ELVENKING – TWO TRAGEDY POETS AND A CARAVAN OF WEIRD FIGURES

Crítica

Tras el lanzamiento de “The Scythe”, que resultó ser un trabajo bastante sólido y con algunos momentos muy buenos, Elvenking anunciaron que estaban trabajando en un disco acústico, en el que darían prioridad total a su vena más folk.  Ese disco es “Two Tragedy Poets And A Caravan Of Weird Figures” y nos llega de la mano de su compañía AFM. Doce temas en los que vamos a ser protagonistas de un viaje por los bosques y las selvas más remotas que tu imaginación sea capaz de concebir.
El disco es en efecto acústico, al menos en el 99%. La batería continúa igual que siempre y ocasionalmente se puede escuchar algún solo de guitarra. El disco comienza con “The Caravan Of Weird Figures”, una intro bastante típica de Elvenking, bien ejecutada y concebida que da pie a “Another Awful Hobs Tale”, un corte divertido y rápido.

Cómo cabía esperar el disco esta lleno de temas alegres y de ritmo rápido, repletos de melodías pegadizas. “From Blood To Stone” es un medio tiempo con cierto aire a lo que podíamos escuchar en su segundo trabajo “Wyrd”. “Ask A Silly Question” recupera la energía de los primeros cortes y es la antesala perfecta para “She Lives At Dawn”. El quinto tema de este trabajo es un corte muy intimo con el piano y la voz como protagonistas. Pese a durar menos de un minuto y medio, se trata de uno de mis temas preferidos en este disco; tiene un feeling increíble.

“The Winter Wake” es un corte muy acertado (que a pesar de compartir el título poco tiene que ver con el tema que dio nombre a su tercer larga duración). Compositivamente es probable que sea uno de los temas mejor trabajados del disco.

Este trabajo también tiene espacio para un par de sorpresas, como la inclusión de algunas voces femeninas o la curiosa versión de “Heaven Is A Place On Earth”. “My Own Spider’s Web” es mi tema preferido del disco, con un gran sentido melódico y un uso magistral de los instrumentos. El uso de la cuerda y el viento en este tema le da un toque ligeramente más oscuro y más melancólico. En contraposición “Not My Final Song” es un corte rápido y lleno de esperanza, al estilo de los primeros cortes del disco, derrocha fuerza.

“The Blackest Of My Hearts” es posiblemente el mayor acierto compositivo del disco y uno de los cortes con más personalidad de este trabajo. Se encuentra entre mis favoritos y estoy seguro de que satisfará las expectativas de cualquiera. El disco está llegando a su fin cuando nos encontramos con “Miss Conception” en el que el enfoque folk que el grupo le ha dado al tema es una extraña mezcla entre “Wyrd” y “The Winter Wake”. Un buen tema aunque queda algo eclipsado por su predecesor.

El final del disco lo pone “My Little Moon”, que comienza con energía y una melodía muy alegre. El tema reduce un puntito el ritmo pero mantiene toda la fuerza y el buen rollo que se intuía en su comienzo. De esta forma, el disco acaba como empieza, con energía y melodías pegadizas.

En resumen, se trata de un buen disco, recomendable para los fans del grupo y para todos los que disfruten de los sonidos folk, en este caso con ligeras gotas de metal, acompañados por una batería de primer nivel.

Puntuación: 7

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos