ENSIFERUM – ONE MAN ARMY

Crítica

Los seguidores del metal seguimos de enhorabuena este 2015, no paran de publicarse grandes discos como los nuevos redondos de ENSLAVED, A FOREST OF STARS, MOONSPELL, los patrios ANGELUS APATRIDA o el nuevo de ENSIFERUM, del que trataremos de dar una review que convenza a los indecisos para adquirirlo, ya que con su anterior Unsung Heroes de 2012, muchos dieron un portazo en las narices a la banda. Muy pocos entendieron el cambio de rumbo tras el fantástico From Afar y tacharon al grupo de haberse vendido o de haberse quedado sin ideas.

Pero estamos en 2015, y Markus Toivonen y sus hordas ha decidido reclamar el puesto que merecen entre las élites del folk metal con este nuevo One Man Army que nos llega de la mano del sello Metal Blade, y al igual que quien se pierde y decide volver al punto en que su camino se tuerce para arreglarlo, ENSIFERUM echan la vista atrás y deciden tomar From Afar como punto lógico de continuación tras su paso en falso.

Como es de costumbre, el disco empieza con una breve intro de minuto y medio, que deja paso a Axe of Judgement, una de las canciones más rápidas y potentes que ha compuesto ENSIFERUM jamás. Petri Lindroos en su versión más agresiva jura venganza contra sus enemigos, arropado por los blasbeats de Janne Parviainen (que demuestra durante todo el disco porque está considerado como uno de los mejores batería de la escena actual finlandesa). A medio tema cambia el ritmo de la canción, y entran en escena los teclados de Emmi Silvennoinen y los coros (estos últimos con un papel destacado durante todo el álbum), que nos llevan en medio tiempo hasta el solo y el ultimo acelerón. Un tema inicial que deja sin aliento y que demuestra que ENSIFERUM han vuelto por la puerta grande.

Ensiferum_web2-610x383

Seguimos con Heathen Horde, un medio tiempo que nos da un respiro pero sin bajar un ápice la calidad. La batería con su galope marcial, el pegadizo estribillo cantado por el coro y su aparición haciendo el papel de respuesta a la voz de Petri hacen de esta un tema perfecto para directo.

Llega el single One Man Army que pone título al disco. Recuerdo que cuando la banda lo  público hace unos meses para ir avisando a los fans de su retorno, la acogida fue muy buena y dejo el hype del álbum muy alto. Un tema agresivo, que empieza muy rápido, dejando claras las intenciones del grupo de recuperar la fe de sus fans, y con un estribillo marca de la casa, de los que solo necesitas escuchar una vez para recordarlo, con de nuevo ese coro y esos teclados aportando la épica necesaria durante toda la canción. Pese al título, ENSIFERUM demuestran ser un ejército de cinco miembros muy bien compenetrados

Burden Of The Fallen sirve como interludio acústico y de intro a uno de los mejores temas del disco. Un Petri más cercano al recitado que cantado y un sonido de flauta nos acompañan hacia Warrior Without a War, con un inicio muy épico, primero con los teclados en su máximo esplendor hasta que entran unos coros que estoy seguro serán seguidos por el público en sus conciertos. El tema se desarrolla sin necesidad de velocidad, con la guitarra marcando la dirección del tema utilizando la misma melodía del interludio anterior. Una pausa instrumental a medio tema dirigida por los teclados desemboca en un final de estrofa y estribillo que pide volver a escuchar la cancion.

La epicidad del disco llega a sus máximos en Cry For The Earth Bound, un tema de 7 minutos con un inicio del coro cantando a solas, que pone la ‘gallina de piel’. Continúa el coro llevando la voz del tema con la ayuda del resto de la banda, destacando unos teclados bombásticos que aportan aún más epicidad al tema, con las apariciones de la voz rasgada de Petri haciendo el contrapunto. A medio tema, un acordeón, una guitarra acústica y una voz femenina nos relajan para la vuelta del coro y el Petri Lindroos mas desgarrado, para cerrar este tema tan redondo de nuevo el coro tal y como empezaba el tema, pero esta vez ayudado por un coro femenino

Tras tanta solemnidad y epicidad, llega Two Of Spades , el tema más macarra del disco, con unas letras que dejan atrás las batallas y un combo de guitarra/teclado muy spaghetti western, con un interludio casi de música disco setentera, que sirven de apoyo a silbidos, palmadas, violines y voz en fines que acaban volviendo al estribillo del tema. Podría haber sido una catástrofe y una mancha en este gran disco, pero parece que los finlandeses saben cómo hacer estos giros momentáneos (sirva como ejemplo Touch In The Night del último disco de sus compatriotas BATTLE BEAST)

Queda atrás la diversión y vuelven ENSIFERUM a la batalla con My Ancestor’s Blood, tema que inicia el fin de saga de la Heathen Horde iniciada en discos anteriores. Tema marca de la casa, con teclados de violines, batería marcial y guitarras siempre llevando el peso de la melodía, con un Petri en plena forma que demuestra que su trabajo en Unsung Heroes es solo un error a olvidar y que su carrera primero en NORTHER y desde hace 10 años en ENSIFERUM es digna de elogio. Tras el primer estribillo, entran los coros para acompañarle, dando de nuevo esa épica que la banda adoptó ya en From Afar. El final del tema se mezcla con el inicio de la pieza más larga del disco, Descendants, Defiance, Domination, que con sus 11 tiene tiempo de mostrar lo mejor de ENSIFERUM. Empiezan lentamente, uniéndose poco a poco el resto de instrumentos a la inicial guitarra. Aparece suavemente uno de los riffs que volverán durante el tema, hasta que sube revoluciones la canción, manteniéndose sin necesidad de voz. El teclado es durante unos segundos la sustituta de Petri, con una breve aparición del narrador que acaba en la aparición de la voz de Petri, con los primero 4 minutos ya marcados, primero limpia para poco después volver a sus gruñidos habituales.

El coro sigue la tarea del Señor Lindroos para prepararnos para el cambio de ritmo. La batería coge el ritmo de galope y nos encontramos con un tema 100% ENSIFERUM, sin perder la melodía inicial de guitarra y con un estribillo una vez más llevado genialmente por el coro. El contador marca ya los 8 minutos cuando vuelve a cambiar el tema, de nuevo la voz limpia pero desgarrada de Petri Lindroos acelera junto con la batería durante unos instantes hasta fundirse con un final que nos da una última vez el estribillo, con los coros y teclados llevando el peso en primer lugar, y la voz de Petri posteriormente.

Como guinda al disco, nos encontramos con Neito Pohlan, una balada de aires folk cantada en finlandés y que, en mi humilde opinión, debería haber estado en otro puesto del tracklist ya que era un final mucho más redondo el del tema anterior.

A destacar el material de bonus incluido en las ediciones vinilo y digipack del álbum. Empiezan con la divertidísima versión de la canción que compuso Ned Washington como tema principal del serial western de los 50 y 60 Rawhide (que acaba con unas risas que demuestran lo bien que lo pasaron los chicos de ENSIFERUM grabándola), para rescatar a continuación la versión de War Metal de BARATHRUM (Banda black metal de la cual formo parte durante 5 años el actual batería de ENSIFERUM Janne Parviainen). Recordar que este tema ya formaba parte de su EP de 2014 Suomi Warmetal, que pese al nombre contenía 2 versiones de grupos británicos (Lady in Black de URIAH HEEP y Breaking The Law de JUDAS PRIEST).

Como contrapunto,  la versión en inglés de Neito Pohlan, esta vez cantado por Petri y con letras en ingles bajo el título Candour And Lies.

Cierra el álbum otra divertidísima canción, llamada Bonus Song, en la que ENSIFERUM sacan su vertiente más ochentera para tirar de ironía y sacarse de la manga un temazo que se ríe de muchos de los tópicos del heavy metal.

En resumen, un muy buen disco que sigue la estela de From Afar que nunca debieron perder y que, hablando de perdidas, hará recuperar muchos de los fans perdidos ya que los mejores ENSIFERUM han vuelto.

Tracklisting:

01. March of War
02. Axe of Judgement
03. Heathen Horde
04. One Man Army
05. Burden of the Fallen
06. Warrior Without a War
07. Cry for the Earth Bounds
08. Two of spades
09. My Ancestrors Blood
10. Descendants, Defiance, Domination
11. Neito Pohjolan
12. Rawhide (Bonus Track)
13. Warmetal (Bonus Track)
14. Candour and Lies (Bonus Track)
15. Bonus song (Bonus Track)

ENSIFERUM son:

Emmi Silvennoinen – Teclado/voz
Petri Lindroos – Guitarra/voz
Markus Toivonen – Guitarra/coros
Janne Parviainen – Batería
Sami Hinkka – Bajo/coros

Discográfica: Metal Blade Records

Nota: 8.75/10

Autores: Spinelly Arianne y Eric Matellán

<< volver a discos