FACE DOWN – THE LONG LOST FUTURE

Descripción

Desde Francia nos llegan FACE DOWN, una banda de Southern / Thrash Metal de muchísima contundencia que, después de editar un EP titulado “The runaway”, nos presentan ahora su primer disco de larga duración, este “The long lost future” que pasamos a comentar, y que es el primer disco con su nuevo cantante, Byron, un inglés que, sin embargo, llegó a Francia desde España.
Lo primero que nos llama la atención de este álbum es su portada, que desde el momento en que la vemos por vez primera ya nos sugiere que el suyo es un sonido de influencia plenamente norteamericana. Y de hecho, eso es lo siguiente de lo que nos damos cuenta, ya que el de FACE DOWN es un sonido muy potente (a la vez que muy rico en matices) en el que rápidamente vamos a encontrar la influencia de bandas como PANTERA.
El disco arranca con “Lone Ranger”, un tema cargado de energía cuyo riff rápidamente se queda en la cabeza y que es perfecto para empezar el disco. O para servir de inicio a un concierto, porque es un tema directo y crudo, con unos cambios de ritmo muy efectivos que enriquecen mucho el sonido. Los guitarristas realizan un trabajo excepcional, pero lo que más destaca es la voz de Byron, que frente a lo que suele ser habitual en otros grupos de este estilo, es muy clara, dejando de lado los sonidos guturales.
La siguiente canción es “My last tequila”, un tema que empieza con mucha contundencia, y que después se desarrolla con velocidad y de forma muy enérgica, con Logan marcando un ritmo muy complejo con su batería, por encima del cual sus compañeros Cedric y J. A. tocan sus guitarras de forma muy conseguida, arropando la voz de Byron, que canta con mucha agresividad. Sin embargo, lo mejor de este tema son las guitarras, con melodías y punteos muy logrados que se quedarán en la cabeza desde el primer momento. La canción termina con una macarra carcajada de Byron.
Con unos punteos de guitarra acústica de influencia muy sureña empieza “Horse power”, una canción que sin embargo después se desarrolla con mucha potencia y velocidad, con las guitarras sonando con mucha agresividad por debajo de la voz de Byron. Es uno de los temas más variados del disco, y en él se nota claramente la cantidad de influencias de la banda, y también su versatilidad.
Con un riff muy contundente pero un tanto oscuro empieza “Smokecoat”, una canción que luego se desarrolla con mucha potencia y en la que Byron saca mucho partido a su voz, mientras que las guitarras casi parecen competir con él para ganarse nuestra atención. De hecho, el trabajo de los guitarristas es de lo mejor del disco.
A ritmo de Blues acústico, solo con las guitarras, se desarrolla “Under the sun”, un instrumental ideal para recuperar el aliento que podemos considerar como un intermedio dentro del disco que nos lleva hacia la parte más potente del álbum, o como una introducción al tema siguiente, que es “Kiss of Death”, una canción que desde el principio es muy cañera y no da un segundo de respiro. Es un tema muy veloz en el que Byron canta con mucha agresividad por encima de un ritmo verdaderamente endiablado. De una forma que puede sorprender a más de uno, la canción termina con un eructo.
También con mucha potencia empieza “Only human”, otra canción muy rápida y muy macarra también. Es un tema muy potente, pero en el que las melodías de la voz están muy trabajadas, y encajan perfectamente con una música muy compleja. Además, unos cambios de ritmo hacen que la canción nos resulte muy variada y fácil de escuchar.
Con cierta oscuridad arranca “Nº 1 must die”, una canción también muy potente, rápida y muy agresiva, en la que las guitarras desarrollan unas partituras muy complejas. La introducción de unos coros que se alternan con la voz principal enriquece el tema y le da un aire muy rabioso. Un cambio de ritmo justo antes del solo sirve para que este nos resulte todavía más llamativo.
Con un riff repetitivo pero muy efectivo empieza “Blow away the dust”, una canción muy rápida en la que el grupo da muchísima caña, llevados por la potente pegada Logan a la batería, especialmente al principio. Unos cambios de ritmo muy bien introducidos hacen que la canción sea muy variada, alternando las partes rápidas con otras verdaderamente salvajes.
Poker time” empieza con densidad, creando una atmósfera oscura y opresiva que rápidamente se transforma, dando paso a otra canción rabiosa y que no da un momento de respiro, con un ritmo endiabladamente rápido que nos obligará a hacer headbanging casi sin darnos cuenta. Sin embargo, también se trata del tema más largo del disco, y por eso es la canción en la que se introducen más matices, sobre todo en lo que se refiere a cambios de ritmo y a las melodías de las guitarras.
El disco termina con “Evil Blues”, un tema instrumental muy corto y muy cañero que funciona a modo de epílogo de todo lo que acabamos de escuchar. Sin embargo, después de siete minutos de silencio, una especie de balido da paso a una breve canción que no aparece en los créditos y en la que se mezclan una música que encaja perfectamente con la de “Evil Blues” con sonidos de animales.
Como vemos, FACE DOWN son cinco grandes músicos que han creado un disco muy interesante, en el que esa calidad técnica que tienen se ve engrandecida por una producción muy cuidada que ayuda a que su trabajo resalte, especialmente en lo que se refiere a las guitarras y la voz.
Si os gusta la música potente, con riffs agresivos y mucha caña, no dejéis de escuchar este “The long lost future”. No os vais a arrepentir.

FACE DOWN son:

Byron: Voz.
Cedric: Guitarra.
J. A.: Guitarra.
Alban: Bajo.
Logan: Batería.

Track list:

1- Lone Ranger.
2- My last tequila.
3- Horse Power.
4- Smokecoat.
5- Under the sun.
6- Kiss of Death.
7- Only human.
8- Nº 1 must die.
9- Blow away the dust.
10- Poker time.
11- Evil blues / Canción oculta.

Discográfica: Black Wave.
Puntuación: 8/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos