WHITE WIZZARD – HIGH SPEED GTO

Crítica

Desde los Ángeles estadounidenses nos llega el segundo EP de un grupo que se ha presentado como revelación del año pasado, practicantes de un puro metal al estilo más tradicional y con muchas ganas de dar caña.

Tras haberse formado hace escasos dos años, esta fuerte formación nos presentan su  “High Speed GTO” antes de terminar por aventurarse con un disco que seguramente verá la luz a no demasiado tardar. Se trata pues de un plástico ligero de siete temas, con una duración algo superior a los veinticinco minutos y que da una ligera vuelta de tuerca a ese “White Wizzard” (homónimo a la banda) que sacaran el año pasado, dando un toque más rollo NWoBHM según sus propias palabras y lo que dejan entender en el trabajo.

Sin un prólogo y nada que pueda afectar al desarrollo de la obra, un contundente comienzo deja muy claro que el primer tema al que han bautizado como “High Speed GTO” es una gran forma de dar bombo a una gran banda. Como he dicho empieza muy fuerte con tónicas que se irán repitiendo en el resto de la canción gracias al uso de una sencilla batería que marca las pautas hasta que una voz muy segura de sí misma toma las riendas de la composición. Es muy interesante el carácter que adquiere el estribillo; a mi manera de interpretarlo con el clasicismo que se esta buscando, llegamos a tonos bastante orientales (es una opinión muy personal, aunque estoy seguro que os evocará el mismo sentimiento…). Los solos de guitarra están acompañados de una voz que intenta dar sentido a la melodía con ciertos apoyos, hasta que un final muy recortado despide la canción.

Una gran curiosidad es que hayan titulado “Celestina” al segundo tema de la obra, la verdad es que comienza de forma muy interesante con un juego de guitarras en lugar de cualquier introducción tradicional, lo cual no deja de ser un acierto… La voz toma un grado quizás algo menos relevante que en el caso anterior y en otra escala, aunque esto no afecta para nada la calidad de la canción. Interesante es la mera entonación de un término que no les termina de resultar fácil, acompañado de unas guitarras bastante suaves que no terminan de despuntar ni en el caso del solo.

“Into the Night” aparece como un tema necesario en un sonido con estas características, al igual que ocurre con el primer tema se produce un juego con las guitarras que dan paso a una voz más viva que la anterior, tengo que resaltar la importancia de esa guitarra que he nombrado al principio, ya que resultar ser una verdadera gozada a la hora de presentarnos el tema. Ritmos remarcados intentan enfatizar la composición sin demasiado éxito aunque con un gran efecto, sin duda alguna es un solo de guitarra con puntos “algo extraños” los que proponen la disyuntiva del tema.

El siguiente tema que nos propone la banda americana, toma el nombre de “March of the Skeletons” y resulta ser sumamente interesante, no solamente por la manera de abrir la composición mediante el uso de un bajo algo repetitivo (aunque el efecto sea muy práctico). Sin duda alguna es de lo mejor que escucharemos en el disco aunque este carente de todo argumento, es el típico tema que se precia de escucharse de forma emotiva por lo mucho que transmite (musicalmente hablando, no en cuento a trasfondos). Sin duda alguna es la forma de introducir cada uno de los estribillos, los que aportan un toque de distinción a este corte, que por otro lado viene siendo el más largo del cd.

Continuamos con “Megalodon”; que se presenta de forma muy rotunda, con unas primeras frases magistrales, estoy convencido de que será la primera parte de la canción la que mejor acogida tenga entre los amantes de los ritmos más puros. Lo cierto es que el tema no presenta una mayor complejidad, opta por aportar algunas que otras voces secundaria proponiendo ciertos agudos, aunque lo más destacable sea como he dicho al principio esos ritmos de la primera parte que también muestran cabida en el resto de la armonía. Por otro lado presentan ritmos muy propios del power metal, al la hora de elaborar un solo que no termina de encontrarse y de definirse claramente como debería hacerlo.

Encaminando el final del disco, con “Octane Gipsy” se rompen los esquemas que han seguido los anteriores temas que aunque puedan ser algo diferentes, mantienen una relación entre sí, no como en este caso que aunque podamos escuchar ciertos parecidos, es un tema que no termina de aportar el resto de garra que presentan los demás. Además los recursos que utilizan por no mencionar la temática, están altamente explotados lo cual hace que sea un corte no demasiado apetecible. El punto interesante viene con el por fin, interesante solo de guitarra acompañado por una sencilla batería que llega en el momento justo y se desarrolla cuanto le apetece.

Finalizamos la obra con “Red Deset Skies”; el cual mediante una introducción a cargo de la batería nos presenta una morfosis de carácter «juguetón». Creo que es un tema considerablemente entretenido, donde el aspecto más rectilíneo de todo buen tema queda apartado para dar una mayor importancia a dar rienda suelta a una más compleja creatividad, es sin duda un tema difícil de contar ya que todas sus partes son altamente insteresantes como por ejemplo el juego de la guitarra y del bajo en el solo de esta; y en mi opinión no se termina de poder definir de manera correcta, el carácter que la banda le quiere aportar, puesto que son demasiados a mi forma de mirar el corte.

Como habreis podido observar, es un disco que me ha llenado mucho puesto que tiene una gran capacidad de trasmitir sensaciones desde el punto de vista del metal más clásico o tradicional. Creo que es un grupo que a la falta de terminar de lanzarse con un buen trabajo de larga duración, les sobra calidad para dar mucho de que hablar y no hay más remedio que aceptar lo evidente; estoy muy seguro de que a no mucho tardar se abrirán un hueco en la cima de los grupos que no pueden faltar en toda buena colección de metal.

Desde Metalcry deseamos a la banda mucho éxito con todos susproyectos y las fechas que tienen programadas, de las cuales destacamos el Keep It True del año que viene, donde seguramente terminen siendo la revelación que estamos esperando.

WITHE WIZZARD SON:

Wyatt «Screamin’ Demon» Anderson: Voz
Jon Leon: Bajo y guitarra
Chad Yasuhara: Guitarra
Erik Kluober: Bajo
Jesse Applehans: Batería

TRACKLIST:

1-High Speed GTO
2-Celestina
3-Into the Night
4-March of the Skeletons
5-Megalodon
6-Octane Gipsy
7-Red Deset Skies

Puntuación: 8.5

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos