DEATH AGONY – CARCINOGENIC MEMORIES

Crítica

Desde Francia nos llega DEATH AGONY, una banda de Death Metal, influenciada también, aunque en menor medida, por el Black y el Thrash Metal, que lleva desde 2005 en esto. La suya es una música que no busca crear un estilo nuevo, sino que más bien se orienta hacia el sonido más Old School, buscando no tanto crear un sonido rabiosamente nuevo y original, sino sobre todo crear atmósferas oscuras y opresivas en canciones cargadas de sentimiento, aunque en ocasiones algo repetitivas.
Riffs potentísimos, ritmos atronadores y voces guturales totalmente salvajes son los elementos de los que se sirven estos músicos para crear unas canciones llenas de ferocidad y de brutalidad que encantarán a los aficionados a este estilo, y que son las que forman parte de “Carcinogenic memories“, su primer disco, que pasamos a comentar.
El disco arranca con “Humiliated”, una canción con un riff pegadizo y que desde el principio se nos queda en la cabeza, esa misma cabeza que nos taladra un ritmo de batería de una fuerza apabullante. Milouse canta con un rugido casi aterrador a veces, aunque de manera un tanto lineal. Por eso, lo que más destaca es el desarrollo de las partes instrumentales, sobre todo de las guitarras, con melodías sencillas y algo repetitivas, pero muy efectivas.
Con mucha fuerza y con cierta oscuridad empieza “Self destruction of a divine creation”, una canción que después se desarrolla con un ritmo potentísimo en el que la voz funciona como un instrumento más, alternándose con las guitarras. No obstante, es una canción en la que los cambios de ritmo alternan partes de más velocidad con otras algo menos rápidas, resultando al final un tema complejo y con mucha más miga de lo que parece en un primer momento.
Con densidad y oscuridad empieza “Taste of poison”, para después desarrollarse con un ritmo salvajemente rápido. Es un tema que tiene una fuerza atronadora, en la que las guitarras suenan como si quisieran llamar nuestra atención por encima de todo lo demás. Milouse canta con una furia impresionante, pero no consigue que le prestemos más atención que a unas melodías y solos de guitarra que resultan de lo mejor del disco. Un cambio hacia sonidos de mayor oscuridad sirve para llevarnos hasta el final de la canción, que termina con mucha potencia.
Tormented by shadows” empieza también con oscuridad, con la guitarra siendo lo más llamativo de esos primeros momentos de la canción. Sin embargo, cuando Milouse empieza a cantar se adueña por completo del tema, introduciendo unos matices en la voz mucho mayores que en otros, al alternar la voz gutural con la más chillona. Por eso esta canción resulta una de las que más puede llamar la atención en una primera escucha. Además, también es un tema en el que podemos apreciar la aportación de todos los músicos, de forma que todos tienen su momento de lucimiento.
Con una tranquilidad que contrasta con el resto de canciones empieza “The beast within”, pero es solo durante un momento, porque muy pronto el tema se acelera, aunque sin llegar a la furia de las demás canciones. Este tema se desarrolla de forma más densa, porque optan por crear sonidos menos extremos. Por su parte, los cambios de ritmo hacen que estemos ante uno de los temas más completos y complejos del disco, en el que además podemos escuchar un solo sencillo pero muy resultón.
Desde el principio, “This rotting flesh” es una canción que no da un momento de respiro. El ritmo es rabioso, y las guitarras suenan de manera muy lograda, con melodías que se quedan en la cabeza desde el principio y que destacan por encima de la voz. Los cambios de ritmo introducen momentos de mayor densidad, que permiten que nos demos cuenta de la gran cantidad de matices que se han introducido en esta canción.
Magnificent chaos” también empieza dando caña desde el principio, aunque esa caña no impide que se introduzcan breves momentos de densidad que crean un contraste muy interesante. También contrastan la forma de cantar de Milouse, que es en esta canción menos frenética que en las demás, y el ritmo que marca la batería, tan machacón, contundente y rápido como en las demás canciones. Pero lo que resulta más llamativo de esta canción es que es muy corta, tanto que cuando termina, ese final nos pilla casi desprevenidos.
Seguimos con “Strange silence of the wounded soul”, una canción cañerísima que desde el principio presenta un ritmo imparable marcado por una batería de enorme contundencia. Sin embargo, lo más llamativo de esta canción es la cantidad de matices que se introducen en la instrumentación, y también los cambios de ritmo, que resultan sorprendentes. Las guitarras suenan con una fuerza increíble.
El disco termina con “Eternal life”, una canción que empieza con cierta oscuridad, aunque después pasa a desarrollarse de forma muy distinta a lo que hemos podido escuchar anteriormente, porque se opta por ritmos menos agresivos, más fáciles de escuchar, aunque manteniendo la agresividad en la voz, en la que se vuelven a alternar los momentos guturales con los momentos más chillones. Con unas guitarras llenas de matices, esta canción es la prueba fehaciente de que DEATH AGONY saben hacer mucho más que dar caña.
Con “Carcinogenic memoriesDEATH AGONY han creado un disco de debut muy conseguido. Sin embargo, al sonido del grupo le falta originalidad y variedad, resultando un tanto repetitivo en ocasiones. No obstante, se ven muy buenas ideas, que, con el tiempo, pueden cristalizar en trabajos mucho más logrados y personales.
De momento han dado un digno primer paso. Ahora, esperemos a ver a dónde los llevan los siguientes que den.

DEATH AGONY son:

Milouse: Voz y guitarra.
Phil: Guitarra.
Fiston: Bajo.
Olive: Batería.

Track list:

1- Humiliated.

2- Self destruction of a divine creation.

3- Taste of poison.

4- Tormented by shadows.

5- The beast within.

6- This rotting flesh.

7- Magnificent chaos.

8- Strange silence of the wounded soul.

9- Eternal life.

Discográfica: Autoproducido.
Puntuación: 7/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos