativa acompañada de una instrumental pesada, cruda y directa.

Dejamos la densidad del anterior corte para sentir el impacto que genera “Our prayer”. Sin duda una de las piezas claves del redondo donde unos acordes de guitarra bien ejecutados y una batería portentosa nos llevará en poco tiempo a dejarnos llevar por este auténtico temazo, el cual repetiremos en más de una ocasión.

El ecuador del disco corre a cuenta de “Favourite kinda women”, y no, no está interpretado por el gran Lemmy. Poco hay que decir de un tema perfecto en toda su ejecución con el ingrediente extra que aporta la rapidez en los ritmos para hacer que se nos pase el tiempo volando disfrutando de otra de las grandes sorpresas de los chicos de DEAD LUCKY.

“Sin city” nos recibe con un solo de bajo notable para golpearnos con un tema mucho más pausado donde se vuelve a ritmos pesados para dotar de una fuerza extraordinaria a un apartado vocal que consigue clavarse en nuestra cabeza con una potencia envidiable.

El hard-rock toma forma con “Woman of the night”. Temazo por los cuatro costados donde disfrutaremos como un enano en un jardín con unos registros directos, potentes y sobre todo con detalles notables en cuanto a los aspectos instrumentales. Sin duda será otra de las piezas fijas en los directos del sexteto africano.

“The end of the day” nos aporta tranquilidad tras la tormenta donde se buscan leves destellos de agresividad instrumental pero sin desequilibrar el global de la composición en ningún momento. No obstante,  nos sirve para ver la faceta de la banda a la hora de interpretar pistas mucho más pausadas donde uno de los focos más importantes será el de transmitir sensaciones con notas vocales y acordes de guitarra muy bien ejecutados.

Seguimos avanzando con “Slow dance with a devil”, donde vamos a ver la vertiente más experimental de los sudafricanos, pero sin olvidar esa seña de identidad y apuesta por el hard-rock y heavy ochentero. Notaremos que no es un corte que enganche tanto como el resto pero no hay que olvidar que siguen rallando a un nivel bastante alto, especialmente en las partes de estribillos y los desenfrenos instrumentales con buenos solos de guitarra y buen golpeo de baquetas.

Turno para un profundo homenaje a los que no están con “A pause for the fallen”, con once emotivos segundos de recuerdo que cesan con el cierre del disco: “Immortals”. Puro  MOTÖRHEAD donde vibraremos como locos con otra de las joyas que guardan este más que interesante Sons of Lazarus“.

Tras la escucha solo queda decir que estamos ante un gran debut de esta banda, la cual sin perderse en florituras, consiguen mandarnos a los maravillosos años 80 donde el hard-rock y el heavy metal campaban a sus anchas, pero sin dejar de señalar ese toque de aire actual interesante y digno de tener en cuenta en el camino que los chicos de DEAD LUCKY pretenden andar con un debut tan redondo como es su Sons of Lazarus“.

10933776_901344999883903_8681784879789973876_nDEAD LUCKY son:

Kyle Lucky: (Voz)
Chris Bornman: (Guitarra)
Alex Krause: (Guitarra)
Chris v/d walt: (Bajo)
Jean Labuschagne: (Batería)

TRACKLIST:

01. Sons of Lazarus
02. King of the underworld
03. Prowler
04. Live fast, die last
05. Our prayer
06. Favourite kinda women
07. Sin city
08. Woman of the night
09. The end of the day
10. Slow dance with a devil
11. A pause for the fallen
12. Immortals 

Puntuación: 6/10

Discográfica: DR.MUSIC RECORDS

Autor: José Manuel Jurado

<< volver a discos