EVERGREY – GLORIOUS COLLISION

Crítica

Con el exitoso “Torn” en el retrovisor los progresivos Evergrey regresan a primera línea con un nuevo album titulado “Glorious Collision”. Lo cierto es que la tarea de superar o incluso alcanzar el nivel de “Torn” no es sencilla, pero tras la controversia que ha rodeado al grupo últimamente, con cambios en la formación y cancelaciones de giras incluidas, lo cierto es que la banda necesita reivindicarse.

Tomas Englund ha puesto toda la carne en el asador y el resultado, si bien desde mi punto de vista no supera lo conseguido en “Torn”, si mantiene un nivel similar a aquel y nos ofrece algunos de los temas más duros y directos de la carrera de Evergrey, sin perder de vista el espíritu progresivo en innovador que siempre les ha caracterizado.

Cortes como “Leave it Venid” o “You” se han convertido en claras señas de identidad del grupo. Potentes riffs, trabajadas melodías al teclado, estructuras que huyen del convencionalismo y la inconfundible voz de Englund le dan a Evergrey un sonido personal dentro de una vertiente algo sobresaturada últimamente, algo que les ha valido una razonablemente alta base de fans.

Es en temas como “Wrong”, “Frozen”o “To Fit The Mold” dónde Evergrey demuestran todo su potencial. Lo cierto es que pocos o ninguno esperan a estas alturas un pinchazo de Englund y los suyos y a tenor de lo que se puede escuchar en este disco, la fe está justificada.

Con paso firme, innovando en cada disco pero con moderación, Evergrey nos dejan temas como “Restoring the Loss”, “Out Of Reach”, “The Phantom Letters” o “It Comes From Within”, que les atestiguan como un buen presente y un brillante futuro.

El disco se cierra con clase y a la altura de su contenido con los temas “In Drowning Alone” y “…And The Distance”. Evergrey continúan su camino por una senda muy atractiva que, sin duda, dará grandes frutos en sus próximos discos y que, espero, nos permita, disfrutarlos en vivo finalmente.

Puntuación: 8,5

Discográfica: SPV Records

Autor: David Rodrígo (Coon)

<< volver a discos