DEATHPROOF – ABUSE

Crítica

Thrash-Groove metal sin concesiones es lo que los «nuevos» DEATHPROOF, nos presentan en su primer larga duración. Una banda procedente de Valencia y formada hace dos años tras la escisión de INNERFEARS, presentando un plástico de una increíble dureza titulado «Abuse», no pudiendo estar de mayor actualidad los temas que aborda, implicando directamente una realidad social bastante evidente.

La banda se vale de poco más de cuarenta minutos para defender su primer trabajo, con un comienzo a modo de grabación en el que más o menos podemos entrever de que va la cosa, casualmente además se trata del corte que bautiza la obra; «Abuse» y gracias a esta intro que se anexiona se convierte en la canción más larga del plástico. No dejan demasiado lugar a la imaginación ya desde los primeros segundos con ese alarido que abre la canción, iniciando unos primeros contundentes ritmos que se irán disolviendo hacia compases más duros, con una batería de gran pegada y una importancia esencial del bajo, además su fiera lírica, apoya la fuerza de la canción.

El single de su trabajo, es una pasada la verdad, se titula «Alcoholic Sad Times» y su primera lírica me ha recordado a algunos cortes de los canadienses 3 INCHES OF BLOOD, con unas primeras guitarras avalando lo que estoy contando, dicho instrumento es la parte que mejor sale parada del corte, aunque la agresividad que transmite no sea moco de pavo. El solo de guitarra es una gozada con unos riffs muy bien ejecutados, lo cual unido a su estribillo y la intensidad que transmiten, hace que este tema tenga que ser obligatorio en sus directos.

Rasgos claramente panterianos para «My Own World»,el gutural se hace quizás más grave y el tema va creciendo poco a poco en intensidad, con muy buena pegada a la batería y unas guitarras bastante sobrias que adquieren una mayor velocidad en las partes que pide la canción, desmarcándose ligeramente en el caso de «It´s All», del que claramente podremos dilucidar un estribillo SEPULTURA, que aunque esté bastante bien incorporado, puede afear el corte en general por su esencia y su increíble similitud al «Refuse Resist», usando una lírica de similar pronunciación al mencionado corte y unos tambores que corroboran lo que estoy contando, aunque afortunadamente hayan sabido imprimir perfectamente su aporte en el resto de la canción.

Siguen con «When Do You Break?», una canción de redundantes guitarras que quizás no llame tanto la atención como los primeros temas que presentan, aunque de igual manera presente una gran fortaleza y una parte central algo más lenta que ayuda un tanto a romper la dinámica general del plástico, seguido de un «It´s Time To Run» en el que bajan la intensidad de la canción con unas guitarras más graves y tempos aletargados aunque con la misma fiereza inicial en su manera de cantar y la letra, recordándonos algún riff a las guitarras de ZAKK WYLDE (no el tono de las mismas). Podían haberle sacado bastante más brillo con la incorporación de más elementos, aunque lo que verdaderamente la hace especial es la clase que presentan comparando con el resto de composiciones.

Se me hace imposible no pensar en el thrash de los ochenta de los germanos KREATOR, al escuchar las guitarras de «She Is», es más, parece hasta que la forma de cantar se adapta a esta idea que comento con un gutural mucho más agudo que en casos anteriores. Es claramente de lo mejor que presentan en este larga duración, ya que todas las guitarras siguen la misma tónica con riffs simples, redundantes y efectivos, que sumados a la fuerza de su estribillo dan de si este fenomenal corte.

La batería toma un papel protagonista en «Justice Imposed By Me», aunque vuelvan a un gutural muy grave que fácilmente podría sustituirse por el anterior con quizás mejor resultado, es uno de los temas en los que han incorporado mayor cantidad de recursos como esos riffs que se acentúan en algunas partes mientras la batería machaca la canción, no es de lo mejor del trabajo aunque si está muy trabajada.

Para despedir el plástico, la banda ha planteado dos temas cortos que vienen integrados como si fueran una misma canción, acogida bajo el nombre «Doom»; la primera parte que apenas dura minuto y medio se llama «The Prayer» y muestra una canción mucho más atmosférica que sirve de previo a la segunda parte, con riffs más pesados incluso para el groove que practican y una voz fantasmal que anticipa el siguiente corte, titulado «The Curse Of Deathproof» en el que de nuevo volvemos a ver reflejados a los brasileños SEPULTURA, con esas guitarras afiladas y de nuevo una forma mucho más aguda de interpretar la lírica. Es el tema perfecto para cerrar su nueva obra, canción en la que todos los instrumentos dejan lo mejor de cada parte, como la interesante aportación del bajo hacia mitad del corte o el solo de guitarra, además la última parte de la lírica será probablemente de lo mejor que podemos escuchar en los casi cuarenta y cinco minutos de tema.

Como conclusión, decir que es una toma de contacto muy interesante la que proponen estos valencianos, con muy buenas ideas y un crudo reflejo de la realidad que a día de hoy todos vemos. Espero que su próximo larga duración, siga la línea de este pero de manera ascendente.

DEATHPROOF son:

Kay – Guitarra
David – Voz
Isma – Guitarra
Busi – Bajo
Pablo – Bateria

 TRACKLIST:

01 – Abuse
02 – Alcoholic Sad Times
03 – My Own World
04 – It´s All
05 – When Do You Break?
06 – It´s Time To Run
07 – She Is
08 – Justice Imposed By Me
09 – Doom I (The Prayer)
10 – Doom II (The Curse Of Deathproof)

Puntuación: 7
Discográfica: Autoproducido
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos