Dream Theater – The Astonishing

Crítica

Con The AstonishingDREAM THEATER llegan al doce más uno en su carrera; el tercer plástico sin Mike Portnoy y la primera vez en mucho tiempo que se lanzan a por un trabajo conceptual de esta envergadura. De hecho, “The Astonishing” es más grande y amplio que cualquier trabajo precio del grupo. Dos CD’s, 34 temas, 130 minutos, una orquesta, un coro y una historia de ciencia ficción distópica. Una ópera rock en toda regla, aunque LaBrie cante todos los personajes. Creo que voy a decirlo ahora: para mi este disco rallaría la perfección de no ser por dos aspectos: el primero es que Mangini, que sabemos que es un batería competente y con talento, resulta simple e insulso en la práctica totalidad de los 130 minutos que dura este trabajo y en segundo lugar, escuchar a LaBrie interpretando todos los roles enturbia y dificulta la comprensión de la historia, que es uno de los elementos más importantes en cualquier lanzamiento de este tipo. Pero vayamos a lo verdaderamente importante: el contenido musical del disco. 

Dream-Theater-620x400

Ciento treinta minutos dan para hacer muchas cosas y si algo han demostrado DREAM THEATER en su carrera es que saben como llenar minutos vacíos con música de notable calidad. Dicho esto, también cabe apuntar que en los últimos años la banda estaba siendo demasiado conformista con su sonido, repitiendo variaciones sobre una base que en su momento dio buenos resultados, pero que ya se mostraba agotada y redundante. Por suerte parece que la banda también lo vio así y este disco nos llega como un soplo de aire fesco, engocando su sonido desde una perspectiva muy diferente. Con la participación de la orquesta filarmónica de Praga, un coro y la contratación de David Campbell para ayudar en la composición de los arreglos orquestales, DREAM THEATER presenta un sonido más limpio y transparente, con estructuras más claras y una tendencia melódica que recupera elementos de una época ya algo lejana, con discos como Images & Words” oAwake”.

El giro sonoro se ve al mismo tiempo potenciado y parcialmente causado por la propia esencia de un trabajo conceptual de estas características, que empuja la música al compás de la historia y suele otorgar mucho protagonismo a la voz, más cuando hablamos de una ópera rock, como es el caso. La orquesta y las teclas de Rudess (pianos, teclados, synths…) acompañan en primer plano a la voz de LaBrie, dejando la guitarra en un plano menos prominente que en pasados discos y a la sección rítmica casi como un acompañamiento necesario (lo que ayuda a que la pasividad y casi diría el tedio que demuestra Mangini no estropeen el resultado global en exceso).

La importancia de la voz en este disco y el hecho (para mi gusto desafortunado) de que LaBrie se ocupe de todos los personajes ha tenido, pese a cualquier reserva que se pueda albergar, un efecto realmente positivo: James LaBrie ha dado lo mejor de si mismo en un disco de DREAM THEATER por primera vez en mucho tiempo. Siempre he dicho que LaBrie me parecía un muy buen cantante fuera de DT. Sus interpretaciones en AYREON, la opera rock Leonardo: The Absolute Man” o en solitario son la prueba de un cantante con una voz decente, pero con un dominio de la misma y una técnica excepcionales. Algo que no se había visto en DREAM THEATER salvo en breves destellos desde Images & Words, y tal vez partes de “Awake” y “Scenes From A Memory. En “The Astonishing” escuchamos la mejor versión, incluso con registros que no había utilizado hasta ahora y con un desempeño global realmente muy bueno.

images (3)La historia del disco se desarrolla en un mundo distópico en el que el entretenimiento de la humanidad se ha visto reducido a los sonidos armonizados que producen unas máquina llamadas NOMACS, y en el que la creación de música está prohibida. Este lugar esta gobernado por el emperador Nafaryus, su mujer Arabelle y sus hijos el príncipe y la prindesa Daryus y Faythe. Como cabe esperar, existe una resistencia opuesta a este régimen y que quiere devolver la música a los hombres. Se trata de la milicia de Ravenskill, dónde encontramos a Gabriel, protagonista de la historia, un joven que tiene la habilidad de crear música y cantar, así como a su hermano Arhys y el hijo de este, Xander, nacido de la difunta mujer de Arhys, Evangeline. No es la historia más original del mundo, si queréis mi opinión, pero está bien planteada y el desarrollo está llevado de una forma coherente, interesante y práctica.

Así pues arrancamos el disco con “Descent Of The NOMACS”, que nos presenta a las máquinas antes mencionadas. Estos artefactos harán aparición a lo largo de la historia, siempre personificados en sonidos mecánicos y artificiales conseguidos con un gran trabajo de sintetizador por parte de Jordan Rudess. Seguidamente arranca la intro “Dystopian Overture, un tema instrumental que bien podríamos decir sirve de “teaser” para el disco, presentando algunos de los motivos melódicos más recurrentes en los que se profundizará a lo largo del disco. Es una buena intro y creo que cumple perfectamente la función de este tipo de temas, me parece muy acertada y bien llevada. El primer tema completo del disco lleva por título The Gift Of Music y fue uno de los singles, una elección cuyos motivos se hacen evidentes cuando se ha escuchado todo el disco, ya que se trata de uno de los temas más movidos y alegres del disco, y además adelanta muchos de los elementos que se van a ver en el mismo.

Desde el primer momento las teclas de Jordan Rudess y la voz de James LaBrie se encargan de llevar el peso del tema, con Petrucci regalándonos un buen solo y la sección rítmica haciendo acto de presencia, que es poco más o menos lo que hará a lo largo de todo el disco (aunque, como ya apunté, no es algo que enturbie en exceso el resultado, simplemente es que habría quedado más completo con un enfoque rítmico más detallado). Este tema es quizás uno de los más fácilmente reconocibles como los DREAM THEATER de hoy en día. Las verdaderas sorpresas nos llegan con la corta y emotiva “The Answer”, una pequeña pieza muy melódica a medio tiempo, prácticamente rozando la balada, que personalmente me gusta mucho. Desemboca en “ A Better Life, un corte con un riff bastante potente para los estándares del disco y con unos arreglos muy sutiles y bien llevados, que potencian una melodía fácil de recordar y que sin lugar a dudas animará a la gente a comenzar a corear en directo.

Esa es una de las principales virtudes de este trabajo: sus melodías, sin ser muy sencillas o muy pegadizas, están muy bien diseñadas y, apoyándose en los arreglos orquestales y los teclados, van arrastrándonos hacia lo más profundo de la obra, atrapando nuestra atención un poquito más con cada tema. Un buen solo de Petrucci y de nuevo la voz de LaBrie en una muy buena interpretación despiden un tema que nos conduce directamente al primero de los que para mi son los grandes temas del disco. Lord Nafaryus”, con un tratamiento sonoro realmente fantástico y muy sorprendente, nos permite también disfrutar de un registro muy diferente para LaBrie. Es uno de los temas que más me llamaron la atención desde el principio y se ha convertido en uno de mis favoritos, con una potente sección central.

imagesTras este tema, y en una sucesión muy natural, nos llegan tres de los temas troncales del comienzo de esta histotia. Empezamos con «A Saviour In The Square«, que arranca con una intro ambiental a modo de interludio y continúa con LaBrie abordando la interpretación de Nafaryus, Arhys y Gabriel en el mismo tiempo, como primer paso de uno de los momentos más importantes para el desarrollo final de los acontecimientos. Con muy buenos arreglos, tanto orquestales como corales y de synth, el tema muestra varios giros melódicos para amoldarse a cada uno de los personajes. Finalmente con la entrada del piano y del personaje de Gabriel el corte acaba desembocando en «When Your Time Has Come«, que comienza apoyado en una guitarra acústica y el teclado, con unos arreglos orquestales de fondo y la voz en primer plano.

Con cierto aire alegre y esperanzador y sin ser un tema rápido (aunque tampoco un medio tiempo) la canción va introduciendo elementos hasta llegar a un precioso e intenso solo eléctrico de Petrucci (que en este disco se muestra más inclinado a tocar para el bien de la melodía y la estructura del tema y no tanto para el lucimiento personal). El tema va abanzando con los arreglos orquestales dibujando un bonito crescendo hasta agotarse en el comienzo de «Act Of Faythe». Este tema, que nos llega con la orquesta en primer plano ofreciendo una melodía melancólica y para mi gusto preciosa, se destapa como una balada con el personaje de Faythe tomando el control de la voz de LaBrie y el piano de Rudess como segundo protagonista. Es un buen tema, aunque quizas peca de ser demasiado simple y hay quien incluso dice que es casi innecesario (no comparto esta opinión; creo que es relevante para el desarrollo del personaje de Faythe).

El final del tema es realmente fantástico y ofrece un pequeño cierre que deja mayor libertad a la entrada de «Three Days». Este tema vuelve a presentarnos a Nafaryus y lo hace sobre un corte misterioso y oscuro que avanza en crescendo hasta convertirse en uno de los más divertidos de esta primera parte, con un estilo igual de sorprendente que el de «Lord Nafaryus» pero con una difección muy diferente. Además del clásico estilo progresivo con influencias de RUSH del que DT siempre han hecho gala, nos encontramos aquí detalles de un jazz muy visceral, que parece extraído de los bares de la New Orleans de hace casi un siglo. Incluso hay pequeños guiños al vodevil. Completo e interesante.

dt_greatnorthern_ravenskill

«The Hovering Soujurn» nos ofrece 27 segundos de sonidos mecánicos y artificiales que nos recuerdan la existencia de los NOMACS antes de abordar «Brother Can You Hear Me«, que comienza con una intro orquestal con cierto aire a música de desfile militar. La melodía mientras escuchamos al personaje de Arhys parece sacada de un himno nacional, abanzando en crescendo hasta un clímax del que desciende para apoyarse en el piano y la voz del personaje de Gabriel. El corte vuelve a mutar con la entrada nuevamente de Arhys, que pone el punto final, resultando en un corte relativamente dinámico y que, personalmente, aún siendo aceptable, me parece prescindible.

«A Life Left Behind« comienza con un acercamiento progresivo bastante puro y tradicional, con cierta influencia setentera que hace pensar nuevamente en RUSH y, debido al enfoque de los teclados, en la escena Canterbury. El corte se desarrolla con la voz de LaBrie dando vida a los personajes de Faythe y Daryus, presentando una estructura muy completa y bien estudiada, que resulta interesante sin ser especialmente compleja, ofreciendo algunos giros muy bien acompañados por los arreglos orquestales. Es uno de los temas en los que más presencia tiene la sección rítmica y prácticamente el único en el que Mangini deja alguna pequeña (nimia) muestra de entusiasmo.

El disco continúa con «Ravenskill«, que comienza apoyada en las teclas y los arreglos, con una melodía misteriosa y que busca cautivar al oyente poco a poco, con muchos detalles que podríamos calificar de » minimalistas» y la interacción entre Faythe y Arhys, en un momento de la historia que será el detonante de los trágicos acontecimientos que llevarán finalmente al desenlace de la historia. El tema acaba cogiendo fuerza y cuerpo, con las guitarras reclamando su dosis de protagonismo y los arreglos contribuyendo a aportar una sensación progresiva familiar, que me recuerda a momentos de «Awake». Se trata de un corte bastante vivo y con varios giros, que eventualemente llevan a la entrada del personaje de Gabriel, con el que LaBrie deja sus mejores líneas del tema, realmente remarcable.

descarga«Chosen« es una balada compartida por Faythe y Gabriel y un tema crucial para el desarrollo de ambos personajes. Tiene mucho feeling, esta muy bien construída y la interpretación es casi perfecta. Posiblemente sea el mejor tema lento del primer CD ( junto a «The X Aspect», aunque este acaba más cerca del medio tiempo) y no me cabe duda de que será ampliamente coreada en directo. «A Tempting Offer» me parece uno de los cortes más completos del primer acto de esta ópera, protagonizado por Daryus y con más protagonismo para la guitarra de Petrucci, que avanza junto a las teclas de Rudess como el principal apoyo y motor para la voz. Los arreglos, presentes en segundo plano la mayor parte del tema, están excelentemente concebidos y plasmados con maestría, todo un acierto para David Campbell. Una estructura muy viva y una gran interpretación completan el tema y nos dejan en brazos del siguiente.

«Digital Discord» es un nuevo interludio que nos recuerda la presencia de los NOMACS y sirve de antesala para «The X Aspect«, uno de los temas más emotivos y redondos de este primer acto. Con LaBrie metido en el personaje de Arhys, el tema cuenta con una de las melodías más adictivas y emotivas del disco. Resulta curioso cómo, desde mi punto de vista, es el personaje de Arhys el que nos regala los mejores momentos del disco.

Nos acercamos ya al final del primer acto y lo hacemos con uno de los cortes más completos y netamente progresivos del disco: «A New Beginning«. Con una buena dosis de proyagonismo para las guitarras y una estructura muy viva, es uno de los temas más reconocibles como «trademark Dream Theater». Desafortunadamente la batería de Mangini no tiene la fuerza ni el entusiasmo que este tema hubieran merecido, lo que le resta varios enteros, a pesar de sus giros y sus fantásticos arreglos. Excelente solo de guitarra, con una respuesta igual de buena de los teclados. Este es uno de los pocos temas del disco en los que DREAM THEATER se permiten liberar ligeramente el virtuosismo del que siempre han hecho gala.

Con «The Road To Revolution» llegamos al final del primer acto. Mucha importancia para los arreglos y para una melodía grande y llena de sentimientonde esperanza. Es un tema más bien corto, que tras su pequeña intro desciende hasta el terreno de la balada para avanzar en un alegre crescendo, llegando a ser un tema llenonde matices y un cierre perfecto para el acto.

slide-dream

«2285 Entr’acte« es un apropiado interludio que vuelve a presentar y recordar algunos de los temas melódicos más recurrentes de ambos actos. Cumple su función realmente bien y nos lleva hasta uno de los mejores temas de todo el disco, la gran «Moment Of Betrayal«. Enérgica, ingeniosa, variada y adictiva, «Moment Of Betrayal« es una de las más grandes joyas que se pueden escuchar en «The Astonishing«. Y sobresaliente LaBrie en el papel de Arhys, con una interpretación a la altura de clásicos como » Surrounded» o «Pull Me Under«. El tema deja espacio para la dosis justa de lucimiento instrumental y acaba conduciéndonos hasta «Heaven’s Cove«, cuatro minutos y unos segundos de melodía misteriosa, guitarra acústica y excelentes arreglos orquestales que, en conjunto, dibujan un paisaje casi onírico muy interesante, que se ve atacado sorpresivamente por la entrada de la guitarra eléctrica y la sección rítmica, anunciando la llegada de la voz, en una melodía corta pero intensa que personalmente me gusta mucho.

«Begin Again» comienza con el piano, los arreglos y un sentido solo de guitarra. Pronto comienza a aparecer el coro y se dibuja una suave melodía que anuncia una nueva balada. Aunque está bien construída, resulta agradable y emotiva y la interpretación es fantástica, lo cierto es que es un tema que me parece absolutamente prescindible. Nada que ver con el temazo que la sigue bajo el título de «The Path That Divides«. Con LaBrie en los papeles de Arhys y Daryus nos llega un corte lleno de energía, intensidad y velocidad que supone uno de los momentos álgidos de la historia. Excepcional trabajonen las guitarras y los arreglos, ademas de una nueva exhibición vocal de LaBrie (así sí, por fin parece un cantante digno de DT).

«Machine Chatter« es otro pequeño interludio de synth que nos recuerda nuevamente la presencia de los NOMACS y sirve como antesala para «The Walking Shadow«, un intenso tema que marca el momento trágico por antonomasia de esta historia (y que no voy a comentar para evitar spoiler a quien quiera descubrirlo por motu propio). Le sigue » My Last Farewell«, un trágico tema que continúa conduciéndonos hacia el clímax de la historia, a traves de un corte que muta de balada a enérgico arrebato y nos deja en brazos de la emotiva «Losing Faythe» que, junto a la siguiente «Whispers In The Wind«, marca el dúo de baladas a destacar en este segundo acto, sin mucho o nada que envidiar a las del primero.

eba1a523074511.5631cd83cb75aEl trágico momento de la historia que narran las dota de una carga emotiva especial y nos conduce hasta «Hymn Of A Thousand Voices», un tema que desde mi punto de vista, considerando la importancia que tiene en la historia y el momento en el que llega, debería haber sido mucho mejor de lo que es. No me mal interpretéis, es un buen tema y resulta muy emotivo si se atiende a la historia, pero creo que la música que nos ofrece no refleja de la mejor forma posible lo que la historia nos narra. Este debería haber sido el mejor tema de la obra y no lo es.

La recta final del disco llega con temas más alegres cómo «Our New World«, con una nueva exhibición de LaBrie y una melodía y estribillo muy pegadizos; «Power Down« (un tema que me gusta mucho) que, cómo se deduce de su nombre, nos cuenta el final de los NOMACS y, finalmente, «The Astonishing«, un excelente final para la ópera, repasando alguno de los motivos melódicos más relevantes de la obra y cerrando la historia y el desarrollo de las personajes sin dejar cabos sueltos.

En resumen, hablamos de un trabajo monumental en sus dimensiones que, en su mayor parte, ofrece un resultado muy bueno, a la altura de las expectativas que se depositan siempre en esta banda. Sin embargo no es perfecto: hay temas que podrían ser más cortos, o haber desaparecido del tracklist directamente. Mangini es más un lastre que una ayuda en este disco y, pese al fantástico trabajo que ha hecho LaBrie, vuelvo a reiterar que este trabajo sería más redondo con un vocalista para cada personaje. Aún y con estos puntos negativos, «The Astonishing» es, para mi gusto, el mejor disco de DREAM THEATER en mucho tiempo.

TRACKLIST:

images (1)Act I
01. “Descent of the NOMACS”
02. “Dystopian Overture”
03. “The Gift of Music”
04. “The Answer”
05. “A Better Life”
06. “Lord Nafaryus”
07. “A Savior in the Square”
08. “When Your Time Has Come”
09. “Act of Faythe”
10. “Three Days”
11. “The Hovering Sojourn”
12. “Brother, Can You Hear Me?”
13. “A Life Left Behind”
14. “Ravenskill”
15. “Chosen”
16. “A Tempting Offer”
17. “Digital Discord”
18. “The X Aspect”
19. “A New Beginning”
20. “The Road to Revolution”

Act II
01. “2285 Entr’acte”
02. “Moment of Betrayal”
03. “Heaven’s Cove”
04. “Begin Again”
05. “The Path That Divides”
06. “Machine Chatter”
07. “The Walking Shadow”
08. “My Last Farewell”
09. “Losing Faythe”
10. “Whispers in the Wind”
11. “Hymn of a Thousand Voices”
12. “Our New World”
13. “Power Down”
14. “Astonishing”

DREAM THEATER son:

James LaBrie – Voz
John Petrucci – Guitarras
Jordan Rudess – Teclados
John Myung – Bajo
Mike Mangini – Batería

Puntuación: 8,5/10
Discográfica: Roadrunner Records
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos