The Black Dahlia Murder – Verminous

Crítica

En Detroit hay mucho más que coches, eso ya lo sabemos. También hay buen Death Metal melódico, como el de THE BLACK DAHLIA MURDER, que vuelven este mes de abril con nuevo disco, “Verminous”, que edita Metal Blade. En “Verminous”, Trevor Strnad y sus chicos nos demuestran que saben muy bien cómo hacer canciones cargadas de fuerza, agresividad y también melodía, que nos hacen pasar un buen rato, aunque, como veremos ahora, sea un rato corto.

Unos sonidos inquietantes nos dan la bienvenida al tema que da título al disco, que se inicia con un riff oscuro y denso, que nos deja claro que la cosa va a ser bastante potente. Muy pronto, el tema se acelera para desarrollarse con un ritmo machacón y muy contundente. Esta canción es muy interesante, porque en ella se ve una agresividad muy grande combinada con unas melodías muy logradas de las guitarras. Además, se alternan los ritmos más rápidos en las estrofas con otro más denso durante el punteo de guitarra.

Seguimos con “Godlessly”, una canción que desde el primer momento ya es caña en estado puro. Es una canción rápida, directa y muy potente que funcionará muy bien en los conciertos. Tiene muchos detalles a los que prestar atención en el trabajo de las guitarras, que, de hecho, parecen competir con la voz por llamar nuestra atención. El solo está muy logrado, y también hay unos cambios de ritmo muy bien introducidos.

Removal of the Oaken Stake” es una canción que empieza con cierta densidad que muy pronto se convierte en potencia y agresividad. Es una canción que se desarrolla con mucha fluidez, con las guitarras y la voz guiándonos a través de unos sonidos muy agresivos. No obstante, no me parece la canción más conseguida del disco, le falta algo de garra y se hace un tanto larga en su parte final.

Continuamos con “Child of the night”, que empieza con mucha potencia y densidad. Es una canción que muy pronto se acelera para desarrollarse como una verdadera explosión de caña. Su estribillo, muy sencillo, es también muy efectivo y, además, un tanto inquietante. Además, hay unos cambios de ritmo muy bien introducidos.

El siguiente tema es “Sunless Empire”, que empieza con unos sonidos ampulosos que parecen preludiar un tema tranquilo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, porque cuando la canción empieza, lo hace con unos sonidos potentes y machacones, aunque no tan rápidos como los de otros temas del disco. No obstante, después se alternarán las partes más machaconas con otras más rápidas, haciendo que este sea uno de los temas más variados del álbum. También tiene un solo que suena sobre un ritmo denso y machacón.

Con mucha potencia empieza “The leather Apron’s scorn”, una canción contundente y machacona, en la que las voces tienen una enorme agresividad, alternando las voces más extremas con otras guturales. Además, en esta canción se puede apreciar claramente la aportación de todos los músicos a lo largo de un tema en el que se alternan las partes más rápidas con otras más densas.

How very dead” empieza con un riff muy reconocible, para después desarrollarse con mucha velocidad. Es una canción que funcionará muy bien en los conciertos, porque nos hace mover la cabeza casi sin darnos cuenta.

Con mucha fuerza y velocidad arranca “The wereworm’s feast”, una canción rápida y muy cañera, en la que las guitarras realizan unas melodías bastante logradas por debajo de la voz.

A womb in dark chrysalis” es un tranquilo y breve interludio que sirve como manera de recuperar el aliento antes de que empiece “Dawn of rats”, la última canción del disco, que empieza con agresividad y contundencia. Se desarrolla con velocidad, con las guitarras sonando por debajo de la voz con mucha potencia y con la batería de Alan sonando con mucha potencia. Es un tema que funciona muy bien como cierre del disco, dejándonos con ganas de más. En sus últimos segundos, escuchamos los chillidos de unas ratas que nos despiden del disco.

Y es que, precisamente, el único fallo que le veo a este disco es que se hace muy corto, porque estas canciones, si bien no son las mejores que THE BLACK DAHLIA MURDER ha creado, sí funcionan muy bien y demuestran que son capaces de hacer grandes temas.
Pero como ya dije más veces, si el disco se nos hace demasiado corto, siempre podemos volver a pincharlo, ¿verdad?

Track list:

1. Verminous.
2. Godlessly.
3. Removal of the Oaken Stake.
4. Child of the night.
5. Sunless Empire.
6. The leather Apron’s scorn.
7. How very dead.
8. The wereworm’s feast.
9. A womb in dark chrysalis (interlude).
10. Dawn of rats.

THE BLACH DAHLIA MURDER son:

Trevor Strnad: Voz.
Brian Eschabch: Guitarras y voces.
Brandon Ellis: Guitarra solista.
Max Lavelle: Bajo.
Alan Cassidy: Batería.

Discográfica: Metal Blade Records.
Puntuación: 8,5/10
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos