DESASTER – THE ARTS OF DESTRUCTION

Crítica

Hablar de DESASTER a estas alturas supone hablar de una de las bandas fetiche dentro del Metal, y si alguien lo dudaba, tendrá que cambiar de opinión al escuchar el pedazo de disco que se marcaron este año: “The arts of destruction”.

Formados allá por 1988 tomando su nombre de la canción “Total desaster” de DESTRUCTION, DESASTER llevan ya bastante tiempo haciendo lo que mejor se les da: tocar Thrash/Black/Death a velocidad de vértigo y con ritmos embrujadores que parecen sacados del mismísimo infierno. Si con discos como “Hellfire’s dominion”, “Angelwhore”, o incluso con el reciente “666 Satan’s soldiers syndicate” dejaron claro que lo suyo es dar caña y soltar blasfemias a ritmo de Metal, con “The arts of destruction” no hacen más que confirmarlo.

Así, DESASTER nos traen un disco que desde la portada ya nos deja claro que lo que vamos a encontrar en él es una música que nos va hablar de violencia y satanismo. Además, aunque en una primera escucha puede parecer repetitivo, “The arts of destruction” está lleno de matices que encantarán a sus seguidores más acérrimos y que muestran el espectacular estado de forma del grupo.

El disco arranca con una “Intro” que, sin ser una partitura especialmente destacable, ya nos deja claro que lo que se nos viene encima va a ser de órdago, porque a lo largo de su poco más de un minuto, ya nos sugiere imágenes de guerra y violencia, que encajan perfectamente con el sonido de la primera canción del disco, la que le da título, que se inicia con una velocidad y una brutalidad verdaderamente salvajes. La primera vez que escuchamos a Sataniac es cuando se ríe macabramente justo antes de empezar a cantar con su voz gutural. Con esta canción, todo violencia y velocidad salvajes, DESASTER ya nos indican claramente que no nos van a dar un segundo de respiro, y con sus melodías y cambios de ritmo, que el disco va a tener mucha más miga de lo que puede parecer a simple vista.

“Lacerate (with rays of doom)” es una canción en la que Tormentor aporrea su batería a una velocidad vertiginosa, marcando el ritmo para las melodías de guitarra de Infernal de forma espectacular. Es otra canción rabiosa con unos cambios de ritmo que enriquecen el sonido hasta hacer que su final nos deje un cierto vacío. Vacío que rápidamente viene a llenar “The splendour of the idols”, una canción impresionante, de inicio denso y macabro, en la que el grupo no nos deja ni un momento para respirar, a excepción de unos segundos en los que el ritmo cambia a otro más lento y que dará mucho juego para que la gente coree en los conciertos.

“Phantom funeral” es la canción siguiente, y es enorme. Tiene cierta influencia de Iron Maiden, y unos riffs sencillos pero muy efectivos, que le dan una atmósfera de brutalidad impagable. Infernal hace un trabajo sublime con su guitarra, y Tormentor con la batería no le va a la zaga, facturando una canción que nos demuestra que DESASTER están en un estado de forma envidiable.

“Queens of sodomy” es una canción rápida, macarra y con un punto casi Punk, que da caña sin parar desde el primer momento. El solo, sin ser especialmente técnico, es fácilmente reconocible y se queda en la cabeza desde la primera vez que lo escuchamos.

“At hell’s horizons” es un tema que arranca con densidad, pero que pronto gana potencia. Infernal juega con su guitarra consiguiendo que nos fijemos más en su sonido que en las voces de Sataniac. Los riffs son muy pegadizos, y encajan perfectamente con el ritmo de la canción.

Tres golpes a los platillos y arranca “Troops of heathens, graves of saints”, una canción potente pero muy variada, con un sonido poderoso. Las melodías y los cambios de ritmo la convierten en una canción verdaderamente sublime.

“Possessed and defiled” es la canción más larga del disco, con sus casi ocho minutos y medio. Es un verdadero himno, con unas melodías impresionantes y un tono casi solemne al principio. Aunque la voz no entra hasta pasados más de tres minutos de música, es el mejor tema del disco, con los cuatro miembros de DESASTER en estado de gracia.

La última canción del disco es “Beyond your grace”, un tema poderoso y casi desquiciante, con unos ritmos que nos obligarán a hacer headbanging hasta que el cuello nos duela. Sataniac canta como si quisiera reventar su propia voz, desgañitándose de manera salvaje.

El disco se cierra con una “Outro” lenta y que apenas aporta gran cosa, pero que sirve para recuperar el aliento después de nueve canciones rabiosas y, sobre todo, para demostrar la versatilidad de estos músicos.

En definitiva, DESASTER nos dejan un verdadero discazo, muy trabajado y con un sonido potente y salvaje, pero también muy variado. La producción permite que apreciemos los detalles de las interpretaciones, y los músicos hacen un trabajo impresionante, que deja claro que, en su caso, la veteranía es un grado.

Si buscas velocidad y potencia, pero también melodías muy curradas, está claro que este disco no te va a defraudar; DESASTER no te van a defraudar.

DESASTER son:

Sataniac: Voz.
Infernal: Guitarra.
Odin: Bajo.
Tormentor: Batería.

TRACKLIST:

01- Intro.
02- The arts of destruction.
03- Lacerate (with rays of doom).
04 – The splendour of the idols.
05- Phantom funeral.
06- Queens of sodomy.
07- At hell’s horizons.
08- Troops of heathens, graves of saints.
09- Possessed and defiled.
10- Beyond your grace.
11- Outro.

Puntuación: 9
Discográfica: Metal Blade
Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos