DevilDriver – Outlaws ‘Til The End’

Crítica

DEVIL DRIVER es el nombre de una banda de Metal procedente de California, que este año nos presentaron el primer volumen de su homenaje a sus fuera de la ley favoritos, es decir, a sus músicos favoritos de Outlaw Country, como Willie Nelson o Johnny Cash, que han publicado con el título de “Outlaws ‘till the end”. En este álbum encontramos doce canciones, algunas de ellas muy conocidas, que el grupo reinventa y lleva totalmente a su terreno, haciendo que esas canciones, cargadas de contundencia y agresividad, suenen totalmente diferentes a como suenan en sus versiones originales. Además, la aportación de distintos músicos invitados enriquece mucho las distintas canciones.

El disco arranca con “Country heroes”, de Hank Williams III, más conocido como Hank 3, que también colabora en la canción. El tema arranca con tranquilidad, creando una atmósfera que nos remite a un polvoriento paisaje de película del Oeste, para muy pronto desarrollarse con mucha fuerza y agresividad, especialmente en las voces, y también con un ritmo muy machacón. Es una canción que nos introduce muy bien en el disco, haciendo que nos demos cuenta del trabajo de adaptación que DEVIL DRIVER han llevado a cabo con estas canciones, haciendo que no tengan nada que ver con las originales.

El siguiente tema es “Whiskey river”, de Willie Nelson, en la que colaboran Randy Blithe y Mark Morton, de LAMB OF GOD. Es una canción muy agresiva y con unos sonidos muy propios del Metal más actual, lo que contrasta con el sonido original que este tema tenía.

La canción de los EAGLESOutlaw man” es la siguiente, y es un tema muy machacón y contundente, cargado de rabia y de caña. La voz de Dez es muy agresiva, y el ritmo nos taladra la cabeza desde el primer acorde.

Una canción que ya conocía y que llevo escuchando de nuevo desde que escuché la versión de DEVIL DRIVER es la de “Ghost riders in the sky”, de Johnny Cash, en la que colaboran Randy Blithe, John Carter Cash (el hijo del propio Johnny Cash) y Ana Cristina Cash, que es además la esposa de John Carter Cash. Es una canción en la que se ve perfectamente cómo el grupo ha sabido llevar a su terreno los temas, porque manteniendo la esencia del tema original, han conseguido darle una furia y una agresividad que queda muy bien. Desde mi punto de vista, de lo mejor del disco.

Otra canción que se queda en la cabeza desde la primera escucha es “I’m the only hell (mama ever raised)«, de Johnny Paycheck, un tema cargado de furia, con el que DEVIL DRIVER hermanan el Country con el Metal más extremo, haciendo que la canción resulte sorprendente.

If drinking don’t kill me (her memory will)”, de George Jones, en la que colabora Joseph Poole, más conocido como Wednesday 13, es otra canción que queda muy bien en la versión, porque mantiene la esencia de canción de amor desgarrado que tenía el tema original sobre un ritmo furioso y cañero. Su estribillo es espectacular y se nos queda en la cabeza desde el primer momento.

Otra canción de Johnny Cash que DEVIL DRIVER versionan es “The man comes around”, en la que además colabora Lee Ving. Una breve narración nos introduce en el tema, que va ganando fuerza progresivamente hasta que se convierte en una canción muy rápida y potente, pero en la que, además, se aprecia un trabajo muy conseguido de las guitarras.

El homenaje al Outlaw Country continua con “A thousand miles from nowhere”, de Dwight Yoakam. El tema empieza como la típica canción de Country, con unos sonidos que muy pronto ganan fuerza y caña. Es una canción cargada de furia que no nos deja ni un segundo de respiro, pero en la que, además, se aprecian diferentes registros en la voz.

Copperhead road”, de Steve Earle, en la que colabora Brock Lindow, de 36 CRAZYFISTS, es la siguiente canción. Se trata de un tema muy contundente y directo que empieza con un punteo muy reconocible y que después se desarrolla con mucha agresividad, alternando los momentos más furiosos con otros más densos, lo que da medida de la versatilidad de este grupo. El solo de guitarra está muy conseguido.

En “Dad’s gonna kill me”, de Richard Thompson, colabora Burton C. Bell, de FEAR FACTORY. Es una canción muy agresiva, pero en la que los coros introducen un sonido muy diferente, que hace que sea otra canción en la que vemos la versatilidad del grupo.

Ya casi al final del disco se marcan una versión de “A country boy can survive”, de Hank Williams Jr. (el padre de Hank 3), con una versión muy potente y cañera que nos hará mover la cabeza casi sin querer. Es un tema muy agresivo en el que el ritmo es muy machacón, con una pegada impresionante por parte de Austin.

El disco termina con “The ride”, de David Allan Coe, en la que vuelve a colaborar Lee Ving. Empieza con densidad y oscuridad, pero muy pronto se acelera y gana furia, lo que hace que sea una canción muy potente. Además, en este caso se nota muy bien la aportación de los dos vocalistas, que se complementan de manera muy conseguida. Es una canción que puede resumir muy bien lo que es este “Outaws ‘till the end”.

No es la primera vez que escribo que la música es un leguaje universal, y en este disco se ve claramente, porque DEVIL DRIVER han cogido grandes canciones de Country y las han reinventado, reinterpretado y convertido en unos furiosos temas de Metal que demuestran que, si las canciones son buenas, lo son en cualquier formato.

¿Versión original? Más bien versión genial.

Disfrutadlo.

Tracklist:

  1. Country heroes (versión de Hank 3).
  2. Whiskey river (versión de Willie Nelson).
  3. Outlaw man (versión de los EAGLES).
  4. Ghost riders in the sky (versión de Johnny Cash).
  5. I’m the only hell (mama ever raised) (versión de Johnny Paycheck).
  6. If drinking don’t kill me (her memory will) (versión de George Jones).
  7. The man comes around (versión de Johnny Cash).
  8. A thousand miles from nowhere (versión de Dwight Yoakam).
  9. Copperhead road (versión de Steve Earle).
  10. Dad’s gonna kill me (versión de Richard Thompson).
  11. A country boy can survive (versión de Hank Williams Jr.).
  12. The ride (versión de David Allan Coe).

DEVILDRIVER son:

Dez Fafara: Voz.
Mike Spreitzer: Guitarra.
Neal Tiemann: Guitarra.
Diego Ibarra: Bajo.
Austin D’Amond: Batería.

Discográfica: Napalm Records.

Puntuación: 9/10

Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos